La portavoz del PSOE, Luz Martínez Seijo, avanzó que una de las grandes propuestas de su grupo es dotar de mayor autonomía a los centros para que organicen sus espacios y horarios. Es más, propone que tengan un 10% de autonomía curricular y se pretende reforzar las funciones de la inspección educativa de tal manera que hagan labores de asesoramiento «porque nos va a dar más certidumbres al conjunto de la sociedad para evitar desigualdades», dijo. También se busca poner coto a la repetición de curso de tal manera que los alumnos puedan hacerlo dos veces como máximo en toda su vida académica.

Por su parte, el Grupo Popular presentó 156 enmiendas al articulado que «tratan de garantizar la libertad de elección de las familias, pretenden evitar el cierre de los centros de educación especial y reconocen el derecho al concierto a todos los centros que imparten enseñanzas obligatorias y cumplen los requisitos que exige la Administración», manifestó ayer su portavoz en Educación, Sandra Moneo.

Entre sus propuestas figuran también un MIR para el profesorado, que un 65% del currículo sea común en toda España, que el castellano sea la lengua vehicular y, donde haya lenguas cooficiales, que se implante el trilingüismo. Además, defiende una EVAU igual para toda España y «reforzar la Alta Inspección contra el adoctrinamiento».