Portada » Los periodistas acreditados en La Moncloa estallan ante las ruedas de prensa telemanipuladas de Pedro Sánchez
Actualidad

Los periodistas acreditados en La Moncloa estallan ante las ruedas de prensa telemanipuladas de Pedro Sánchez

Los periodistas acreditados en La Moncloa han dicho basta.

La última comparecencia de Pedro Sánchez para valorar la situación del estado de alarma por la pandemia del coronavirus que en la noche del 21 de marzo de 2020 cumplía una semana de vigencia supuso que una parte importante de los medios de comunicación estallase ante la manera en la que el presidente del Gobierno encara estas ruedas de prensa.

Sánchez, que nunca ha ocultado su alergia cada vez que tiene que atender a los periodistas, está estos días la mar de cómodo porque, en primer lugar, se encuentra solo en la sala de prensa de La Moncloa, acompañado únicamente por el fiel escudero Miguel Ángel Oliversecretario de Estado de Comunicación.

Este personaje, y más ahora con esas ruedas de prensa telemáticas, se ha convertido en un elemento indispensable para el jefe del Ejecutivo porque es a él a quien le llegan las preguntas formuladas desde diferentes medios y así puede hacer una selección que, no seamos ingenuos, es más que interesada y siempre a mayor gloria de Sánchez.

Es más que evidente que el presidente del Gobierno teme a los periodistas más que a un nublado y en una rueda de prensa con estos presentes en la misma sala no tiene el control sobre qué cuestiones le pueden formular y solo le queda confiar en el fino olfato de Oliver a la hora de ver a quién le da el turno de palabra y que pueda ser un medio amigo y no reviente la comparecencia con preguntas capciosas para los intereses del inquilino de La Moncloa.

LA CUESTIÓN QUE SU SECRETARIO DE ESTADO DE COMUNICACIÓN IGNORÓ

El secretario de Estado de Comunicación, mientras Sánchez parloteaba en el atril de La Moncloa, iba viendo con auténtico pavor como había una pregunta que se repetía con bastante frecuencia, la de si iba a solicitar la prórroga del estado de alarma en su próxima comparecencia en el pleno del Congreso de los Diputados y por cuánto tiempo sería, si quince días o, inclusive, dada la situación actual, iba a pedir que fuese un mes.

La cuestión, qué duda cabe, era capital y también muy esperada por los españoles que seguían su comparecencia por televisión o por la radio.

Pero los ciudadanos se quedaron con las ganas de saber qué pensaba sobre el particular el presidente del Gobierno dado que Oliver no le trasladó esa y otras muchas preguntas.

Especialmente mosqueó a la prensa que el secretario de Estado de Comunicación no le trasladase al jefe del Ejecutivo si el Gobierno estaba sopesando ampliar el estado de alarma hasta más allá de Semana Santa y así se lo hicieron saber en público a Oliver

Es más, uno de los medios que formuló esa pregunta fue Radio Nacional de España, que además fue de los escogidos para leer su pregunta a Pedro Sánchez pero, ¡¡¡oh, casualidades de la vida!!! se dejó en el tintero por parte del secretario de Estado de Comunicación la última parte de la misma, justamente el asunto mollar.

Y es que Sánchez, que cuando decretó el estado de alarma soltó aquella frase a Oliver de que él no tenía problema en contestar a todas las preguntas y estar todo el tiempo del mundo para responder a todas y cada una de las cuestiones que le hicieran, ahora, sabiendo que ya España va camino de 2.000 fallecidos por el coronavirus, ya no tiene ganas de responder a tantas preguntas.

----