Portada » Marchena acorrala al soplón socialista que filtró la sentencia del procés
Actualidad

Marchena acorrala al soplón socialista que filtró la sentencia del procés

Marchena

El presidente de la Sala Segunda señala a un miembro del Tribunal Constitucional con inclinación “progresista”

El presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo está decepcionado con la filtración de algunos datos anunciados desde el pasado viernes sobre el fallo de la sentencia del 1-O. Se ha puesto en peligro el desenlace de uno de los procesos judiciales más importantes de los últimos años.

El tribunal estaba orgulloso de la discreción con que se había llevado todo a lo largo de la instrucción y la vista, del aislamiento en su totalidad que se había logrado. El juez Marchena tuvo siempre en mente desde el principio que esa reserva era imprescindible para conseguir cerrar un proceso dificilísimo y de gran resonancia pública.

Internamente se evaluó como una ‘obra de orfebrería’ la redacción de toda la sentencia, la presentación de motivos y la fundamentación del veredicto final, los delitos aplicables, etc. Existía un ambiente general de satisfacción por la cautela que estaban presentando todos los magistrados… hasta el pasado jueves.

Una deliberación secreta

Durante toda la semana, los siete magistrados del juicio del ‘procés’ participaron en reuniones con deliberación secreta, gestionadas para establecer los últimos detalles de la sentencia sobre los doce políticos catalanes que han sido acusados de rebelión, sedición y malversación.

Marchena redactó la mayor parte de la resolución durante el verano, pero quedaba pendiente algún debate de cierta entidad para reajustar detalles no menores: determinar los tipos penales y su calificación jurídica, fijar las penas que deben cumplir los acusados…

Tal como ya se adelantó en estas páginas, el presidente de la Sala Segunda ha tenido mucho interés en conseguir la unanimidad en el fallo, para dar mayor fuerza a la sentencia final. Y eso requería retocar algunos puntos para satisfacer a todos.

La filtración

En estos asuntos se encontraban los miembros del tribunal, cuando de repente, el viernes, el diario El País publicó esta noticia: “El Tribunal Supremo descarta el delito de rebelión consumada”. La información se volvió viral y fue replicada de manera insistente; pero esto no quedó ahí.

Al día siguiente, sábado, varios medios más, como El Mundo, ABC y La Vanguardia, abrieron sus ediciones con piezas firmadas por los periodistas responsables de Tribunales, que, citando fuentes cercanas al proceso, añadían más detalles sobre el fallo final: que existe acuerdo sobre la calificación de los hechos, que pasa por los tipos penales de sedición y malversación de fondos, y que para los dos delitos se aplicará una sola pena al apreciar que ambos están conectados.

Indignación de Marchena

Según ha conocido El Matinal, el juez Marchena respondió con gran indignación ante esas filtraciones, y tuvo además que tranquilizar los ánimos entre los demás magistrados.

El mismo sábado salió al paso públicamente de estas indiscreciones, advirtiendo que no había nada definitivo: la sentencia no está “terminada” hasta que “no la firma el último magistrado”. Puede suceder, comentó, “discrepancias hasta el último momento”.

De tal manera, Marchena confirmó que no estaba “enfadado”, aunque sí “disgustado” por las filtraciones del fallo.

Filtrador identificado

Marchena no ha sido tan complaciente con lo acontecido. Las fuentes consultadas por El Matinal confirman que el presidente de la Sala Segunda tiene perfectamente identificado al filtrador, que es una única persona, a la que considera de “imprudente” y “frívolo”.

Se trata de un miembro del Tribunal Constitucional, de carácter “progresista”, que mantiene buena relación con algunos magistrados del juicio sobre el 1-O, que podrían haberle soplado algunos datos sobre el fallo final.

Marchena sostiene que las informaciones publicadas en la prensa, proceden de esta ‘garganta profunda’ que ha facilitado a los periodistas detalles conocidos en esas conversaciones clasificadas, poniendo con ello en peligro la finalización del proceso.

El lunes, la firma

Efectivamente, los magistrados de la Sala Segunda están citados este lunes, a primera hora, para cumplir el trámite de la firma de la sentencia.

Se trata de un momento muy delicado porque hasta ese instante la sentencia puede ser rectificada: algún miembro del tribunal puede abrir un nuevo debate o solicitar el cambio en algún aspecto de la misma. Existe algún riesgo, por tanto, de que haya que abordar cambios de última hora que obliguen a retrasar la notificación del fallo al martes.

Los abogados de la defensas de los 12 acusados del ‘procés’ daban por hecho a finales de la semana pasada que este lunes conocerían el fallo, y que los nueve presos, entre ellos Oriol Junqueras, recibirían la resolución en la cárcel de Lledoners.

----