Portada » Marhuenda envía un mensaje a su amigo Redondo: «No hay propaganda que tape el desastre del paro»
Actualidad

Marhuenda envía un mensaje a su amigo Redondo: «No hay propaganda que tape el desastre del paro»

Ya se sabe que los pronósticos del Gobierno son cualquier cosa menos fiables.

La gestión de la pandemia ha sido una chapuza desde el principio y el resultado, una crisis económica de proporciones bíblicas.

Así todo, en julio pasado Pedro Sánchez proclamó pomposamente la reactivación de la economía. «Hay que disfrutar de la Nueva Normalidad y reactivar la economía», dijo ovacionado por los suyos.

 

 

Pero como le recuerda Paco Marhuenda desde ‘La Razón’ a Moncloa, «la propaganda soporta peor que mal la realidad de una horrenda evolución del empleo y una lamentable gestión del subsidio».

Los datos arrojan la espeluznante cifra de 360.105 empleos destruidos en 2020 y 754.532 personas en el paro hasta los 3,88 millones totales, sin contar las 755.000 que malviven en el limbo de los ERTE y los autónomos sin actividad. «¿Es esto lo que Sánchez entiende por Gobierno de la gente?», se pregunta con mala baba ‘La Razón’.

Nos alegra que Marhuenda se caiga del guindo sobre su admirado Sánchez, del que presumía diciendo que «a diferencias de otros neo-Sanchistas yo siempre he defendido a Sánchez desde la discrepancia» mientras mostraba calcetines con la cara del sátrapa en laSexta Noche.

‘El Mundo’ es todavía más pesimista porque, aunque haya empezado la campaña de vacunación, «tardaremos más de lo previsto en recuperar un atisbo de normalidad y eliminar ciertas restricciones que lastran la actividad».

Lo que hace perder la paciencia al diario de Paco Rosell es el triunfalismo del Gobierno con los ERTES.

«Ahora descubrimos que tener a más de 755.000 trabajadores en el limbo de los ERTE es un éxito del llamado Gobierno de lo social. Si no fuera por los ERTE, parecen decir, estaríamos hablando del mayor desplome de empleo de toda la serie desde que hay registros. Gracias a los ERTE y al maquillaje de estadísticas, tenemos en frente el peor escenario laboral desde la crisis de 2008. ¿Pero qué clase de triunfo es este?»

‘ABC’ recuerda que si se hubiese eliminado esa figura, como pretendían el PSOE y Podemos con una derogación radical de aquella reforma laboral, el drama en muchos hogares se habría multiplicado.

«Ahora, y tras una brusca bronca interna, el Gobierno ha decidido no subir el salario mínimo interprofesional pese a que ese era su compromiso. En el fondo, Sánchez sabe que acierta porque en la creación de empleo también pesa, y mucho, el sobrecoste que deben asumir las empresas para incrementar el salario mínimo, lo cual desincentiva la contratación».

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class