Portada » Pablo, el hijo de 16 años de la barrendera, que sale a limpiar con sus amigos el aquelarre de Logroño
Actualidad

Pablo, el hijo de 16 años de la barrendera, que sale a limpiar con sus amigos el aquelarre de Logroño

El chaval se llama Pablo Alcalde, tiene 16 años, es hijo de una barrendera, y este domingo 1 de noviembre de 2020 se levantó muy temprano de la cama y salió con un escobón, un recogedor y una pandilla de amigos a limpiar el centro de Logroño, convertido en un vertedero por los disturbios, saqueos y violencia callejera d ela noche anterior.

No iba solo, ni ha pasado desapercibido el chaval.

Una veintena de adolescentes se han organizado para arreglar los destrozos y recolocar el mobiliario urbano dañado por los disturbios ocasionados por unos 150 desaforados.

La bronca dejó un panorama dantesco: escaparates reventados, tiendas saqueadas, fuegos, cargas de los antidisturbios, detenidos…

Pablo ha explicado que al ver lo que pasaba, que califica de «vergonzoso», empezó a movilizar a su grupo de amigos a través de las redes sociales para intentar organizarse y dar un ejemplo a la ciudadanía:

«Porque no todos los jóvenes somos iguales».

 

ciencia/educacion/20201102/pablo-hijo-16-anos-barrendera-sale-limpiar-amigos-aquelarre-logrono-noticia-689404390134/" data-title="Pablo, el hijo de 16 años de la barrendera, que sale a limpiar con sus amigos el aquelarre de Logroño - Periodista Digital" data-description="El chaval se llama Pablo Alcalde, tiene 16 años, es hijo de una barrendera, y este domingo 1 de noviembre de 2020 se levantó muy temprano de la cama y salió con un escobón, un recogedor y una pandilla de amigos a limpiar el centro de Logroño, convertido en un vertedero por los distuirbios, saqueos […]">

 

«Yo me frustré mucho porque tengo una madre barrendera que se desloma».

«Entendí que hoy van a tener que traer refuerzos y trabajar mucho y por eso empezamos a pensar en venir a limpiar».

La convocatoria fue pública. Colocaron un mensaje en Stories de Instagram, y otro en Facebook.

Cada uno se podía traer bolsas, guantes, incluso escobas, para «solucionar todo y poder arreglar lo máximo posible, porque estamos ya hartos de pagar todos los adolescentes por un grupo nada más».

La llamada corrió como la pólvora, y el escuadrón de limpieza fue más amplio de lo esperado desde las nueve de la mañana, hora desde la que Pablo y sus amigos se presentaron para limpiar en dos zonas claras de su Logroño: el Espolón y en el Parque del Ebro.

El resultado ha sido espectacular: no sólo han recogido piedras, ramas u otros deshechos. También han recolocado los carteles del 13º Concurso Fotográfico Naturaleza de La Rioja.

Pablo estudia Bachillerato en el IES Batalla de Clavijo de Logroño.

Etiquetas
----