Portada » ¿Por qué los podemitas aceptan sin rechistar el ordeno y mando de la pareja de La Navata?
Actualidad

¿Por qué los podemitas aceptan sin rechistar el ordeno y mando de la pareja de La Navata?

pablo iglesias irene montero

El Mundo dice que “UPN ofrece a Sánchez una vía para investirlo sin separatistas”. ¡Hombre!, al fin un poco de sentido común. Se queja el editorial de que “España empieza a asemejarse a un reino de taifas con el surgimiento de cada vez más grupos que, en vez de pensar en el interés general, hacen politiquería pequeña. Imitando lo peor de los nacionalismos, solo entienden la gobernabilidad como un mercado del que sacar la mejor tajada”. Sí, y algunos que dijeron que venían a solucionar el problema de la dependencia de los nacionalismos resulta que la hora de la verdad también se dedican a hacer politiquería con cordones sanitarios inútiles. Emilia Landaluce pone firme a Ciudadanos por sus “remilgos respecto a ese pacto que debería permitir a la Derecha seguir gobernando en Madrid y arrebatar la alcaldía a Carmena. Para muchos es difícil entender remilgos –monjiles, ñoños uy, ay, oy– que ahora muestra Ciudadanos para negociar con PP y sobre todo con Vox, por aquello del fascismo, la ultraderecha (…) Tampoco entiende esa corriente de Vox que aboga por permitir gobernar” a Carmena y Gabilondo y luego presentar una moción de censura para la cual tendrían que hablar Cs y Vox. “A este paso las reservas de Cs y Vox convencerán al votante de centroderecha que lo seguro es volver a votar al PP”. Y al de centro izquierda a quedarse en casa.

El País dice que “UPN facilitaría la investidura de Sánchez a cambio de un gesto en Navarra”. “El presidente juega a todas las bandas sin moverse”, dice Carlos Cué. “Está haciendo de Rajoy”, dice en una larga crónica sobre los pactos. “Podemos teme que los socialistas finalmente logren convencer a Ciudadanos para que se abstenga”. ¿E impedir así que Sánchez gobierne con la extrema izquierda y los separatistas? No hombre, no, cómo va a hacer eso Rivera, él está a su libro. También dice que Sánchez no se toma muy en serio la amenaza del PNV de que votará no a Sánchez si permite a Navarra Suma gobernar la comunidad. Es “algo improbable”, dicen, depende de a cómo esté el kilo de peneuvista ese día, ya los conocemos. “Con el apoyo o al menos la abstención de UPN queda muy debilitado el discurso de PP y Ciudadanos de que Sánchez es el aliado de los independentistas”. Que esté tranquilo Sánchez, con la negativa de Rivera a abstenerse ese discurso ya no se lo cree ni el tonto del pueblo. “Sánchez espera a ver qué hace el 15 Ciudadanos para volver a buscar a Podemos”. Muchos votantes de Ciudadanos también lo esperan. Para comprobar para qué sirve votar a Rivera.

ABC: “UPN pide una Navarra sin Bildu a cambio de investir a Sánchez”. Isabel San Sebastián también cree que la amenaza del PNV no debe asustar a Sánchez. “La palabra de los de Ortuzar vale lo que vale, que no es mucho (que se lo pregunten a Rajoy). De modo que un eventual trueque Navarra por La Moncloa vuelve a estar en manos de Cs y/o el PP, que, a juicio de esta columnista, debería valorar seriamente la posibilidad de explorarlo”. Por lo que estamos viendo mejor fiarse de la responsabilidad del PP, Rivera está demostrando que va a lo suyo y el tan cacareado estado de emergencia no se lo creía ni él. Ignacio Camacho analiza la incapacidad de Pablo Iglesias para enfrentarse a la realidad, que “el momento esencial del declive de Podemos fue la decisión de cambiar de casa. Esa mudanza burguesa era el símbolo de un desclasamiento incongruente con todo lo que hasta entonces proclamaba, y provocó el lógico crujido moral de sus bases más ideologizadas”. Sus votantes no se lo han perdonado nunca. “El chalé era una cacofonía política chirriante”. Y encima la chulería de la votación o mi chalé o yo. “Luego están los errores propios de un hiperliderazgo personalista tan invulnerable a la crítica como reiterativo en el fracaso”. Ese tonito, ese tonito. Par rematar, pone “al mando de la organización a su pareja, como si fuera un régimen de gananciales” con un “tic estaliniano”. En fin, es tan soberbio y tan sobrado que no se entera de nada.

La Razón dice que “la fórmula navarra allana la investidura a Sánchez”. Marhuenda le echa la bronca a Abascal por la pataleta en Andalucía. “Se equivoca Vox en su intento de veto a los presupuestos de Andalucía”. Y un aviso. “Si con ello piensa que hará valer sus votos, comete un error. Lo hará una vez, pero no más”. Porque se cargará el gobierno y volverá el PSOE. Antonio Martín Beaumont dice que Pablo Iglesias “ha salido achicharrado de las urnas” y “los golpes le caen sin descanso”. Cierto, por ejemplo Ussía disfruta como un enano. “La cúpula de Podemos se ha cepillado a Echenique”, el fiel guardián de la finca de los Iglesias-Montero. El caso es que “la cúpula de Podemos son dos, enamorada pareja, y habita en el chalé popular de La Navata”. Y es que alucina. “Resulta curioso que esta gente, asambleísta y participativa, acepte sin rechistar que una pareja de enamorados gobierne con poder omnímodo el desbarajuste de Podemos, que es desbarajuste gracias a la incompetencia, la prepotencia y la altanería de la pareja de chorlitos”. Ya demostraron su servidumbre y vocación esclavista con la votación sobre el casoplón.

La Vanguardia dice que “Sánchez busca desbloquear su investidura con UPN”. Y como no le hace ninguna gracia le busca las cosquillas. “Las preceptiva consulta a la militancia del PSN complica la operación”. “En Ferraz temen un choque con la militancia socialista en Navarra: ‘El lío está servido'”. Si yo fuera un socialista navarro me guardaría muy mucho de enfrentarme a Sánchez. Ha demostrado que no le tiembla la mano a la hora de apretar el gatillo.

----