fbpx
Portada » Reponedor de supermercado en tiempos de coronavirus: “Hay quien compra tonterías o va en pareja, ¡que está prohibido, hombre!»
Actualidad

Reponedor de supermercado en tiempos de coronavirus: “Hay quien compra tonterías o va en pareja, ¡que está prohibido, hombre!»

supermercado - Reponedor de supermercado en tiempos de coronavirus: “Hay quien compra tonterías o va en pareja, ¡que está prohibido, hombre!» - actualidad

España aplaude todas las noches a sus profesionales sanitarios. A las 20.00 horas, se oyen las ventanas abrirse, los gritos eufóricos y hasta la canción ‘Resistiré’. A Juan (nombre ficticio para proteger su identidad) siempre le sorprenden a la calle. Caminando solo por una ciudad desierta y a apenas unos pocos minutos de haber terminado de trabajar como reponedor en el Ahorramás. Aunque también son para él, reconoce que no los siente propios. Quizá por culpa de su humildad.

“No siento que haga nada excepcional. Es verdad que tratamos con mucha gente y nunca sabes si están contagiadas o no. Incluso nosotros mismos no sabemos si somos portadores o no. Pero creo que los héroes reales son los sanitarios que están mano a mano contra el maldito virus”, afirma a Periodista Digital. Pero tampoco se olvida de “los transportistas y los camioneros, que sin ellos sí que todo se va al carajos. Mis aplausos de cada tarde van a esos colectivos”.

Los reponedores formar parte de esos trabajadores ‘ocultos’ que mantienen a España en uno de sus momentos más difíciles de su historia. Son los mismos que han visto, durante los primeros días de la crisis sanitaria, cómo los supermercados “se convirtieron en una verdadera selva. Nadie respetaba nada ni a nadie. Ahora, parece que la gente está un poco más concienciada y más receptivos a las medidas de seguridad”.

El cambio ha sido evidente y se percibe en los pequeños detalles. “Nosotros, cada poco, desinfectamos la caja y la cinta para los productos. Para hacerlo, esperamos a que la gente termine de embolsar y así respetar la distancia de seguridad, un proceso que hace solo una semana era impensable, los propios clientes te metían prisa por nada”, explica Juan.

Medidas de seguridad

El trabajador afirma a este diario que no existe un riesgo real de escasez de comida y que los problemas puntuales registrados se debieron a “un tema meramente logístico”. En este sentido, explica que “cuando se empezaron a tomar las medidas, la gente enloqueció y se triplicó la afluencia. Eso no hay supermercado que lo resista. Ahora, vamos directamente al remolque para tener todo lo posible y evitar casos parecidos”.

La reorganización del supermercado también ha pasado por las medidas de seguridad y de sanidad. “Tenemos guantes y gel, tanto para el personal como para los clientes, desde el primer día”. Sin embargo, admite que “con las mascarillas, por lo visto, tardaron en su petición y ahora estamos esperando que Sanidad abastezca a los hospitales y centros de salud para posteriormente recibirlas nosotros”.

Para Juan, “Ahorramás ha reaccionado mejor que otras superficies que conozco. Por ejemplo, ha reducido el horario de apertura y estamos menos tiempo expuestos”. En este sentido, destaca que se ha implementado una pausa entre las 15.00 y 17.00 horas, cuando otras compañías están abiertas ininterrumpidamente desde las 9.00 hasta las 20.00 horas. “Al final son casi 5 horas menos de exposición con la gente”, sentencia.

La reducción a la exposición está siendo altamente valorada por sus trabajadores, ya que admiten que “vivimos con un miedo constante a pillarlo y llevarlo a casa… a nuestras familias”.  En su caso personal, Juan ha optado por “hacer una ‘mini’ cuarentena en mi habitación, ya que temo exponer a mi madre, quien ya supera los 70 años y está entre los grupos de mayor riesgo. También llevo dos semanas sin quedar con mi pareja. Estamos intentando llevarlo lo mejor posible, pero no conseguimos dormir bien. Por favor, le pido a todos: Quédate en casa”.

Responsabilidad ciudadana

Juan y sus compañeros reconocen que resulta frustrante ver y atender a quienes se saltan la cuarentena “solo para airearse”. Esos que “siguen bajando para comprar cualquier cosa que evidentemente no son de primera necesidad. Aunque parezca increíble hay quien compra tonterías o va en pareja, ¡que está prohibido, cojones!”.

En este sentido, también afirman que “ahora mucha gente nos da las gracias por estar en el puesto de trabajo. Nos ofrecen su apoyo y ánimo. Pero es que hace dos semanas son los mismos que nos trataban como una mierda y que ni sabían que existíamos. Entonces nos generan unos sentimientos encontrados. Sólo esperamos que, cuando se supere toda la crisis por el coronavirus, se mantenga el respeto a estos pobres curritos que estamos para todos los españoles desde el lunes hasta el sábado trabajando todo el año”.

Nota al lector: Aplaude a las 20.00 por esos trabajadores que, a diario, arriesgan su vida y la de su familia para mantener a España funcionando. Pero aún mejor, cumple con el aislamiento y, por favor, quédate en casa.

Etiquetas
mercedes banner - Reponedor de supermercado en tiempos de coronavirus: “Hay quien compra tonterías o va en pareja, ¡que está prohibido, hombre!» - actualidad