Portada » Rubén Sánchez se apunta el tanto de la prohibición de las líneas 902, las mismas de las que él se nutría para su chiringuito de ‘Facua’
Actualidad

Rubén Sánchez se apunta el tanto de la prohibición de las líneas 902, las mismas de las que él se nutría para su chiringuito de ‘Facua’

La organización de consumidores se defiende y asegura que esa línea era de hace “década y media”

Rubén Sánchez, alias ‘El Facuo’, celebraba estos días el fin de las líneas 902. El activista de izquierdas aseguraba que gracias a las reivindicaciones de ‘Facua’, su chiringuito camuflado en defensa de los consumidores, habían logrado que el Ministerio de Consumo anunciara medidas legales para poner fin «a este fraude masivo».

Lo relevante del asunto nos lo traía la imperdible cuenta de ‘Mejores zasca’, que alertaba que el propio Sánchez tenía activa una línea 902 en sus oficinas de ‘Facua’.

 

economia/consumo/20200907/ruben-sanchez-lineas-902-alberto-garzon-facua-noticia-689404361433/" data-title="Rubén Sánchez se apunta el tanto de la prohibición de las líneas 902, las mismas de las que él se nutría para su chiringuito de 'Facua' - Periodista Digital" data-description="Rubén Sánchez, alias ‘El Facuo’, celebraba estos días el fin de las líneas 902. El activista de izquierdas aseguraba que gracias a las reivindicaciones de ‘Facua’, su chiringuito camuflado en defensa de los consumidores, habían logrado que el Ministerio de Consumo anunciara medidas legales para poner fin «a este fraude masivo». Lo relevante del asunto […]">

 

La ‘defensa’ de Facua: «Es de hace una década»

Como el escándalo se propagaba rápidamente por las redes sociales, ‘Facua’ intentaba salir al paso de lo sucedido:

«Facua no tiene un 902. Lo tuvo hace década y media, cuando su coste era similar al de una llamada interprovincial desde fijo y no teníamos tarifas planas»

 

Un columnista de ABC desnuda al siniestro Rubén Sánchez: «FACUA es un lobby creado por su padre, un comunista de CC.OO» 

Conozcamos mejor qué hay detrás de ‘Facua’.

Un columnista de ABC daba en 2019 algunas claves.

Una brillante columna de Alberto García Reyes, titulada ‘El fuego FACUO’, desnuda a Rubén Sánchez, alguien que «ha conseguido presentarse como un sabihondo imparcial que representa de forma autónoma a los consumidores frente a las empresas, los políticos de cualquier partido y los lobbys».

Rubén Sánchez terminó la carrera de Periodismo mientras trabajaba desde los 19 años en Facua, un chiringuito que montó su padre, Francisco Sánchez Legrán, a comienzos de los ochenta y que ha recibido subvenciones a gogó desde entonces. Se nos olvida con facilidad, además, que Sánchez Legrán se dedicó a la política como miembro de Comisiones Obreras y del Partido Comunista hasta que decidió crear su «empresa» familiar, una oficina absolutamente ideologizada

Etiquetas
----