Portada » Ruin ataque del Gobierno al prior del Valle de los Caídos por no consentir una profanación
Actualidad

Ruin ataque del Gobierno al prior del Valle de los Caídos por no consentir una profanación

Ruin ataque del Gobierno al prior del Valle de los Caídos por no consentir una profanación

A falta de argumentos legales, lanzan un ataque personal contra el prior

El diario de PRISA publica un comunicado del Gobierno en el que a falta de argumentos legales para justificar la exhumación de los restos de Francisco Franco, para lo que no tiene permiso de su familia -si lo hace, por tanto, el Gobierno estaría cometiendo un delito de profanación-, el ejecutivo socialista lanza sin rodeos un ataque personal contra el prior del Valle de los Caídos, intentando desprestigiarle con un argumento ad hominem en toda regla. Recurren, para ello, a la militancia del monje benedictino Santiago Cantera hace 23 años en un partido político legal. Hace mucho menos tiempo los socios de moción de censura de Sánchez estaban justificando asesinatos de ETA, cosa que nunca ha hecho don Santiago. A falta de poder acusarle de ningún delito, intentan presentarle como un facha que desobedece a sus superiores. Patético.

El Gobierno no se atreve contra los totalitarios pero sí contra un monje

El mismo Gobierno que lanza ese ataque personal contra un monje benedictino es el que no se atreve a plantar cara a sus socios golpistas en su desafío al Estado de Derecho, tal vez por cobardía, tal vez por miedo a perder su apoyo, o tal vez porque el PSOE está tan interesado como sus aliados separatistas en proceder a la demolición de nuestro Estado de Derecho. El Gobierno tampoco se atrevió a denunciar a una dictadura comunista como la cubanadictadura a la que blanquea en Televisión Española, a pesar de que a día de hoy sigue violando los más elementales derechos humanos de forma sistemática. Las tragaderas de este Gobierno con la ultraizquierda y el separatismo llegan a tal extremo que el ministro del Interior de Sánchez incluso arremetió contra los que acudieron a Alsasua a defender a la Guardia Civil contra la violencia de los proetarras, tal vez porque gracias a los proetarras Sánchez está en el poder y no en la oposición. Eso sí, todo el valor que le falta contra la gentuza totalitaria, le sobra para atacar a un monje que se limita a defender la legalidad contra un Gobierno que quiere pisotearla.

El ejecutivo sabe que si viola ese templo y profana esa tumba estaría delinquiendo

Obvia decir que el Gobierno puede seguir por la vía de lanzar ataques personales y amenazas más o menos veladas contra el prior, pero eso no va a cambiar nada en lo relativo a la ilegalidad de esa profanación. Hay que recordar, además, que según un Tratado internacional y según la sentencia 66/1982 del Tribunal Constitucionallos templos católicos son inviolables, y la Basílica del Valle de los Caídos es un templo católico. El Gobierno no puede violar ese espacio para hacer lo que le venga en gana, y mucho menos profanar una tumba sin el permiso de los familiares del difunto. El Gobierno sabe que de hacerlo estaría incurriendo en un comportamiento delictivo, y que hay personas dispuestas a llevar a los responsables a juicio. Tal vez por eso recurre a sus matones de El País para lanzar la basura que publica hoy el diario de PRISA: no pueden hacer nada más que esa pataleta tan miserable.

El arzobispo y el nuncio deben apoyar al prior del Valle de los Caídos

Dicho sea de paso, y ya puesto a no callarme nada, lo que deberían hacer el arzobispo de Madrid y el nuncio de la Santa Sede es apoyar al prior, que a fin de cuentas está defendiendo la legalidaden lo relativo a la inviolabilidad de un templo católico. Digo esto porque lo que está planteando el Gobierno no sólo es un acto contrario a la citada sentencia del Tribunal Constitucional, sino también a un Tratado internacional firmado con la Santa Sede. Sería incomprensible que el representante del Vaticano en España y el arzobispo de Madrid dejen solo al prior en esta defensa de una Basílica.Aquí no se trata de los restos de un dictador, como si esos restos y sus familiares no tuvieran ningún derecho. De lo que hablamos aquí es de si un templo católico puede ser violado por un Gobierno ante la pasividad de quienes tienen que defenderlo. Es especialmente alarmante el silencio de las autoridades eclesiásticas que deberían estar manifestando todo su apoyo al prior del Valle de los Caídos. El mío lo tiene por completo. Y en cuanto al Gobierno y a sus lacayos El País, todo mi desprecio para ellos y para sus prácticas propias de matones.

Mercedes-Benz