fbpx
Portada » Sánchez ha pactado con Iglesias una ofensiva contra el Rey Felipe VI, para cubrir sus pifias
Actualidad

Sánchez ha pactado con Iglesias una ofensiva contra el Rey Felipe VI, para cubrir sus pifias

Sánchez Iglesias y el Rey Felipe VI - Sánchez ha pactado con Iglesias una ofensiva contra el Rey Felipe VI, para cubrir sus pifias - actualidad

El mal, la enfermedad que corroe España, no es Podemos: engorda en las tripas del PSOE

Lo hemos repetido hasta la saciedad, pero es como predicar en el desierto, porque el personal se fija en el cursi de la coleta y casi pasa por alto a su mentor y cómplice.

El mal, la enfermedad que corroe España, no es Podemos: engorda en las tripas del PSOE

No se equivoquen. El peligro no está en el cursi Pablo Iglesias, el bocazas Juan Carlos Monedero, el desquiciado Echenique o el indigente Garzón.

Y no porque los podemitas no sean malos. Si estuviéramos en sus manos, nos hundirían para siempre con Cheka y cartillas de racionamiento incluidas, sino porque no cuentan a la hora de la verdad.

IglesiasMonederoGarzón y compañía no les fallan las ganas, sino las fuerzas.

Son excesivamente livianos, ridículos, esquemáticos y sectarios y están demasiado preocupados por dar titulares, como para controlar el curso de los acontecimientos. La clave es Pedro Sánchez.

La inmoralidad que ha traído consigo el líder socialista, con un Ejecutivo sometido a fuerzas totalitarias, desleales y llenas de odio a España, son poca cosa si se los compara con los estragos que la ineptitud de ese gobierno va a causar con su política económica.

Sánchez, al que sólo importa en la vida seguir durmiendo en La Moncloa, el mismo que hizo una tesis ‘fake’ y vendió el alma a proetarras y golpistas, ha planteado esta semana una reforma constitucional que convertiría al Rey Felipe VI en un muñeco de trapo para que jueguen con él los jueces para la democracia y para clavarlo como una mariposa en su vitrina, con las coloridas alas desplegadas, pero inerte.

Sánchez no dispone de la mayoría suficiente para tal reforma.

Y si dispusiera de ella, según asevera Juan Carlos Girauta en ‘ABC’ este 11 de julio de 2020, no se arriesgaría a unas nuevas elecciones, que serían preceptivas.

Y si se arriesgara, no se la jugaría con el referéndum obligatorio.

O sea, que Sánchez atiza un debate sobre algo que no va a hacer ni loco.

¿A qué responde entonces la a ofensiva emprendida por el Gobierno socialcomunista para deslegitimar a la Corona?

Parece evidente que es una cortina de humo para que PSOE y Podemos encubran sus debilidades y contradicciones.

El fracaso de Sánchez en la gestión del coronavirus es tan patente como su incompetencia negociadora en Bruselas, y necesita un anzuelo social con el que salir indemne.

E Iglesias tiene tanto que ocultar en su particular «cloaca» que no ha encontrado mejor modo de desviar la atención que abrir un debate sobre la inviolabilidad del Rey. Todo es un engaño.

Si tal debate existiera realmente y hubiese visos de consenso en el Congreso, los aspectos jurídicos sobre el alcance de la inmunidad podrían debatirse y pocos se opondrían a una reforma constitucional. Cosa distinta es la disparatada iniciativa de Podemos para instaurar una república. El «caso Dina» ha hecho a Iglesias perder el norte.

Que Iglesias pretenda abrir debates sobre la legitimidad monárquica demuestra hasta qué punto nuestra democracia empieza a enfermar de autoritarismo y sectarismo.

Un político rayano en la imputación que utiliza a sus asesoras para mentir a la justicia y encubrir el fraude que es Podemos para someter a los Tribunales no es nadie para decir qué tiene que hacer un juez con la Corona.

Además, miente porque para eliminar la inmunidad del Rey debe pactar con el PP y convocar un referéndum y elecciones.

Y eso es lo único que Sánchez e Iglesias no harán porque nunca nadie vivió como ellos con menos escaños. Lo grave no es crear debates artificiales, sino lo fácil que resulta intoxicar a la opinión pública para criminalizar a las instituciones y a las personas.

Más allá de los indicios contra Don Juan Carlos, a Sánchez también debería parecerle «inquietante y perturbador» tener a Iglesias de vicepresidente.

mercedes banner - Sánchez ha pactado con Iglesias una ofensiva contra el Rey Felipe VI, para cubrir sus pifias - actualidad