Portada » Sánchez intenta atribuir parte de la culpa al Rey por la menor frecuencia de los despachos
Actualidad

Sánchez intenta atribuir parte de la culpa al Rey por la menor frecuencia de los despachos

El Gobierno señala en una respuesta al PP que la periodicidad es acordada por ambos

El Gobierno ya no niega que los despachos del presidente, Pedro Sánchez, con el Rey han dejado de tener una periodicidad fija semanal e intenta trasladar al Monarca parte de la culpa por la alteración de la frecuencia. El pasado mes de octubre, los diputados populares Juan Antonio Callejas, Adolfo Suárez Illana, Carlos Aragonés -jefe de gabinete de Presidencia con Jose María Aznar- y otros siete parlamentarios más de esa bancada, dirigieron una pregunta escrita al Ejecutivo en la que recordaban que «desde el inicio de la democracia ha sido habitual que todos los presidentes del Gobierno despacharan de manera semanal con el Rey» y afirmaban que «el actual presidente ha dejado de hacerlo».

A continuación, preguntaban «los motivos

que tiene el presidente para no despachar semanalmente con el Rey». La respuesta de la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes es escueta y se limita a informar de que los citados encuentros «se celebran con la periodicidad acordada entre ambas instituciones», reconociendo así implícitamente la afirmación de los diputados populares respecto a la pérdida de esa periodicidad semanal. Según fuentes cercanas a La Moncloa, no puede afirmarse que esa frecuencia haya desaparecido sino que ha dejado de ser una norma no escrita de obligado cumplimiento.

«Hay semanas que sí se encarga la preparación de los despachos pero hay veces que no», explican las mismas fuentes, en línea con las afirmaciones de los diputados populares en su pregunta.

Preguntas a Transparencia

«Lógicamente, cuando dos autoridades -e incluso dos personas- deben reunirse, ambas deben cuadrar fechas y agendas. Eso ha sucedido durante toda la democracia entre Presidencia y Casa del Rey. La diferencia es que hasta ahora se hacía el esfuerzo de mantener un ritmo semanal ya fuera un día u otro y ahora eso ha dejado de ser una norma de obligado cumplimiento para Sánchez», señalan las mismas fuentes respecto a la contestación del Gobierno. La bancada popular no es el único colectivo que está preocupado por que Sánchez no despache los asuntos de Estado con el Rey con la misma frecuencia que venía siendo habitual.

Según ha podido saber ABC, el Portal de la Transparencia también ha registrado peticiones, que a priori parecen de ciudadanos, respecto al número de despachos mantenidos entre el Rey y Sánchez así como otros detalles referidos a las fechas, duración o formato. Presidencia, al igual que el resto de la Administración, solo reconoce el derecho del ciudadano a conocer información pública. Es decir, «los contenidos o documentos, cualquiera que sea su formato o soporte, que obren en poder de alguno de los sujetos que integran las Administraciones Públicas y que hayan sido elaborados o adquiridos en el ejercicio de sus funciones».

Los despachos del Rey y el jefe del Gobierno tienen carácter reservado por lo que, previsiblemente, Presidencia no aportará ningún tipo de información a través del Portal de Transparencia. Tampoco los gabinetes de prensa de La Moncloa ni de La Zarzuela facilitan información al respecto. En el caso de los diputados, la Constitución y el Reglamento del Congreso obligan al Gobierno a proporcionarles cuanta información o documentación requieran para el ejercicio de sus funciones, aunque demasiadas veces, La Moncloa contesta con evasivas, negativas o con un contenido que no es el que se le pregunta, como en este caso.

Asuntos de Estado

En los despachos del presidente del Gobierno con el Rey se da cumplimiento al artículo 62 de la Constitución, que recoge las funciones que corresponden al Monarca, entre ellas «ser informado de los asuntos de Estado». Estos despachos han ido cambiando a lo largo de la democracia. En algunas épocas se han celebrado un día de la semana fijo (al principio eran los martes) y en otras, como ahora, no hay un día fijo sino que el encuentro se acuerda en función de las agendas del Rey y del jefe del Ejecutivo. Don Felipe siempre se ha mostrado disponible a cumplir con las funciones constitucionales, que son su prioridad.

Ni Zarzuela ni Moncloa suelen informar de los despachos, ni del día que se celebran ni de su duración o contenido. La excepción son los despachos de verano, que se celebran en el Palacio de Marivent, de Palma, tras los cuales el jefe del Ejecutivo suele comparecer ante la prensa. Ha habido presidentes del Gobierno que llegaban a estos encuentros con el Rey con un elaborado orden del día, confeccionado por Zarzuela y Moncloa conjuntamente, en el que se recogían los asuntos que tanto la Corona como el Gobierno querían abordar. Y ha habido otros presidentes del Gobierno que han llegado a los despachos con notas escritas a mano o con los deberes a medias.

En los 43 años de democracia, los distintos presidentes del Gobierno han venido respetando la periodicidad semanal de los despachos, aunque ha habido algunas excepciones, como cuando Mariano Rajoy estuvo casi dos meses sin ir a La Zarzuela a principios de 2016. Fue después de que Don Felipe le propusiera como candidato a presidente y él declinara, por lo que el Rey se lo propuso al siguiente líder con más votos, Sánchez, que en aquella ocasión no logró reunir votos suficientes para ser investido presidente pero, al menos, desbloqueó la situación y, dos meses después, se pudieron convocar nuevas elecciones.

Vía telemática

Una vez elegido presidente, en noviembre de 2019, Pedro Sánchez sustituyó algunos despachos presenciales por llamadas telefónicas y mensajes. Dos días después de prometer su cargo ante el Rey, en lugar de llevar a La Zarzuela la lista con los nombres de sus ministros antes de hacerlos públicos, como era costumbre, optó por conmunicárselos a Don Felipe por teléfono. Y un par de meses después, cuando estalló la pandemia y parte de la familia de Sánchez resultó contagiada de Covid, el presidente sustituyó por videoconferencias los despachos presenciales con el Rey.

A lo largo de la historia, todos los jefes del Ejecutivo han ido incorporando las novedades tecnológicas a sus formas de comunicarse con el Rey, pero el uso del teléfono, el correo electrónico o los mensajes nunca han sustituido los encuentros presenciales.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class