Portada » Sánchez se la mete doblada a Iglesias, el de los azotes a Mariló y lo empareda entre tres mujeres vicepresidentas
Actualidad

Sánchez se la mete doblada a Iglesias, el de los azotes a Mariló y lo empareda entre tres mujeres vicepresidentas

Carmen Calvo Pablo Iglesias Nadia Calviño y Teresa Rivera - Sánchez se la mete doblada a Iglesias, el de los azotes a Mariló y lo empareda entre tres mujeres vicepresidentas - actualidad

Tiene sarcasmo que vaya a ser vicepresidente de Asuntos Sociales justo el tipo que quería azotar hasta que sangrase a Mariló Montero, agredía verbalmente a Rosa Díez y cobraba de los ayatolás iraníes, pero son las cosas a las que se ha visto forzado Pedro Sánchez, para poder seguir durmiendo en la Moncloa.

En cualquier caso, el claudicante líder del PSOE se la tenía guardada a Pablo Iglesias y a la primera que ha podido, se la ha metido doblada.

Antes incluso de empezar.

En una jugada sorpresa, que ha dejado a los de Podemos cabreados como monos, Sánchez ha anunciado que tendrá cuatro vicepresidencias en su Gobierno y no tres como se pensaba hasta ahora.

Una para Iglesias y las otras para tres mujeres socialistas: Carmen Calvo, Nadia Calviño y Teresa Ribera.

Moncloa ha informado además que él área de «Memoria Democrática», que hasta ahora dependía del Ministerio de Justicia, ahora formará parte de la vicepresidencia primera.

Un puesto que ocupará Carmen Calvo, que será la vicepresidenta de Presidencia y Relaciones con las Cortes, asumiendo competencias adicionales y siendo de hecho y efectos de imagen la gran vicepresidenta del nuevo Ejecutivo.

La sibilina jugada de Sánchez diluye la condición, la posición y hasta la posible influencia futura de Pablo Iglesias.

El «peso relativo» del jefe de Podemos se ve notablemente alterado también con el ascenso de la ministra Ribera a vicepresidenta.

De manera oficial, en Podemos eluden entrar a valorar esta novedad, pero en la órbita del partido sí es evidente primero la sorpresa y luego el malestar.

Todo ello al día siguiente de que con tanta solemnidad como opacidad informativa, Irene Montero, que será ministra de Igualdad, firmase con la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, un estricto protocolo para los dos grupos parlamentarios que forman parte del Gobierno y para todos los ministros, que deberán evitar «opinar o dar publicidad a proyectos de otros ministerios antes de ser refrendado por el Consejo de Ministros».

La vicepresidencia que liderará Nadia Calviño coordinará los asuntos económicos. De ella dependerá además el proyecto de digitalización de toda la Administración Pública.

Teresa Ribera será la vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

EL COSTE DE LA BROMA

La gracia de las cuatro vicepresidencias nos va a costar un pico a los sufridos contribuyentes españoles. Carmen Calvo, Nadia Calviño, Teresa Ribera y por supuesto Pablo Iglesias, que intentará colocar a un montón de podemitas para que vivan de la sopa boba,  contarán con gabinetes propios, mayor número de asesores y sueldos más elevados de los que gozarían si fueran solo ministros.

Cada uno de ello podrá nombrar a un director a la cabeza de su gabinete y escoger hasta nueve asesores. En el caso de los ministros, sólo tienen derecho a cinco, en virtud del Real Decreto 1887 de 2011.

Los miembros del gabinete de los vicepresidentes tienen un rango superior al de los de los ministros, lo que acarrea mayores sueldos y, en definitiva, mayor coste para el erario público.

Por ejemplo, un director de gabinete de un ministro, que tiene un rango de director general a la hora de establecer las retribuciones de la Administración General del Estado, gana anualmente unos 84.000 euros, mientras que el de un vicepresidente, con un rango de subsecretario, puede percibir unos 20.000 euros más al año.

Los vicepresidentes cuentan también con una retribución mayor a la de los ministros. Un sueldo anual de un vicepresidente se encuentra en torno a los 80.000 euros en función de si acumula trienios en el caso de ser funcionario.

Es una retribución, en cualquier caso, ligeramente superior a la de los ministros y que supondrá un coste de un 320.000 euros anuales.

MINISTROS A MOGOLLÓN

La factura para el erario público se incrmenta, además, porque se dispara el número de ministros. A os 17 actuales, que ya son muchos, se sumarán otros, puesto que algunos separarán materias y nacerán nuevos.

Por ejemplo, el de Consumo, una cartera inédita hasta ahora que dirigirá Alberto Garzón; el de Trabajo, sin Seguridad Social, que recaerá en Yolanda Díaz; e Igualdad, que se creó en 2008 y se disolvió en 2010 y encabezará Irene Montero.

A falta de conocer los últimos detalles sobre la composición de ese nuevo Ejecutivo, se calcula que tendrá más de veinte ministerios.

Etiquetas
mercedes banner - Sánchez se la mete doblada a Iglesias, el de los azotes a Mariló y lo empareda entre tres mujeres vicepresidentas - actualidad
----