Portada » Sostres da por muerto al separatismo: «Solo quedan líderes dementes y un público ciego y fanatizado»
Actualidad

Sostres da por muerto al separatismo: «Solo quedan líderes dementes y un público ciego y fanatizado»

“El independentismo ha quedado reducido a esta hortera soledad de traje negro mañanero que no le han hecho ni las mangas”

Conoce Cataluña como la palma de su mano y asegura que cada vez son más los desafectos a la deriva independentista de sus líderes políticos.

Salvador Sostres se echa unas risas este 12 de septiembre de 2020 desde su tribuna de ABC contando con pelos y señales cómo fue la Diada y cuál es la fortaleza que le queda al separatismo:

El independentismo sin la turba intimidatoria es este Roger Torrent como un comercial que va por las cafeterías a la hora del desayuno, justo cuando el dueño tiene que hacer los bocadillos y los cafés, y tú como cliente ves que te da la preferencia, pero el representante ha de esperar hora y media en la barra. Y estos zapatos italianos de baratillo, marrón claro y puntiagudos, de boda en Gerona.

No duda en apuntar a una cierta soledad de los golpistas por mucho que vayan incendiando contenedores:

El independentismo ha quedado reducido a esta hortera soledad de traje negro mañanero que no le han hecho ni las mangas. Tal como las Torres Gemelas sepultaron a ETA, la pandemia ha sido un espejo para que el independentismo recordara la exacta medida de su insignificancia. Lo de ayer fue una proyección a escala de su fracaso. Es cierto que sin las restricciones sociales habría habido más manifestantes, incluso muchos más manifestantes, pero aquel vacío encarnó la soledad, la orfandad, la ausencia de cualquier proyecto creíble que vaya más allá del folclore para que Pilar Rahola pueda continuar cobrando por hacerse la importante, cuando ya todo el mundo ha visto que tiene más laca que pelo, y eso lo digo yo que soy un calvo, y en mi caso no es una metáfora.

Ya la Diada del año pasado fue un fracaso y los altercados de los contenedores incendiados fueron todavía más folclore, y tal como quemaron se apagaron; y de fondo un independentismo dividido, impotente y frustrado, que declaró la independencia y no tuvo la dignidad de defenderla. Torra insulta cada día a «España», exige la independencia cada 25 minutos y promete su inminencia.

Desdeña el papel de Torra como líder independentista:

Pero no ha sido más que un presidente regionalista, y de bajo perfil; el carcelero de los condenados del procés, porque él tiene las llaves de las cárceles y no se ha atrevido a liberar a los suyos; y en definitiva uno que todo lo que se ha atrevido a hacer es jugar a las pancartitas para disimular como falso mártir lo que no ha sabido defender con hombría el más cobarde, oportunista y cínico presidente que Cataluña ha tenido.

Señala que los seguidores de la causa golpista se encuentran desnortados:

Ni el más fiero de los independentistas sabe hoy cómo se hace la independencia ni siquiera cuál podría ser el siguiente paso en la correcta dirección. La Diada de ayer no fue el reflejo real de la cantidad de independentistas que aún quedan, pero sí fue el reflejo moral de lo que queda del independentismo, con líderes dementes, un público cada vez más ciego, absurdo y fanatizado, y un proyecto emocional que quiso ser político pero quedó en pura afectación estomacal, con el conocido final de la cigarra.

Torrent como un comerciante menor de Frit Ravich, solo en mitad de la nada con su traje que parece prestado, es lo mismo que Torra pidiéndole al Gobierno y al Rey que se disculpen por el fusilamiento de Companys cuando es Companys quien tendría que disculparse por lo que nos hizo a los catalanes; y es una cosa y lo mismo la Gestapo entregando Companys a Franco que Torra doblegándose en lo fundamental a España, manteniendo a Junqueras y todos aquellos en la cárcel.

Etiquetas
----