Portada » Un ‘asustado’ Girauta duda de la valía del gurú de Sánchez al ver las cesiones a los golpistas
Actualidad

Un ‘asustado’ Girauta duda de la valía del gurú de Sánchez al ver las cesiones a los golpistas

Iván Redondo hace una gran reverencia a Quim Torra - Un ‘asustado’ Girauta duda de la valía del gurú de Sánchez al ver las cesiones a los golpistas - actualidad

“Sabe Dios lo que nos costará la otra media. Y aun así, Redondo se inclina. ¡Añade una propina! ¿O es el cabezazo de un tipo lento de reflejos?”

Juan Carlos Girauta, exdiputado de Ciudadanos, comenta este 8 de febrero de 2020, en una larga tribuna en el ABC, el auténtico pavor que le supone el encuentro que mantuvieron esta semana el presidente del Gobierno de EspañaPedro Sánchez, con el inhabilitado Quim Torra, que aún sigue como máximo mandatario catalán sin que el Ejecutivo central haya movido una sola ceja.

También le preocupa al que fuera parlamentario de los naranjas la actitud del gurú de Sánchez, Iván Redondo:

Me comenta Juan Casillas que él, en la inclinación nipona de Iván Redondo, creyó ver un amago de cabezazo como el de Zidane a Materazzi en la final del Mundial de 2006. Un clásico del desahogo con el que el hoy entrenador del Real Madrid se despidió de su etapa oficial como jugador. El italiano le había mentado a la hermana. A quién se le ocurre.

No creo que el usurpador Torra se permitiera mención alguna a la familia de Redondo. Bastantes problemas tiene el no presidente. Pero el caso es que se me ha quedado la mosca detrás de la oreja. Es una mosca absurda, ya lo sé. Sin embargo, ¿qué mosca no lo es? Reviso las imágenes. Las del encuentro Italia-Francia y las del encuentro España-Cataluña, que también es una final, donde lo que se termina es el decoro político, y quizás de paso la etapa constitucional. Depende del resultado.

Pese a esa primera sensación, Girauta tiene claro que Redondo se deshace en reverencias:

Recupero el sentido común y comprendo que la hipótesis Zidane es impensable. Hablamos de personas civilizadas. Bueno, no en el caso de Torra, que sigue en el execrable racismo de los nacionalismos primigenios, con comparaciones de cráneos y toda la mandanga, pero no es él quien inclina la cabeza con rapidez de samurai, sino el jefe de hecho del gobierno español. Además, como cabezazo, lo de Redondo llega demasiado tarde. El movimiento es veloz y tardío. Sucede cuando el delincuente ya se está retirando. Cualquiera que haya visto una película de Jason Statham se rebelará ante la sospecha que Juan Casillas ha sembrado en mí. O abucheará a Redondo por torpe. Nada, que no. No hay cabezazo frustrado sino muestra de profundo respeto, inclinación franca ante quien se percibe y se siente como un superior jerárquico y moral. Reverencia.

Y tiene claro que le faltó poco para hacer una reverencia de corte aristocrático:

Si Torra llega a quedarse unos segundos más ante Redondo, este se habría agachado como Eugenia Martínez de Irujo ante Felipe VI, doblando las rodillas, manteniendo graciosamente el pie izquierdo detrás del derecho con el tacón levantado, erguido el torso y posando una mano lánguida en la del inhabilitado. De acuerdo, de acuerdo, exagero un poco. Y aun así, ¿por qué don Iván, el hombre más poderoso de España, se conduce como aquel ministro con George Bush? Aquello tenía algún sentido. Poco, cierto es, pero Bush no era Torra.

Lo que me lleva a barajar de nuevo el cabezazo, no ya como acto sino como potencia. Como un aviso: ¡ojo, Torra! Pero, ay, don Quim ya ni siquiera le miraba. Definitivamente, es inexplicable. Necesitamos más información. ¿Se trata de un tic? No parece: hay algo marcial en el gesto. Los soldados hacen eso frente a sus superiores cuando reciben una condecoración, y en otras ocasiones. ¿Qué le pasó por la cabeza al cabecilla?

Cuenta como Pedro Sánchez se desplazó hasta Barcelona para colmar de bienes a los golpistas:

Veamos. El gobierno Redondo, llamado gobierno Sánchez, se había presentado en Barcelona con una colección de regalos que abarcaban desde la retirada de recursos hasta la garantía de blindar la ilegal inmersión, desde el refuerzo de una memoria histórica hasta un ramillete de privilegios financieros que, por cierto, son un feo al resto de comunidades autónomas en el momento en que están como locas por un viejo IVA decembrino.

Además, se aceptaba el juego simbólico de los que quieren «volver a hacerlo», con todo ese ceremonial de las dos banderas al mismo nivel y del mismo tamaño. Se consentía la parafernalia del Estadito imaginario que luce sus galas y su protocolo para jugar a las recepciones de alto nivel. «Pedro, juega un rato, venga; yo era un jefe de Estado y tú otro, y yo te recibía por todo lo grande con mi guardia de chisteras y alpargatas, y a ti te encantaba y hablábamos de cosas de estadistas, del Brexit, de los aranceles americanos… ¡Venga, porfa, porfa!».

Y Sánchez (o Redondo) se avenía, al punto que cuando le preguntaban luego por el derecho de autodeterminación de Cataluña seguía con el juego, y respondía por peteneras en vez de contestar «no diga usted memeces, la comunidad autónoma de Cataluña no tiene derecho a la autodeterminación porque no es ninguna colonia, ni tampoco está sometida a una tiranía que conculca los derechos humanos».

Denuncia que el Ejecutivo socialista traga como un bendito el lenguaje y las formas de los golpistas:

O sea, lo que ya sabemos: aceptar entero el paripé porque los catalanes son muy susceptibles, y los que son nacionalistas mucho más. Hasta extremos inimaginables. Te pueden anotar cualquier tontería en la lista de los agravios y seguir recordándotela dentro de veinte años. El problema es que, con el paripé, se incorpora el lenguaje de los golpistas, o más bien se reincide en él, pues ya está incorporado desde el acuerdo con Esquerra previo a la investidura. Así el venenoso sintagma del «conflicto político», que reproduce el lenguaje de la ETA y sus amigos. Y, como consecuencia, el desamparo de la Cataluña constitucionalista. Los millones de catalanes que no exhiben lacitos ni perpetuo victimismo no han entrado en conflicto alguno.

Recuerda Girauta algo esencial:

No hay dos partes que se pelean sino una parte que derogó la Constitución en un territorio y otra que vio así vulnerados sus derechos y libertades; una parte que aprobó una ley de transitoriedad (de funestas reminiscencias históricas) y otra que se la tuvo que tragar; una parte que convirtió el parlamento autonómico en un órgano de soberanía y otra que presenció cómo se violaban los derechos de sus diputados; una parte que se erige en pueblo de Cataluña y otra que queda excluida del invento. ¿Qué conflicto político ni qué niño muerto? Hay agresores y hay agredidos.

Y remacha con una soberbia pregunta que deja retratado al gurú de Sánchez:

Al calcar el lenguaje de los golpistas, el gobierno de España asume también su lógica. Esta exige una «mesa» que va a hurtar las competencias de las instituciones para proceder a la reforma de hecho de la Constitución, obviando leyes y sentencias y negociando solo con secesionistas. Como si los partidos constitucionalistas catalanes, uno de los cuales es el mayoritario en la cámara autonómica, no existieran ni representaran a nadie. Esas y otras renuncias y traiciones, que se llevan por delante la democracia, son el oneroso, el imposible precio a pagar para que Sánchez pueda sacar adelante unos presupuestos con los que garantizarse media legislatura. Sabe Dios lo que nos costará la otra media. Y aun así, Redondo se inclina. ¡Añade una propina! ¿O es el cabezazo de un tipo lento de reflejos?

Etiquetas
mercedes banner - Un ‘asustado’ Girauta duda de la valía del gurú de Sánchez al ver las cesiones a los golpistas - actualidad
----