Portada » Un padre se hace pasar por su hija de 11 años y pega una paliza al culpable de acosarla por WhatsApp
Actualidad

Un padre se hace pasar por su hija de 11 años y pega una paliza al culpable de acosarla por WhatsApp

Un padre se hace pasar por su hija de 11 años y pega una paliza al culpable de acosarla por WhatsApp

La niña se lo confiesa a sus padres

Cuando a Walter Rodríguez su hija Priscila le cuenta que está sufriendo un acoso por WhatsApp y el acosador tenía 29 años, no se lo pensó dos veces. Decidió hacerse pasar por su hija para intentar atrapar al responsable de ese acoso. Descubrió en el móvil de su hija, que el depredador le enviaba fotos desnudo y le pedía que ella hiciera lo mismo.

Walter convenció al delincuente que el móvil no funcionaba bien y le dijo que se comunicarían a través de otro. De esa forma lo harían a través del móvil del propio padre. Para ello, el padre cambió su foto de perfil de WhatsApp para parecer una menor y así evitar hacerlo todo a través del móvil de su propia hija.

Haciéndose pasar por su hija de 11 años consiguió ganarse la confianza del acosador, quien llegó mandarle vídeos masturbándose, recordemos que él creía mandárselos a una niña de 11 años.

Se cita con el acosador

Poco a poco consiguió sacarle más información hasta llegar a tener su dirección. Se citó con él poniéndole como excusa las ganas que tenía de verle y se citaron. Estuvo esperando durante un largo tiempo hasta que el acosador acudió a la cita. El padre, identificándole con las fotos del WhatsApp, le dijo que si estaba esperando a Priscila. Ante la respuesta afirmativa del delincuente y su cara de sorpresa, Walter se identificó como el padre de Priscila momento en que empezó a golpear al delincuente.

La policía acudió al lugar de los hechos deteniendo al pedófilo y al padre. Esa misma noche el acosador fue puesto en libertad y el padre ha recibido una denuncia de su parte por las agresiones sufridas. Este hecho se ha producido en Argentina, pero en este mundo al revés en el que vivimos es habitual que gentuza como ese sinvergüenza que acosa a niños acabe en la calle y tenga la desvergüenza de denunciar al padre.

Es lógica la indignación de ese padre y le entiendo perfectamente cuando dice en este vídeo: “me quedé corto, le tenía que haber matado”.

Etiquetas
Mercedes-Benz