Portada » Varapalo del PP al «pitufo gruñón» de Podemos en Castilla y León por vivir en su «mundo imaginario»
Actualidad

Varapalo del PP al «pitufo gruñón» de Podemos en Castilla y León por vivir en su «mundo imaginario»

El representante de Podemos-Equo, Pablo Fernández, recibió unas duras críticas del presidente de la Junta, el ‘popular’ Alfonso Fernández Mañueco

Pablo Fernández volvió a quedar en ridículo por sus desafortunados comentarios.

El representante de Podemos-Equo recibió un duro varapalo tras acusar al presidente de la Junta de Castilla y León, el ‘popular’ Alfonso Fernández Mañueco, por su “indolencia” ante el “drama” que padece (a su entender) la sanidad pública de la autonomía.

El Ejecutivo autonómico, acostumbrado a los exabruptos del podemita, utilizó la ironía para desmontar las acusaciones en su contra.

Mañueco se refirió a Pablo Fernández como el «pitufo gruñón» de Podemos en Castilla y León, a quien además acusó de vivir en su “mundo imaginario”. «Ni mudito ni feliz, sino el pitufo gruñón”, se burló el ‘popular’.

 

A pesar de que reconoció que la sanidad de Castilla y León es mejorable, el ‘popular’ no desaprovechó la oportunidad para destacar que se cumplió el Pacto por la Reconstrucción de la Comunidad y aumentó el gasto sanitario hasta los 900 millones de euros frente a los 500 comprometidos.

«En su mundo imaginario debe leer con detenimiento el informe de los directores de Servicios Sociales», recomendó el presidente de la Junta al “pitufo gruñón”. A lo que remató recordándole que Castilla y León es la segunda comunidad autónoma en el puesto por debajo en concertación, ante los reproches podemitas de primar a la sanidad privada.

Apuesta sanitaria

El presidente de la Junta aprovechó las críticas de Pablo Fernández para destacar algunos datos clave de la sanidad pública de la autonomía.

Por ejemplo, indicó que Castilla y León cuenta con el doble de rastreadores recomendados por las autoridades, si bien ha admitido un 80 por ciento de pérdida de control de los casos como ocurre también en Alemania.

Además, cifró en un 60% el incremento de las camas UCI y en 3.500 los profesionales sanitarios a mayores respecto al inicio de la pandemia. A lo que agregó que se están haciendo 55.000 test semanales y que se dispone de una reserva estrategia de equipos de protección individualizada «para varios meses».

«Este Gobierno está profundamente comprometido con la sanidad pública, universal y gratuita y orgulloso de todos los profesionales que están dando sus vidas por lo mejor de esta tierra», sentenció el presidente de la Junta.

Enloquecido “pitufo gruñón”

A principios de octubre, Pablo Fernández ‘enloqueció’ durante el Pleno de las Cortes de Castilla y León.

Durante el tenso debate del 7 de octubre, que fue interrumpido en varias ocasiones por el presidente del Parlamento autonómico Luis Fuentes, el podemita Pablo Fernández ‘perdió los papeles’ y terminó lanzando un «¡Váyanse a la mierda!» al PP y Ciudadanos.

El portavoz del PSOE, Luis Tudanca, y al procurador de VOX, Jesús María García-Conde del Castillo, exigieron que se retiraran algunas alusiones que consideraron ofensivas, algo que no fue recogido por Fuentes.

Sin embargo, el presidente del Parlamento autonómico sí optó por retirar del Diario de Sesiones el exabrupto del podemita que, según él, parafraseó al etnógrafo y cantautor aragonés José Antonio Labordeta.

Junta de Castilla y León, el ‘popular’ Alfonso Fernández Mañueco, por su “indolencia” ante el “drama” que padece (a su entender) la sanidad pública de la autonomía. El Ejecutivo autonómico, […]">

Fernández, tras decir el disparate que «los comunistas dejaron su sangre para traer la democracia», tildó la iniciativa del PP y Ciudadanos de ser un «vomitivo ejercicio de cinismo sin parangón».

«Quieren defender la Constitución, ustedes que la mancillan constantemente, ustedes que han parasitado hasta la nausea en las instituciones, ustedes que han sido calificados como organización criminal en Valencia, ustedes que bloquean la renovación del Consejo General del Poder Judicial cuando es un mandato constitucional, ustedes que han contratado a una persona que cuando era senador se jactaba de controlar a la sala segunda del Supremo –sobre Ignacio Cosidó», vomitó.

Sus palabras, que terminaron con el vergonzoso «¡Váyanse a la mierda!», generaron controversia en la Cámara y el presidente decidió de forma unilateral retirar del Diario de Sesiones la frase con la que concluyó el discurso de Fernández.

Etiquetas
----