Portada » Ve la luz el documento de Garzón que aterra: así es el impuestazo que se avecina
Actualidad

Ve la luz el documento de Garzón que aterra: así es el impuestazo que se avecina

J.R.V

Unidas Podemos ya maneja un plan de Izquierda Unida que camufla en un “impuesto a las grandes fortunas” un asalto a los ahorros de todos los españoles.

La crisis del coronavirus para Alberto Garzón, miembro del Gobierno: “Pone de manifiesto la caducidad del modelo de país construido en España en las últimas cuatro décadas”.

Para aquellos españoles que creyeran que el “escudo social” de Podemos iba a salir gratis llega la hora del desengaño. La caótica gestión sanitaria del coronavirus vaticina -como ha confirmado este jueves el dato del PIB- una catástrofe económica sin precedentes.

Lo peor, que Pedro Sánchez no parece tener claro un plan de reacción, fiándolo todo a los parches necesarios y urgentes del estado de alarma y la luz verde -más que improbable- de Europa a los coronabonos.

Pero quien si tiene un plan desde hace tiempo es Unidas Podemos. Que pasa por un rejonazo fiscal sin precedentes. Una hoja de ruta que se perfila en un documento aprobado por la Izquierda Unida de Alberto Garzón y que va en la línea del plan B que lleva insinuando semanas el propio Pablo Iglesias. Hacer caja a cualquier precio.

El documento de IU contempla la creación de nuevas figuras tributarias, como un impuesto de solidaridad temporal a las grandes rentas o grandes patrimonios, o “romper el marco legal que apuntala las políticas de austeridad”.

El papel de Garzón ha sido bautizado como Horizonte país (Véalo aquí), tiene fecha del pasado 18 de abril, e Izquierda Unida tiene previsto trasladarlo a Podemos, como aportación al debate sobre este asunto.

El objetivo final, según explican, es elaborar y defender, también dentro del Gobierno de coalición, una propuesta alternativa que vaya “más allá de un Plan Marshall pergeñado por las élites” que, según IU, “únicamente pretenderán poner solo un paréntesis temporal al neoliberalismo”.

Este plan defiende, por ejemplo, la necesidad de reformar las reglas de mercado o “democratizar el metabolismo económico”, para que no se base “en la acumulación de plusvalía monetaria”, y garantice la equidad social, entre otras cosas.

También apostarán por la potenciación de lo común y los Servicios públicos, la elaboración de un plan de reindustrialización, el diseño de un nuevo modelo energético, o el replanteamiento del marco de relaciones laborales. Todo con la amenaza de nacionalizaciones generalizadas.

Asimismo, los de Garzón apuestan por una reforma fiscal que modifique la tributación ya existente, y mencionan el Impuesto sobre el patrimonio, el Impuesto de sucesiones y donaciones, el Impuesto a los depósitos, el IRPF, el Impuesto sobre Sociedades y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles.

Esta reforma también debe conllevar, a su juicio, la creación de nuevas figuras tributarias, como un Impuesto a las Transacciones Financieras, un Impuesto de solidaridad temporal a las grandes rentas o grandes patrimonios para ayudar a sufragar el coste de las medidas contra el coronavirus y una nueva Fiscalidad ecológica.

Según expone Izquierda Unida en su documento, todas estas medidas son necesarias porque la crisis del coronavirus va a acelerar el “proceso de reestructuración del capitalismo a escala global” y “pone de manifiesto la caducidad del modelo de país construido en España en las últimas cuatro décadas”. En definitiva, todo un ejemplo del a río revuelto...

----