Portada » 10 recetas de cremas de colores: a cada nutriente, un color
Bienestar

10 recetas de cremas de colores: a cada nutriente, un color

M. González

Con lombarda, zanahoria, brócoli o espárragos; en cuanto a cremas de colores, no hay nada escrito. Estas son las más saludables y las que darán vida a tu mesa y sabor a tu paladar

Si hay un utensilio que no puede faltar en ninguna cocina ese es sin duda el pasapuré. ¡Cuánto tiempo nos ahorra y qué fácil es su uso! La simpleza de su mecanismo hace que pueda usarlo cualquier persona, sepamos o no cocinar, y nos ayuda especialmente en esa época en la que elaboramos numerosos purés que van destinados principalmente a niños y a los más mayores.

Pero aunque a primera vista no resulte atractiva la idea de comer una crema de verduras o un puré, hoy en día este concepto ha cambiado mucho de aquellos platos tradicionales de cuchara, y de tomar las lentejas como puré hemos pasado a la coliflorbrócolizanahoria o incluso lombarda: platos cuyo color hacen llamativo cualquier menú y los cuales acompañamos con fruta o frutos secos.

Acompañamiento para las cremas

Lo ideal, tal como cuenta Marta Moreno, del equipo de Núkula, es acompañar estos platos con otras texturas; es decir, si estamos tomando una crema de verduras en la que no masticamos, lo mejor sería añadir frutos secos, huevo, pan tostado… «El hecho de notar diferentes texturas cuando comemos hace que sintamos la saciedad y que disfrutemos de la comida más aún si cabe», dice.

Si tienes en mente hacer cremas de verduras en los próximos días, la dietista-nutricionista comenta que añadir huevo escaldado o huevo cocido, picatostes de pan tostado, fruta troceada o zanahoria troceada, entre otros, nos aportará una textura diferente que quedará genial en el plato.

Estas son algunas de las cremas de verduras que deberías probar:

Crema de remolacha, hinojo y manzana

1 bulbo de remolacha

– 1 manzana (reservaremos unos trocitos para decorar)

– 1/2 hinojo

– 1/2 puerro

– 1/2 cebolla dulce

– 100 gramos de queso fresco batido

– 500 ml de caldo de verduras casero

– AOVE

– Piñones

– Escamas de sal con hibiscus y salvia

Lavamos, pelamos y cortamos a dados todos los vegetales.

Cocinamos en el mismo cazo la cebolla y el puerro, y a continuación la remolacha, la manzana y el hinojo. Eso hará que se doren un poco y su sabor se intensifique.

Añadimos el caldo vegetal y lo dejamos hervir aproximadamente 15 minutos.

Lo retiramos del fuego y lo trituramos todo junto con el queso fresco batido. Para una alternativa vegana podríamos usar yogur vegetal.

Servimos con queso fresco, manzana, unos piñones y el toque especial: escamas de sal. Yo he usado unas que están mezcladas con hibiscus y salvia por el color y sabor que le dan al plato, pero podéis usar escamas de sal y algunas especias al gusto.

Crema de espárragos con toque oriental

2 manojos de espárragos

– 2 chalotas

– 2 dientes de ajo

– 1 patata roja

– Sal y pimienta negra al gusto

– Ramitas de tomillo fresco al gusto

– 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

– 2 tazas de caldo de pollo o caldo vegetal

– 1 taza de agua

– 1 taza de leche de coco

– 1 cucharadita de zumo de limón

– 1 cucharadita de jengibre fresco rallado

Lavar, secar y cortar los tallos de los espárragos. En una cazuela colocar el aceite de oliva dorar la chalota y el ajo picaditos y el jengibre rallado, hasta que empiecen a ablandarse, incorporar los espárragos que habremos cortado en trozos no muy pequeños. Rehogar durante un par de minutos más.

Incorporar la patata pelada y en cubos, y el caldo y agua bien calientes. Cocer durante 10-12 minutos. Triturar hasta conseguir una crema fina, devolver la mezcla a la cazuela, añadir la leche de coco, salpimentar y calentar durante 2 minutos más. Añadir el zumo de limón y remover.

Servir decorando con un hilo de leche de coco, aceite de oliva, cilantro molido y anacardos triturados. También podemos incorporar aromáticas a gusto como perejil, tomillo limonero o cilantro. Para ver la receta completa de Catalina Prieto pincha aquí.

Crema de lombarda

Media col lombarda grande

– 1 puerro

– 1 cebolla

– 1 manzana pelada

– 2 cucharadas de AOVE

– Agua

Por encima: Aceite de oliva virgen extra y unas semillas de calabaza y girasol.

Se trocean la col, la manzana (pelada), el puerro y la cebolla. Se echan las 2 cucharadas de AOVE en la olla y se sofríen el puerro y la cebolla.

Cuando estén un poco hechos, se añaden la col y la manzana y se sofríen también un par de minutos.

Se añade agua hasta cubrir.

Se deja hasta que hierva, y una vez que lo haga, se baja el fuego y se cocina una media hora (hasta que la col esté bien cocinada).

Se añade sal al gusto y se bate bien hasta que tenga esa textura cremosa.

Crema de garbanzos y patata

200 gramos de garbanzos cocidos

– 175 gramos de patata

– 1/2 cucharada de crema de cacahuete

– 1 ajo

– 1 chorrito de limón

– 1 pizca de curry

– 1 pizca de pimentón picante

– Sal y pimienta

Cocinamos la patata en el microondas junto al ajo un chorrito de AOVE, sal y pimienta durante seis minutos aproximadamente.

En un vaso batidor batimos la patata, el ajo, 150 gramos de garbanzos, la crema de cacahuete, el chorrito de limón, la sal y pimienta.

Utilizamos los 50 gramos restantes de garbanzos y los salteamos en una sartén especiados con curry y sal.

Emplatamos y espolvoreamos el pimentón por encima de nuestra crema.

Crema de brócoli y patata

brócoli entero

– 3 patatas medianas

– 2 cucharaditas de jengibre rallado

– Nuez moscada

– Sal

– Ajo en polvo

– Cebolla en polvo

– 1 lata de leche de coco

– Chips de coco

– Albahaca

En una olla o robot de cocina metemos todos los ingredientes menos los chips de coco y la albahaca.

Hervimos durante 40 minutos hasta que esté todo muy blando.

Trituramos muy bien hasta crear una crema fina. A la hora de servir ponemos los chips de coco y la albahaca.

Crema de zanahoria y jengibre

500 gramos de zanahorias en rodajas gruesas

– 1 patata mediana en trozos

– 1 cebolla troceada

– 4 ajos en trozos

– 1 cm de jengibre fresco en trozos

– 1.5 litro de agua

– 2-4 cucharadas de crema de cacahuete

– 1/2 cucharadita de sal

– Garbanzos asados con especias

En una cazuela con un poco de aceite saltea el ajo, el jengibre fresco, la cebolla y la zanahoria durante 5 minutos.

Añade la patata troceada y cubre con el agua. Lleva a ebullición y una vez que rompa a hervir baja el fuego a medio. Cocina durante 20-30 minutos hasta que las zanahorias estén blandas.

Reserva un vaso de caldo para ajustar la consistencia de la crema. Añade la crema de cacahuete (opcional) y tritura con una batidora. Añade más caldo para ajustar la consistencia a tu gusto.

Sirve con unos garbanzos especiados, cacahuetes o trozos de pan por encima.

Crema de nabo, calabacín y almendras

3 nabos

– 1 puerro grande

– 2 calabacines

– 2 cucharadas de harina de almendras

– 2 cucharadas de levadura nutricional o parmesano si no eres vegano

– Una pizca de sal y pimienta al gusto

– AOVE

– Y de topping: semillas de cáñamo molidas, unas pipas de calabaza y cilantro picadito.

Lava y trocea las verduras a trozos regulares. Los calabacines no los peles, así aprovecharás la fibra y los nutrientes de su piel.

En una cazuela añade y calienta un poco de aceite y rehoga el puerro hasta que coja color (sin quemarse).

A continuación echamos el nabo y el calabacín, rehogamos unos 4-5 minutos más.

Cubrimos de agua las verduras y dejamos hacer chup chup hasta que estén tiernas, unos 25-30 min aproximadamente.

Pasamos al vaso de la batidora, añadimos la levadura nutricional, la harina de almendras, salpimentamos y trituramos con alegría hasta obtener una crema fina y sin grumos.

Crema de guisantes

3 tazas (400 gramos aproximadamente) de guisantes congelados

– 1 cebolleta

– 2 tazas de agua o caldo de verduras (podéis añadir más o menos cantidad, en función de si queréis la crema más espesa o menos)

– 12-15 hojas de menta fresca

– 1 chorrito de zumo de limón

– Aceite de oliva

– Sal y pimienta

– Yogur vegetal

– Cebollino fresco

Calentar un chorrito de aceite en una cacerola y saltear la cebolleta bien picada durante 5 minutos.

Añadir los guisantes y cocinar todo varios minutos, salpimentar al gusto.

Echar el agua o el caldo de verduras, llevar a ebullición y cocinar a fuego medio hasta que los guisantes estén bien tiernos.

Dejar templar y verter todo en una batidora o procesador de alimentos, junto con el zumo de limón y las hojas de menta, y triturar hasta obtener una textura fina y cremosa (podéis reservar algunos guisantes para ponerlos como topping).

Rectificar de sal, dejar enfriar y llevar a la nevera varias horas.

Servir frío, decorado con los toppings que más os gusten.

Crema de boniato asado con curry

boniato asado grande

– Leche o agua

– Curry

– Piñones

– Queso de cabra

– AOVE

Lo primero que hacemos es asar el boniato, yo ya lo tenía asado porque me gusta prepararme verduras asadas para diferentes recetas. Sino lo ponemos en una fuente de horno, y cocinamos a 200C unos 30min o hasta que veamos que esté blando.

Lo pelamos y lo trituramos con 1/2 vaso de agua y 1/2 de leche, podéis poner todo leche o todo agua, o cambiarla por leche de coco. Añadir más líquido hasta conseguir la textura que nos guste.

Lo ponemos en un cazo para calentar la crema, añadimos un poco de sal, y curry a nuestro gusto. Removemos y dejamos que se caliente bien.

Mientras tostamos unos piñones y picamos un trozo de queso de cabra.

Servir a crema en un plato, añadir los toppings por encima, los piñones, el queso, un chorrito de aceite de oliva y una pizca de curry. También podéis añadir unas escamas de sal que le aportarán un toque delicioso.

Crema de coliflor y zanahoria

1 coliflor en ramilletes

– 3 zanahorias (o calabaza)

– 1 cucharadita de comino en grano (1/2 cucharadita en polvo)

– 1 cebolla cortada en juliana

– Aceite de oliva virgen extra

– Sal y pimienta molida al gusto

– Setas (rebozuelos)

– Espárragos verdes

Pon las zanahorias peladas y cortadas en trozos grandes en una bandeja junto con el comino en grano o polvo. Chorrito de aceite y asa a 180ºC durante 20-30 minutos.

En una cazuela rehoga la cebolla con un chorro de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal durante 5 minutos a fuego suave.

Añade los ramilletes de coliflor y echa el agua justa para cubrirla. Deja hervir tapado a fuego medio 10-12 minutos hasta que la coliflor esté tierna.

Retira del fuego, añade la zanahoria asada (con algunos granos de comino) y tritura todo esto ahí mismo o con una batidora de vaso. No olvides añadir un buen chorro de AOVE y salpimentar al gusto.

Para acompañar la crema saltea unos espárragos verdes cortados en tiras con un pela patatas y unas setas, en mi caso rebozuelos. Salpimienta y en 4 minutos está hecho.

Sirve la crema bien caliente y decora cada bol con AOVE, setas y tiras de espárrago.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class