Portada » Comer alimentos de temporada ayuda a fortalecer el sistema inmunitario
Bienestar

Comer alimentos de temporada ayuda a fortalecer el sistema inmunitario

frutas-temporada-kkcC--620x349@abc

Niklas GustafsonABC

Mantener nuestras defensas fuertes y alerta es la mejor ayuda que podemos regalarnos. Veamos cuáles son nuestros aliados en esta época si respetamos el calendario natural de los alimentos

Sin llegar al nivel del oso o de los reptiles, muchos creen que el invierno también nos hace a los humanos «hibernar» en cierta medida y que nuestras funciones se ralentizan con el frío. Sin embargo, el frío está más que probado como terapia (hablamos de baños fríos o de nieve): mejora la circulación de la sangre, reduce inflamaciones, refuerza el sistema nervioso, ¡y mejora el sueño y la testosterona!

Sea como sea, está claro que las demandas alimenticias de nuestro cuerpo, en invierno, son distintas. Si bien en España la diferencia térmica no es tan grande (y la que hay la paliamos con climatización constante) como para justificar un cambio metabólico y por tanto modificar la cantidad de calorías y energía que necesitamos, sí que es cierto que en invierno nos apetece, ¡por una buena razón!, calor (platos de cuchara, guisos, sopas…); mientras que en verano, por la mayor demanda de agua de nuestro cuerpo, optamos de manera natural por ensaladas o platos con más vegetales y, por tanto, mayor aporte de líquido.

Al igual que varía la necesidad de líquidos y la de calorías en invierno frente al verano, también varía nuestra necesidad de protección frente a diferentes agentes externos como los virus que a los que nos enfrentamos en una época y otra. Por ejemplo, en los meses fríos es mayor la presencia de virus como el de la gripe o de bacterias como las que provocan los resfriados. Así, dejando aparte el Covid, tendemos en invierno a sufrir este tipo de malestares y enfermedades, más o menos leves, que cursan con tos, mucosidad excesiva, dolores de cabeza, molestias musculares… Mantener nuestras defensas fuertes y alerta es la mejor ayuda que podemos regalarnos frente a todos ellos, así que veamos cuáles pueden ser nuestros aliados en esta época, siempre respetando el calendario natural de los alimentos.

En febrero encontramos sobre todo frutas ‘ácidas’ como la naranja, cargada de vitamina C, y verduras de la familia de las crucíferas o coles, cargadas de vitamina C, E y K que fortalecen el sistema inmunológico y nos dan un buen chute de energía y vitalidad para estos meses fríos. Veamos algunos ejemplos más:

Todo al verde

Acelga, espinaca, col, endivia… Las encontrarás en tu frutería en febrero y marzo en todo su esplendor. Contienen vitaminas: A, B, C, E, K, ácido fólico…, todas ellas con efectos positivos en el sistema inmunológico (además del digestivo y el cardiovascular). Puedes consumirlas tanto solas, salteadas o en puré, como incorporarlas a cualquier guiso de carne o de pescado para completar así el aporte de proteínas.

Con vitamina C

Tanto las mandarinas, como las fresas, como el propio limón y también el kiwi, la naranja y el pomelo nos dan un buen chute de ácido ascórbico que, aunque es más famoso por mantener a raya los resfriados, es sobre todo fundamental para reparar tejidos (y prevenir esos calambres de los que hablábamos arriba). Siempre es mejor consumir la fruta entera o a bocados, pero también puedes añadirla a tus smoothies o a tus recetas ¡son un colorido, y sanísimo, aporte en tus ensaladas!

El jengibre, todo el año

Aunque no podemos decir estrictamente que se encuentre en temporada, pues se conserva seco, su cosecha se realiza en invierno, así que en esta época es cuando más fresco podremos encontrarlo. Se utiliza como condimento y es especialmente versátil, ya que combina tanto con platos dulces (galletas) como salados (en guisos de carne, gambas, verdura, etc. aporta un toque picante muy característico). Tiene importantes propiedades para fortalecer el sistema inmunológico y nos ayuda a eliminar toxinas y a combatir problemas respiratorios. Además, es un buen aliado, en infusión, para entrar en calor en los momentos más fríos.

Ajo y cebolla, los clásicos

Ambos de temporada casi todo el año, son grandes aliados de nuestras defensas, gracias a sus componentes antivirales y antibacterianos, y por eso no queríamos olvidarlos aquí. Crudos, en infusión, en sopa y como parte esencial de casi cualquier plato de la cocina mediterránea.

El cacao, bien elegido

Es el alimento con mayor capacidad antioxidante que existe y además una de las mejores fuentes de magnesio, que regula la función de los músculos y el sistema nervioso. Tal vez no sabías que también se recomienda para calmar la tos persistente (nunca un remedio fue tan delicioso). Elígelo puro, sin azúcares añadidos ni edulcorantes, para disfrutar de todos sus beneficios sin los inconvenientes para la salud de los productos ultraprocesados.

Tulsi, un descubrimiento

Esta curiosa y quizá poco conocida hierba es conocida como la Albahaca Sagrada de India. He querido incluir el tulsi en este pequeño listado para dar a conocer sus propiedades para combatir resfriados y gripes, aliviar la congestión y bajar la fiebre. Algunos estudios la clasifican como planta adaptógena, lo que significa que ayuda al cuerpo a lidiar con lo externo (cambio de tiempo o estrés, por ejemplo). Se toma como infusión, fría o caliente.

Y no olvidemos que también la carne y el pescado tienen temporadas. Así, ahora encontraremos en su mejor momento el besugo, la lubina, el mejillón o la trucha; así como el conejo, el pavo o el venado. Completa una dieta equilibrada y, si tienes dudas, pregunta a tu frutero, pescadero o carnicero de confianza, sabrán aconsejarte qué alimentos comprar en cada época.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class