Portada » Lechuga: beneficios para la salud y falsos mitos
Bienestar

Lechuga: beneficios para la salud y falsos mitos

Lechuga

Humilde, fresca y crujiente, podemos consumirla durante todo el año y cada día encontramos más variedades con hojas más o menos carnosas y sabores con sutiles diferencias, si bien es cierto que han perdido el amargor que antaño solían tener sus tallos. Se trata de una planta herbácea que se cultiva en las zonas templadas del planeta y su cultivo en invernaderos es habitual por lo que puede consumirse durante todo el año.

Como la mayoría de las verduras de hoja verde, las lechugas son de escasa duración por lo que es imprescindible saber elegirla y conservarla. Hay que elegir los ejemplares más enteros, de color uniforme y vivo con las hojas tiernas pero no marchitas, sin agujeros o zonas descoloridas.

Una vez en casa, lo ideal es conservarla en el frigorífico pero alejadas de las frutas u hortalizas que producen etanol como la manzana, las uvas o los plátanos ya que favorecerán que se estropee con más rapidez. Además, se recomienda lavarla justo antes de su consumo y aliñarla también en el último momento para evitar la flacidez.

Lo habitual es consumirla en crudo como base de ensaladas, sin embargo, existen variedades más robustas, especialmente de origen chino, que se saltean y, siguiendo esa estela, cada vez se encuentran más recetas en las que la lechuga se toma cocinada.

Mitos

En torno a la lechuga existen diferentes mitos como el que afirma que engorda especialmente si se consume de noche. Lo cierto es que al ser muy rica en fibra puede producir flatulencias y hacer que algunas personas se sientan más hinchadas. Para resolverlo se recomienda no consumirla en grandes cantidades y cortarla en juliana, es decir en porciones pequeñas así como masticarla lentamente.

Otro de los mitos es que retiene líquido, sin embargo, muy al contrario de este mito, la lechuga contiene gran cantidad de agua que unida al potasio aumenta la diuresis, es decir, favorece la eliminación de agua.

Aporte nutricional

Como se explica en los mitos, es rica en agua con lo que favorece la eliminación de líquidos gracias a su combinación con el potasio

La lechuga contiene proteína completa porque tiene todos los 8 aminoácidos esenciales.

Calcio omega 3. Contiene vitaminas y es rica en minerales y Omega 3.

Rica en vitamina C y vitamina A, que juegan un papel clave en el equilibrio y mantenimiento de muchos sistemas en el cuerpo.

Hierro. Una cabeza de lechuga romana contiene 6 mg de hierro, lo que supone una importante fuente de hierro en la dieta de los vegetarianos y veganos.

Como sucede con la mayoría de los vegetales de hoja verde, la lechuga es rica en beta-caroteno, vitaminas del grupo B y K.

Rica en minerales. La hoja verde de la lechuga es muy rica en minerales como cobre, magnesio, fósforo, potasio, selenio y zinc.

Beneficios

  • Pérdida de peso: Uno de los beneficios más conocidos de la lechuga es que favorece la pérdida de peso por su bajo aporte calórico y su capacidad de saciedad.
  • Osteoporosis: Su contenido en vitamina K ayuda al crecimiento de la masa ósea. Esta vitamina está también relacionada con el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.
  • Diabetes: Favorece la regulación de niveles de azúcar en sangre.
  • Cuida de los riñones: Sus bajos niveles de ácido oxálico la hace ideal para las personas con problemas renales.
  • Colesterol: Sus antioxidantes favorecen la disminución del colesterol y retarda el envejecimiento de los tejidos.
  • Estreñimiento: La cantidad de agua y de fibra mejora el tránsito intestinal.
  • Anemia: Es una buena fuente de hierro por lo que resulta ideal su consumo en casos de anemia y de fatiga.
----