Portada » Por qué se cerró el agujero de ozono más grande del Polo Norte
Ciencia

Por qué se cerró el agujero de ozono más grande del Polo Norte

Las bajas temperaturas del vórtice polar fueron las responsables de la aparición de ese raro agujero de ozono de tanto tamaño, pero la llegada del calor a la región parece haber solucionado el problema

El agujero jamás registrado que apareció en la capa de ozono sobre el Océano Ártico, y que había descolocado a la comunidad científica a finales de marzo, se cerró en los últimos días.

Fue a principios de abril cuando la Agencia Espacial Europea (ESA) confirmó su existencia gracias a los datos del satélite Sentinel-5P de Copernicus.

Se trataba de un agujero sin precedentes por su gran tamaño, que consta de un millón de kilómetros cuadrados.

Esta área es tres veces más grande que Groenlandia, llega al Nordeste de Canadá y puede exponer con altos niveles de radiación ultravioleta a las personas que viven en esas latitudes, sobre todo si el agujero continúa creciendo como hasta ahora.

Afortunadamente, parece que no va a ocurrir, pues el agujero comenzó a desaparecer tan rápido e impresionante como se formó.

Según los científicos, la principal teoría que da razón de esta formación, es que este gran agujero pasa por unas condiciones atmosféricas poco habituales: unas temperaturas inusualmente gélidas en la estratosfera han hecho que se desplomen los niveles y se abra este agujero en la capa de ozono.

Este año el vórtice polar ha sido extremadamente potente y las temperaturas en su interior han sido muy frías, lo que ha generado nubes estratosféricas que han destruido la capa de ozono.

En los últimos días, el vórtice polar se ha roto y se ha debilitado.

El científico Copérnico Antje Inness a Euronews, predice que se formará de nuevo, pero sin afectar tanto a la capa de ozono. «Es muy inusual que se produzca un agotamiento tan fuerte del ozono en el hemisferio norte, pero el vórtice polar de este año fue excepcionalmente fuerte y persistente, y las temperaturas eran lo suficientemente bajas como para no permitir la formación de nubes estratosféricas durante varios meses».

¿Por qué se produce el Agujero o disminución de las concentraciones de Ozono?

En el invierno antártico las temperaturas bajan de manera extrema; se forman nubes altas sobre el Polo Sur; y a finales de esa estación del año entran en función contaminantes industriales elevados hasta la alta atmósfera, como cloruros y bromuros.

Gracias a los primeros rayos del Sol, después de la larga noche polar, se desencadenan reacciones químicas que destruyen el Ozono circundante.

Pero el Ártico, o área circundante al polo Norte, tiene temperaturas más variables y no tan bajas, por lo que habitualmente no se forma el agujero en la capa de Ozono.

Pero, durante este año, se produjeron vientos muy fuertes a esas alturas, que atraparon el aire frío y lo mantuvieron sobre el Ártico, formando un extenso ‘Vórtice Polar’, o ciclón invernal en altura.

Esta situación llevó a que las temperaturas fueran insólitamente bajas a comienzos de marzo, produciendo nubes a mucha más altura que lo usual, y esto, junto a los compuestos contaminantes y la acción energética de los primeros rayos del Sol primaveral, desintegró el Ozono, por mecanismos similares a los producen el ‘agujero’ en la Antártida.

Etiquetas
----