Portada » Así se logra un afeitado perfecto sin irritaciones
Cuidado personal

Así se logra un afeitado perfecto sin irritaciones

La técnica y el instrumental son fundamentales para un buen afeitado - © Unsplash

Araceli Nicolás

Ardor, picor, enrojecimiento… ¿Te suenan? Si después de pasarte la maquinilla de afeitar sufres alguno de estos síntomas, quizás estés haciendo algo mal

Con cuchilla o con máquina eléctrica, el afeitado araña la piel, lo que supone una agresión cutánea. Todas las pieles sufren, pero si, además, tienes acné u otros problemas, como la dermatitis o la rosácea, los daños pueden agravarse. También es más habitual que las pieles jóvenes sufran más irritaciones. Así que para evitar que el afeitado sea una auténtica tortura es importante tener en cuenta diversas cuestiones como las herramientas que utilizas, la preparación de la piel y los cuidados posteriores. Con estos consejos conseguirás un afeitado sin irritaciones.

Cuchillas de afeitar y demás utensilios: limpios y afilados

El primer paso para un afeitado sin irritaciones es elegir las herramientas más adecuadas para tu piel y que te resulten más sencillas de utilizar. Ya sea mediante rasurado o con máquinas eléctricas, lo más importante es que las cuchillas estén limpias y, sobre todo, afiladas. Después del afeitado debes limpiar y secar las herramientas correctamente. Cambia las cuchillas cada cierto tiempo, cuando empieces a notar que te cuesta conseguir el afeitado que deseas. Y no reutilices las cuchillas desechables porque pueden ser el origen de las irritaciones y enrojecimientos de tu piel.

Con los poros abiertos lograrás unr resultado perfecto – © Instagram: @marianodivaio

Prepara la piel antes

Para evitar las irritaciones es aconsejable preparar previamente la piel. César Parra, de la barbería Homine de Madrid, recomienda realizar el afeitado “por la mañana, porque la piel está más descansada, por la noche, la piel está más estresada y tirante. Además, es importante realizar el afeitado con la piel húmeda, por eso lo ideal es afeitarse después de la ducha. Con el calor, el poro está más abierto y se irrita menos. En las pieles muy irritadas es aconsejable usar un pre shave, ya sea en bálsamo o en crema”.

Espumas y cremas de afeitado ayudan a que las cuchillas se deslicen más fácilmente evitando las posteriores irritaciones. Algunos de estos productos están formulados de forma específica para pieles sensibles como la espuma de afeitar Shave Foam hipoalergénica de Redken que minimiza las rojeces.

Espumas y cuchillas, todo importa – © Unsplash

Afeitado: siempre a favor del pelo

Entre los errores más frecuentes que se cometen durante el afeitado, César Parra cita varios: “afeitarse con prisas, sin los productos adecuados, no acudir cada cierto tiempo a la barbería y tratar de hacerlo a contrapelo”. El experto de la barbería Homine de Madrid nos explica que “para evitar las irritaciones siempre hay que afeitarse a favor del pelo, en todas las pieles, pero más en las sensibles”. Guiar la maquinilla en la dirección del crecimiento del vello evitará que la piel se tense. Además, es aconsejable utilizar las dos manos para afeitarse: una mueve la maquinilla y la otra estira la piel.

De izda. a dcha.: Brocha de afeitar amarilla Barbiere de Acqua di Parma (250€). Maquinilla de afeitar multiuso Shave & Style de Wilkinson (19,90€). – © D.R.

La hidratación es clave

El afeitado supone una grave agresión para la piel. Según el doctor José Luis Martínez-Amo Gámez, dermatólogo miembro de la Fundación Piel Sana de la AEDV, con el afeitado “en muchas ocasiones se elimina la capa superior de células de la piel, dejando expuesta la piel inmadura que tiene una especial sensibilidad a las influencias externas. Hasta el 40% de los hombres tienen problemas de piel relacionados con el afeitado. Los más jóvenes y de piel más clara son especialmente propensos. Por ello, resulta imprescindible una buena hidratación previa, para que la piel se encuentre mejor preparada para recibir esta agresión. Y posteriormente, conviene hidratar con una crema calmante y relipidante”.

De izda. a dcha.: Gel de Afeitar Go Organic de Laboratorios + Farma Dorsch (48€). Crema de afeitar Poción Secreta de BullFrog (19,95€), en Douglas. Ares Aceite para afeitado de Izba Nature (29€). – © D.R.

Por eso es importante que después del afeitado utilices algún producto para calmar la piel. Si eliges un after shave, asegúrate de que no contiene alcohol porque en caso de irritación, esta empeorará. Después de calmar la piel con un tónico o bálsamo, deberás hidratarla con una crema o loción hidratante para tu tipo de piel.

Si tu piel es sensible, no te afeites a diario

Aunque te guste ir todos los días impecable y perfectamente afeitado, si tu piel es sensible es aconsejable dejarla descansar, y, por ejemplo, afeitarse en días alternos. Si has sufrido alguna irritación importante, no conviene que afeites esta zona hasta que no esté curada. Por otra parte, César Parra, de la barbería Homine de Madrid, explica que “hay que evitar las exfoliaciones, que también pueden provocar irritaciones cutáneas.

De izda. a dcha.: Espuma de afeitar para pieles sensibles Shave Foam de Redken Brews (18€). Afeitadora eléctrica S9000 Prestige de Philips (350,99€). After Shave Cooling Lotion de Acumen hidratante y calmante (23€). – © D.R.

Como mucho se recomienda realizar una vez a la semana, mejor en la ducha, con el poro ya abierto, para reducir la posibilidad de irritación”. Finalmente, recuerda que después del afeitado, debes secar la cara a toques y nunca frotarla con la toalla, porque este gesto también podría irritar tu piel.

Etiquetas
----