Portada » Cuatro sencillas tendencias en cosmética que deberías incorporar a tu rutina hoy mismo
Cuidado personal

Cuatro sencillas tendencias en cosmética que deberías incorporar a tu rutina hoy mismo

Araceli Nicolás

Nuevos activos y productos de belleza que merece la pena probar para dar un paso más en el cuidado de tu piel

Parecer más jóvenes de lo que nuestro carnet de identidad dice es una idea que nos seduce a todos, sobre todo, conforme pasan los años. Y aunque según los dermatólogos los pasos fundamentales para el cuidado de la piel son tres (limpieza, hidratación y protección solar), la industria cosmética no para de innovar y poner a nuestra disposición nuevos productos y activos.

Si ya has interiorizado la rutina básica y te apetece ir un paso más allá, te animamos a probar estas cuatro tendencias que triunfan en cosmética y que, además, pueden ayudarte a conservar tu piel joven más tiempo.

1. Antioxidantes

Los antioxidantes son importantes para nuestro organismo, pero también para la piel, porque ayudan a bloquear los radicales libres, moléculas que propician su oxidación y, por lo tanto, su envejecimiento prematuro. Uno de los antioxidantes más potentes es la vitamina C, un activo que, para muchos expertos es imprescindible para el cuidado de la piel.

El sol es el mayor responsable del enevejecimiento prematuro – ©Instagram: @richelimurari

“La vitamina C es un activo cosmético excelente para usar todo el año, también en verano. Su alta capacidad antioxidante inactiva los radicales libres producidos por el sol (también los producidos por la contaminación, el tabaco o el estrés), y que son responsables de los signos del fotoenvejecimiento. Además, es estimulador de la síntesis de colágeno y protector de las estructuras de colágeno y elastina de la piel, encargadas de la firmeza. Por lo tanto, es ideal para prevenir la aparición de arrugas y líneas de expresión. Además, la vitamina C es inhibidora de la enzima tirosinasa, que participa en el proceso de pigmentación de la piel, por lo que también previene las manchas por la acción del sol”, señala la farmacéutica Genoveva Lucena Bello, titular de Farmacia La Espartería, de Córdoba.

La mejor manera de incorporar los antioxidantes a tu rutina es en formato sérum, que puedes aplicar por la mañana, sobre la piel limpia, antes de la crema hidratante. Los antioxidantes, además, iluminan la piel, reduciendo el aspecto de cansancio.

2. Retinol

Todo el mundo habla de las maravillas del retinol para combatir las arrugas. Y así es, según los expertos también, como la doctora Elena Martínez Lorenzo, dermatóloga de la Clínica Pilar de Frutos: “El retinol es uno de los mejores tratamientos antienvejecimiento que existe, mejora el aspecto de la piel, tanto a nivel de arrugas, como de manchas”. El retinol y otros retinoides como el ácido retinoico, son derivados de la vitamina A y su función principal es la exfoliación. De esta manera consiguen eliminar la capa más superficial de la piel, y propiciar el crecimiento de una piel más joven. Además, el retinol estimula la formación de colágeno, fundamental para la juventud de la piel. El problema del retinol es que puede provocar irritaciones en pieles sensibles, si se utiliza a concentraciones elevadas, que, por otra parte, son las más efectivas.

La constancia, la clave – ©Instagram: @janis_danner

Por eso, si quieres iniciarte en el mundo de los retinoides, lo ideal es que te pongas en manos de un experto que te aconseje qué tipo usar para tu piel y en qué concentración. Normalmente se recomienda utilizar por la noche. Y siempre debe combinarse con protección solar alta por el día, porque la piel está mucho más sensible a los efectos negativos del sol.

3. Cosméticos que combaten los efectos de la luz azul

El confinamiento por el coronavirus ha provocado un aumento considerable de las horas que pasamos delante de las pantallas. Y esto tiene diversas consecuencias para nuestra salud. Además de la vista y de las cervicales, la piel también puede sufrir, por la luz azul que emiten smartphones, tablets y ordenadores.

Según el doctor Ángel Martín, director de Clínica Menorca, “hay trabajos de investigación que muestran la repercusión de la luz visible (especialmente la luz azul) sobre la piel. Puede hacer que la piel se seque, pues provoca una disminución en las acuaporinas, moléculas que ayudan a mantener su hidratación. Además, la luz visible produce envejecimiento, porque activa las metaloproteinasas que aceleran la destrucción del colágeno en la dermis. También hay evidencia clara de que la luz azul puede provocar estrés oxidativo en las células de la piel. Del mismo modo, la luz azul es capaz de inducir manchas en la piel”.

De izda. a dcha.: Clinique Fresh Pressed Clinical Vitamin C (82€). Sérum antiarrugas Intensive Retinol de Institut Esthederm (59€). Sérum Vital C de Segle Clinical, con vitamina C al 5% (49,90€). Protector UV Perfección y Luminosidad Orchidée Impériale de Guerlain (138€). – © D.R.

 

Si pasas muchas horas delante de las pantallas, y quieres evitar el envejecimiento digital, deberías añadir a tu rutina algún cosmético para combatir los efectos de la luz azul. Cada vez son más habituales.

4. Brumas faciales o Facial Mist

Otra de las tendencias en cosmética que te aconsejamos probar son las brumas faciales, que también se han popularizado con su nombre en inglés: facial mist. Principalmente, en verano es un producto muy práctico y cómodo, por su formato, que permite una fácil aplicación en cualquier momento. Vaporizar la piel te ayuda a calmarla, refrescarla, rehidratarla, protegerla…

De izda. a dcha.: Bruma facial Biotic Fresh de Babor (27,50€). Révive Defensif Environmental Antioxidant Booster (180€), de venta en Isolée. Sérum con retinol encapsulado High Potency Growth Factor Firming & Lifting de Perricone MD (135€). Bruma facial City Life Facial Mist de Oskia (60€). – © D.R.

Otra de sus ventajas es que son fórmulas muy ligeras que se absorben enseguida y que no hace falta extenderlas (algo importante en tiempos de pandemia). Puedes usarla como un preparador de la piel, antes de aplicar tu crema hidratante facial, como un tónico, después de la limpieza, o en cualquier momento del día si notas la piel seca o apagada. Son ideales para llevar a la playa o a la piscina, al gimnasio o tener en tu mesa de trabajo. Brumas hay muchas y su eficacia depende de los activos que incluya.

----