Portada » El pastor John Harper, el héroe del Titanic que predicó el Evangelio hasta el final
Cultura

El pastor John Harper, el héroe del Titanic que predicó el Evangelio hasta el final

Se subasta la última carta que envió unos días antes de que el barco se chocara contra el iceberg

En 1912, John Harper tenía 39 años, era pastor de la Iglesia Bautista Walworth Road en Londres. Había perdido a su mujer y había decidido embarcarse en el Titanic junto a su hija Nana, de seis años, y su hermana para predicar durante varias semanas en un templo de Chicago, Estados Unidos.

La noche del 14 de abril de 1912, el barco chocó contra un iceberg y se fue hundiendo en las frías aguas. Tanto la hija como la hermana de Harper fueron capaces de alcanzar un bote salvavidas y sobrevivieron. Sin embargo, él se quedó a bordo y le dio su chaleco salvavidas a un pasajero.

De acuerdo con los testimonios de los supervivientes, el pastor predicó el Evangelio incluso en el agua helada hasta que se ahogó. Al parecer, el pasaje que decidió repetir un mayor número de veces fue el que recoge el libro de «Los Hechos de los Apóstoles»: «Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa» (16:31).

Tres días antes de la catástrofe, envió una carta escrita a mano desde el barco, en la que agradece a otro predicador su ayuda antes de la partida de Harper. La misiva va a ser subastada el próximo 14 de noviembre a través de la firma Henry Aldridge & Son Ltd, junto con otros recuerdos del Titanic. El precio estimado de salida se ha establecido entre 33.114 y 55.190 euros.

Traducción de la carta

Este es el texto íntegro traducido de la carta:

«Mi querido joven hermano. Le escribo estas líneas justo antes de que lleguemos a Queenstown para asegurarle que no los he olvidado y especialmente toda su amabilidad mientras estábamos en el norte. Tenía la intención de enviar los billetes de tren de la Sra. Pratt justo antes de irme, pero con la prisa, que fue excepcional, habiendo tenido 11 o 12 servicios durante el fin de semana, no pude hacerlo. Lo enviaré desde Chicago. Tuvimos una gran temporada de bendiciones durante los últimos días en Walworth. No sé cómo voy a agradecer a la querida tía Mary ya ti mismo toda vuestra amabilidad. El Señor te lo pagará todo. Confío en que las cosas vayan bien en Paisley Road. Los guerreros están conmigo y les va bien en el viaje hasta ahora. Muy bondadoso, su amoroso pastor John Harper».

Etiquetas
----