Portada » El sufrimiento y el éxtasis de Alonso: “Ver el final por televisión fue muy estresante”
Deporte

El sufrimiento y el éxtasis de Alonso: “Ver el final por televisión fue muy estresante”

Fernando Alonso y Sebastien Buemi

Fernando Alonso y Sebastien Buemi

Fernando Alonso y Sebastien Buemi aguardaban con impaciencia a Kazuki Nakajima en mitad de la parrilla. Mientras la seguridad trataba de contener tras los muros a una marea humana, el Toyota TS050 Hybrid del japonés se acercaba con sigilo para recoger a sus compañeros en dirección al podio. De esta guisa, aferrado al monocasco y con una bandera española prendida del cuello, Alonso saludaba a la muchedumbre. Era su día más feliz en mucho tiempo.

El asturiano estallaba al fin en esa euforia tanto tiempo postergada. Con la tradicional corona de laurel, honor que Bernie Ecclestone hizo desaparecer de la F1, atendió a los micrófonos en la rueda de prensa oficial. “Después de tantas horas centrado en el coche aún me siento un poco en ‘shock’. He sufrido mucho estrés siguiéndolo por la TV, no tengo costumbre de ver a mi coche en pista”, admitió.

Himno japonés

Para un novato en las 24 Horas como él, cualquier detalle entonces suponía un disfrute extremo. Como ese minuto que le dedicó Jacky Ickx, con abrazo cálido y felicitación sincera. “Estoy muy contento por ti”, le dijo el séxtuple ganador (1969, 1975, 1976, 1977, 1981 y 1982) aquí.

Eran los últimos preparativos y la voz de Bruno Vandestick, el célebre ‘speaker’ del Circuito de Le Sarthe, seguía arrastrando la última vocal tónica: “Fernandoooo Alonsooooo”. Alonso reiteraba las escenas de felicidad con los miembros del Gazoo Racing, comandado por Shigeki Tomoyama, vicepresidente ejecutivo de Toyota. En honor del equipo sonó, ceremonioso, el himno japonés.

De McQueen a Fassbender

En el ‘pit lane’, por entonces, el único modo de abrirse paso era a codazos. Una atmósfera enloquecida, que también saludó con cariño a los tres pilotos del Rebellion Racing, dueños del tercer escalón. Michael Fassbender, heredero de esa saga de actores -de Steve McQueen a Paul Newman, de Brad Pitt a Patrick Dempsey-, locos por el motor, entregó el segundo premio. La euforia de Mike Conway, José María ‘Pechito’ López y Kamui Kobayashi coronaba el doblete soñado por la marca japonesa.

Ickx, siempre protagonista durante el fin de semana, se encargó del primer premio. Para elevar la pesada construcción dorada, los tres pilotos recurrieron sin dudarlo a Tomoyama. Porque, aunque a veces se pase por alto, las condecoraciones en Le Mans no sólo llevan el nombre de los pilotos. Aunque a ver qué valiente lograba convencer a Alonso de todo eso.

mercedes banner - El sufrimiento y el éxtasis de Alonso: "Ver el final por televisión fue muy estresante" - deporte
----