Portada » FC Barcelona A ver si la culpa no es de Setién… y tampoco lo era de Valverde
Deporte

FC Barcelona A ver si la culpa no es de Setién… y tampoco lo era de Valverde

Hugo Cerezo

Algo falla cuando todos los equipos de Quique Setién han jugado bien al fútbol (Lugo, Las Palmas, Betis…) menos el Barça. El cántabro, un entusiasta del fútbol bonito y creativo, se presentó en el Camp Nou con un discurso optimista, el que toca cuando se ficha por un grande a mitad de temporada, que ahora es gasolina para sus críticos. “Cuando voy a un equipo, garantizo una cosa: va a jugar bien”. Quién si iba a imaginar que transcurridos 16 encuentros, el juego del Barça sea tan espeso que recuerda a los últimos tiempos de Valverde.

Si Setién y Eder Sarabia son captados por las cámaras enfadados y molestos, es porque lógicamente los jugadores no están aplicando lo planeado. La imagen de ambos llevándose las manos a la cabeza y a los ojos, respectivamente, fue de lo más simbólica contra el Athletic. Nadie duda de que este Barça no juega un fútbol que haga enorgullecerse a su entrenador. El mismo que dejó su sello con uno de los meneos más grandes que se recuerdan recientemente en el Camp Nou, el de su Betis (3-4 en noviembre de 2018). Si se duda, o al menos se puede debatir, si la culpa es suya o de los jugadores culés.

La Directiva optó por despedir a Valverde después del posiblemente mejor partido de la temporada del Barça, resuelto paradójicamente con derrota contra el Atlético y K.O. en la Supercopa. Las preocupantes rutinas del día a día por un lado y los resultados por otro provocaron el volantazo. Se buscaba espabilar a una plantilla veterana y en cierto punto acomodada, contratos altos y largos de los pesos pesados. Pero transcurrido el tiempo, ni rastro de reacción o rebeldía.

Ya dijo Messi que Valverde no tuvo la culpa de Roma ni tampoco de Anfield. Que la culpa era de los jugadores. Un análisis extensible al momento actual. El equipo del año pasado, campeón de Liga con autoridad, se vio reforzado por Griezmann y De Jong. Por contra, el Madrid mantuvo el bloque de su horrible temporada pasada, ya ha ganado la Supercopa y llegaba líder a la jornada con los mismos que fueron arrasados el curso pasado, porque la aportación de Hazard y el resto de fichajes ha sido testimonial. ¿Cuestión de hambre?

Así las cosas, cabe mirar y exigir a los jugadores, protagonistas de años memorables en Can Barça, desdibujados cuando se trata de jugar al fútbol, con un punto de apatía que para nada se corresponde con la firmeza con la que arreglan los asuntos internos con el club… aunque no lo hagan precisamente de manera interna.

Porque si ellos mismos decían que la culpa no era de Valverde… tampoco la tendrá Setién.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class