Portada » Isco se reencuentra con Emery en otro momento crítico
Deporte

Isco se reencuentra con Emery en otro momento crítico

Fernando Álvarez

Emery volverá a encontrarse con Isco Alarcón este sábado, desde la última vez que se enfrentaron el jugador del Real Madrid y el ahora técnico del Villareal. Fue en en un partido de Liga en marzo de 2016 y el técnico vasco defendía entonces los colores del Sevilla. Había sido en 2011 cuando saltaron chispas entre ambos. Formado en la cantera del Valencia desde los 14 años, Isco fue quemando etapas a toda velocidad hasta convertirse en la perla de Paterna. Con 18 años recién cumplidos Emery reclutó al centrocampista en pretemporada y empezó a contar con él de forma regular en los entrenamientos con el primer equipo. Pero minutos, pocos. El técnico vasco lo hizo debutar en Copa contra la UD Logroñés y marcó dos goles. Tres días después se estrenó en Liga contra el Getafe. Pero su misión quedó relegada a competir con el filial en Tercera para ayudarlo a ascender a Segunda B- A pesar de estrenarse en Champions -jugó en Old Trafford- al final de la temporada sumaba menos de 200 minutos en 7 partidos y el futbolista estaba decidido a marcharse.

Emery tenía dudas con el rendimiento inmediato del jugador y un exceso de competencia de jugadores hechos para un puesto similar en el primer equipo: Chori Domínguez, Mata y Jonas, sin perder de vista que no era extraño que Emery alineara a Soldado y Aduriz juntos, eliminando la opción del mediapunta.

Por el camino se había producido algún desencuentro y también la intervención del presidente Manolo Llorente al que no le gustaba la actitud del jugador y que no puso mucho empeño en reaccionar cuando el director deportivo Braulio Vázquez le avisó de que el Málaga iba a pagar los 6 millones de la cláusula del futbolista: “¡Que los paguen!“, le oyeron decir al presidente blanquinegro en las oficinas del club, entonces en un local provisional, mientras se reformaba su sede definitiva actual. Emery había sido un actor casi secundario en la salida de Isco del Valencia. Pero su irrupción inmediata en Primera (35 partidos y 5 goles en su primera temporada en Málaga) y su traspaso al Madrid por 30 millones al año siguiente señalaban a Emery como responsable. Sobre todo, porque el técnico también se despachó con Isco cuando lo definió de este modo en su libro ‘Mentalidad ganadora‘: “Era un jugador con talento, con tendencia al sobrepeso y a no ser muy constante en el juego”. Aquella frase persiguió a Emery… hasta hoy. Aunque luego había añadido: “Se intentó trabajar estratégicamente con Isco para que en la temporada 2011-12 estuviera en la primera plantilla y demostrase su valía a todos los efectos. El club confiaba en él. El Málaga apostó fuerte por él en términos económicos y pagó su cláusula de rescisión. Le deseo lo mejor”.

Aquel Valencia -como el actual- estaba necesitado de ingresar dinero por traspasos y los 6 millones de euros por un jugador con solo 200 minutos en Primera división se consideraron dentro del club como una buena venta, aunque el tiempo se encargó de demostrar lo contrario.

Etiquetas
----