Portada » Iván Sáez, la gran promesa que borró el fútbol de su agenda a los 20 años
Deporte

Iván Sáez, la gran promesa que borró el fútbol de su agenda a los 20 años

Es habitual perderle la pista a un canterano de un gran equipo. Es frecuente que, incluso aquel que iba para estrella en categorías inferiores, se aparte un día de los focos y se salga de nuestro campo de visión. Lo que es más atípico es que, al rastrear de nuevo ese nombre, al encontrarlo en un recoveco de la memoria y querer situarlo en el presente, el espacio que hemos dejado en blanco se escriba con una historia como la de Iván Sáez. Un día dijo basta, con 20 años y con la camiseta del Real Madrid puesta. Perdió la ilusión, colgó las botas y sublimó el ‘borrón y cuenta nueva’. “Lo primero que hice fue borrar todos mis contactos de la agenda relacionados con el fútbol y dejar a un lado las redes sociales”, cuenta a MARCA Iván, ahora entrenador personal y gestor del centro Get It! Fitness Club, hace no tanto un canterano que apuntaba a todo y cuya marcha desde la cantera del Atlético a Valdebebas provocó un choque institucional que acabó con la virtual firma de un pacto de no agresión.

Iván fue un futbolista precoz, siempre jugando con ‘mayores’, siempre destacando. En 2011, en edad cadete, fue titular en la final de la Copa de Campeones Juvenil contra el Barcelona, una categoría tres años adelantada a su edad. Compartió once con jugadores como Pacheco, Jesé, Omar Mascarell o Rubén Sobrino. Enfrente, el Barça de Deulofeu y Rafinha, que ganaría aquella final. En los informes sobre canteranos prometedores, siempre ocupaba los primeros puestos de la lista. Una de las grandes perlas del Real Madrid y de la selección españolaun imán de elogios a quien sobrevolaba una nube de planes y proyectos sobre el futuro de un adolescente. “Lo fácil sería contestar con el tópico de que siempre he tenido los pies en el suelo y no me afectaba a mi situación, pero no estaría siendo sincero. Ahora desvinculado totalmente del fútbol me he dado cuenta de que todos esos factores hacen que por momentos te creas lo que no es, luego hay personas que lo saben gestionar mejor y otras peor. Yo sinceramente creo que siempre lo he llevado bien, quien me conoce desde pequeño sabe que todos esos comentarios no me hicieron cambiar como persona y creerme superior al resto, y si lo hicieron nadie me lo ha echado en cara aún, pero sí que es verdad que por momentos hacen que te relajes y eso puede afectar a tu rendimiento”.

----