Portada » Kepa: “Quiero ganarlo todo con la Selección y el Chelsea”
Deporte

Kepa: “Quiero ganarlo todo con la Selección y el Chelsea”

Kepa Arrizabalaga (Ondarroa, Vizcaya, 1994) se sienta 45 minutos con MARCA para hablar de pasado, presente y futuro de una carrera que, normalmente, le debe llevar a compartir, con De Gea, muchos años más en la Selección. Nos habla desde su casa en Londres, donde ha pasado la pandemia.

Pregunta. ¿Cómo está llevando el confinamiento?

Respuesta. Es una situación nueva y nada fácil. Pero siempre que se habla de salud, lo demás queda en segundo plano. En Inglaterra se ha podido salir a hacer deporte a la calle una hora al día, y eso nos ayudó bastante para mantenernos lo más activos posibles.

P. ¿Cree que los porteros, por su idiosincrasia, son los que primero deberían volver en este regreso progresivo?

R. Somos diferentes, es verdad, pero, repito, estamos hablando de salud. Y hay que volver cuando el riesgo sea cero, Luego, necesitaremos hacer una pretemporada, pero cuando el riesgo esté controlado.

P. ¿Cree que la Premier regresará en junio?

R. Es difícil hablar de fechas, los jugadores no podemos controlar eso. En Alemania se ve que los equipos están entrenando ya juntos; en Francia, se ha suspendido… Estamos expectantes, y se decidirá pensando en la salud de todos. Si la Premier vuelve pronto, será una buena señal de que la pandemia se está controlando.

P. ¿Usted es más proclive al reinicio o pone reparos?

R. Soy partidario de la máxima seguridad. Es absurdo hablar de fechas para jugar. Todo, a su tiempo y cuando las autoridades digan.

P. ¿Se ha mentalizado ya a jugar sin público?

R. No he jugado nunca a puerta cerrada. Es una pena, el fútbol es de los aficionados, y una parte muy importante del espectáculo. Y, claro, me gustaría jugar con, pero… no es fácil en esta situación.

P. Antes del parón, venía de seis partidos como suplente y dos, los últimos, de titular. ¿Le vino bien el parón?

R. Fueron dos buenas victorias ante Liverpool y Everton, dejando nuestra portería a cero. Veníamos en una dinámica positiva. ¿El parón? Es por causa mayor. Ojalá volvamos y continuemos con esa dinámica positiva.

P. En esa suplencia, ¿reconoce que había bajado el nivel?

R. Jugamos 50 ó 60 partidos al año y es difícil mantenerse en un mismo nivel. Lo importante es tener muy claro el objetivo, trabajar y poner todo de mí. En el camino puede haber piedras pero cuando tienes claro el objetivo, es más fácil.

P. ¿Cómo asumió esa suplencia pasada?

R. Lo único que se puede hacer, en esos casos, es tomárselo con profesionalidad, respeto y trabajar más para darle la vuelta.

P. ¿Cree que Lampard, su entrenador, le apoya?

R. La relación con Frank es muy buena. Me ha mostrado confianza desde el primer momento. Él debe tomar decisiones, pero yo siento que tengo su confianza, tanto la suya como la de todo el club. A todos nos gusta jugar todo.

P. ¿Cree que el Chelsea volverá a luchar por la Premier League pronto?

R. Es verdad que, en los últimos 10 años, el Chelsea es el equipo inglés que más títulos ha ganado, y creo que debemos tener esa ambición. Yo, de hecho, vine aquí para eso y en la primera temporada ya logramos la Europa League. Tenemos un equipo joven. Luego vino la sanción de no fichar pero hay que seguir luchando por títulos. Quiero ganarlo todo con el Chelsea y con la Selección.

P. Pregunta obligada: ¿Cómo encajó aquel episodio de Sarri y los penaltis?

R. Fue una confusión, no quise desautorizarle. Él pensó que no estaba en condiciones de seguir, yo le decía que estaba bien… Pero se habló rápido al día siguiente en el vestuario y quedó zanjado. Se trató más en Prensa y redes sociales que lo que realmente fue.

P. Ese incidente alteró el perfil que usted tiene: tranquilo y alejado de líos. ¿Le gusta esa imagen?

R. No sé cómo se me ve desde fuera. Este caso fue una excepción, eso sí. Le tengo gran respeto a Sarri, que apostó fuerte por mí. Le estoy agradecido. ¿Mi imagen? No creo que para ser portero haya que estar loco. Soy tranquilo tanto en la vida como en el fútbol. Quizá sí me salgo de ese típico estereotipo de portero loco.

P. Además, la moda, hoy, es que el guardameta debe, casi, utilizar mejor el pie que las manos.

R. Parar es lo más importante, si bien, hoy en día, en el fútbol se valora mucho jugar con los pies. Está claro que cuantas más facetas domines, mejor portero vas a ser.

P. ¿Está preocupado por cómo le afecte el Brexit?

R. Nos puede afectar y hay que tener preocupación. No tengo la capacidad para dar una opinión sobre ello ahora, pero nos adaptaremos.

P. Sigue siendo el jugador español más caro de la historia (80 millones). ¿Tiene ganas de que alguien le supere? [risas]

R. Mi precio fue simplemente una situación de mercado. Es un hecho, pero lo llevo con normalidad. Sobre todo, lo importante es que un club que aspira a todos los títulos apostara así de fuerte por mí. Quiero devolver esa confianza con títulos. Es una responsabilidad, desde luego, pero la llevo bien.

P. Selección. ¿Cree que parte de cero con Luis Enrique?

R. En el fútbol hay que demostrar cada día. Siempre se empieza de cero. Todos queremos jugar y todos trabajamos para ello. Luego, el míster decide.

P. ¿Se veía titular en esta Euro 2020?

R. Con posibilidades, sí. Pero en una Eurocopa el estado de forma de cada cual define mucho, pues la diferencia entre los jugadores es pequeña. Ahora tenemos un año más por delante.

P. Se lleva muy bien con David De Gea, su competidor. ¿Qué cualidad suya le gustaría tener?

R. Es un portero buenísimo, uno de los mejores. Creo que es muy reactivo y es de ésos que te da puntos.

P. ¿Fue Casillas el más completo?

R. Iker, durante años, fue uno de mis referentes, cuando yo crecía. Es un portero muy determinante, sus números están ahí. Aparecía en los momentos más decisivos.

P. ¿Qué mejoraría de su biotipo de portero?

R. Nunca se deja de aprender. Incluso cuando esté al final de mi carrera, pensaré así: creo en la continua mejora y trato de fijarme en todo.

P. ¿Se considera un buen ‘atajador de penales’?

R. Sí, es una faceta en la que me siento cómodo. Me gusta. Por ejemplo, pasó en las semifinales de la temporada pasada [Europa League y Carabao Cup].

P. ¿Quién es, para usted, el mejor atajador y el mejor lanzador de penaltis?

R. Diego Álves, como portero. Tenía, en el Valencia, un porcentaje altísimo. Incluso hablé con Ochotorena [preparador de porteros en Valencia y LaRoja] para saber cuál era su secreto. En el otro lado, Cristiano y Messi no me han tirado aún. Como lanzador es muy bueno también Parejo, al que sí me lo he enfrentado, con suerte dispar: le paré y me marcó. Uno para cada uno.

P. ¿Cree que en Bilbao le guardan rencor o saldría aplaudido? ¿Volvería al Athletic?

P. Es mi casa. He sido y soy aficionado desde pequeño. ¿Volver? No se sabe en un futuro, es difícil prever. Es un club al que le tengo grandísimo cariño y al que sigo cada día.

P. Pero el aficionado del Athletic es fiel, pero orgulloso. Y usted se fue…

R. Me he criado, madurado y crecido allí. Sigo teniendo grandes amigos en el club. Creo que tienen una buena imagen de mí. Siempre di lo máximo y defendí al Athletic con orgullo. Decidí salir para ver dónde está mi techo como jugador… en una decisión que medité mucho.

P. ¿Cuál fue el mejor consejo que le dio Iribar?

R. Tuve la suerte de tener varias conversaciones con él y teníamos una relación constante. Recuerdo una vez que, en un viaje por Europa, me tocó sentarme entre Iribar y Amorrortu. Yo era un recién llegado, con 16-17 años, y me dieron consejos todo el viaje. Tenerle cerca es algo que nunca olvidaré. Fue impactante.

P. Bielsa le dio la oportunidad en el banquillo. ¿Le impactó?

R. Sí, mucho: Sus conceptos ofensivos, su manera de ver el fútbol… es muy diferente. Fueron años espectaculares, le considero un grandísimo entrenador y guardo muy buenos recuerdos de él. Le deseo lo mejor, y ojalá el año que viene nos podamos enfrentar en la Premier [si Bielsa sube con el Leeds].

P. Ahora es portero de la Selección, pero ¿qué queda de aquel Kepa que iba en taxi desde Ondarroa con otros tres compañeros?

R. Éramos y somos de la misma cuadrilla, jugábamos juntos en el equipo de mi pueblo, el Aurrerá. Eran Julen Arufe, Asier y Jon Etxaburu, dos mellizos. Asier juega en el Real Unión, de Segunda B; Jon está en el Lagun Onak, de Tercera; y Julen dejó el fútbol, por ahora. Son grandes recuerdos de cómo empezábamos a viajar y a jugar en el Athletic sin ninguna preocupación, más allá de disfrutar del deporte y pasar un buen rato entre los amigos.

P. Usted es joven aún y tiene tiempo por delante, pero ¿acabará su carrera de ciencias del deporte algún día?

R. Es verdad que empecé y tuve dificultades para asistir a clases al no poder compaginarlo con los entrenamientos y los partidos. Es una cosa que tengo en mente: me gustaría terminar mis estudios universitarios. Es algo importante para formarte como persona también.

P. ¿Y ser entrenador, lo contempla en el futuro?

R. Uff, me quedan muchos años de fútbol por delante. Eso espero. Esa pregunta es para responderla poco antes de dejar el juego.

----