Portada » Las confesiones de Ecclestone: “Si me la haces, tarde o temprano me la pagarás… O igual te darán una paliza o te descuartizarán”
Deporte

Las confesiones de Ecclestone: “Si me la haces, tarde o temprano me la pagarás… O igual te darán una paliza o te descuartizarán”

Bernie Ecclestone, es, sin duda, un hombre clave en el mundo del deporte del siglo XX y XXI. Logró convertir un deporte con mala imagen por los accidentes, dividido y en crisis en un negocio multimillonario. Él creó la Fórmula 1 por mucho que el Mundial ya hubiera nacido antes. Luego, otros campeonatos copiaron sus tácticas o aprendieron de su visión comercial o de espectáculo. No dudaba en hacer lo que fuera por lograr que su show generara más alicientes, modificando el reglamento cuanto hiciera falta, incluso cada año.

Bernie nació en el seno de una familia pobre en los suburbios de Londres y desde niño tuvo que buscarse la vida para no pasar hambre. Ya entonces mostró su ‘talento’ para los negocios. De camino al colegio desde su casa compraba bollos que luego revendía a otros niños.

Eso sí, en la escuela no se ganó muy buena fama y ya se ganó un mote que le acompañó de por vida por su corta estatura: ‘El Canijo’. Claro que, posteriormente, nadie se atrevía a llamarle así. Los estudios no eran lo suyo, pues incluso ahora alardea de no haber leído un solo libro en su vida.

Siempre tuvo como máxima un consejo de su padre: “No despilfarres, pero compra siempre lo mejor que te puedas permitir”.

El pequeño Ecclestone llegó hasta a ser piloto. Primero, de motos, pero tuvo varios accidentes y empezó a guiar coches. Pero pronto prefirió los negocios. Así, convirtió un cobertizo en su punto de venta. También empezó con las motos. Se leía y releía los periódicos para ver las motos más deseadas. Las compraba y, posteriormente, las revendía. Le fue tan bien que se pudo comprar un concesionario ya con coches (le daban más dinero).

El británico entró en las carreras en 1958 como agente comercial de un piloto amigo suyo: Stuart Lewis-Evans, pero éste se mató en un accidente y Bernie volvió a la venta de coches. Regresó en 1965, de nuevo por amistad, como asesor de Jochen Rindt, quien, igualmente, falleció en otro incidente en 1970 (es el único campeón póstumo de la F1). Ecclestone siguió, pero prometió que nunca volvería a ser muy amigo de un piloto.

Compró la escudería Brabham en 1971, pero pronto se dio cuenta de que para hacer sobrevivir el negocio debía transformar la competición. Se las ingenió para que los equipos le eligieran como representante, a cambio de un porcentaje, por supuesto. Comenzó así una espiral de negociaciones, intrigas y relaciones de amor-odio con gente como Max Mosley, Enzo Ferrari, Balestre, Ken Tyrrell, Frank Williams, Ron Dennis, Luca di Montezemolo, etc.

Es un obseso del trabajo, odia las fiestas, sólo le gustan las películas de James Bond o de acción y llevaba en el móvil como tono de llamada la música de ‘El bueno, el feo y el malo’. Llamaba a su despacho en el ‘paddock’ El Kremlin.

A nivel personal, es prácticamente ciego de un ojo desde siempre. Una anécdota refleja su animadversión por las celebraciones. Así, en su primera boda, tras firmar en el registro, la funcionaria le dijo: ‘¿No se olvida usted de nada?’. ‘No, ¿de qué?’, replicó. ‘De su esposa’, le dijeron.

Su relación con su segunda esposa fue tumultuosa. Slavica, modelo y 30 años más joven que él, era 30 centímetros más alta que él. Una vez, en Monza, le gritó: ‘Nada de chicas en boxes, fuera’. Ella no dudó: ‘Como se te ocurra acercarte te vas a llevar una patada’, dijo delante de invitados VIP. A Bernie le gustaba este fuerte carácter. Ahora, con Fabiana, va a ser padre a los 89 años.

Ecclestone soportó todo tipo de rumores, como que había estado implicado en el ‘Atraco al tren de Glasgow’, uno de los robos más famosos en las Islas. Siempre lo negó. Con todo, llegó a ser el más rico de todo el Reino Unido, con una fortuna de 4.000 millones de dólares sólo en efectivo.

El empresario también es famoso por no tener pelos en la lengua y soltar insultos a quien le plantara cara.

O alabar el poder absoluto. “La F1 era mejor cuando yo era el dictador”, le soltó a los nuevos dueños. “La democracia no ha hecho muchas cosas buenas por muchos países”, llegó a decir cuando hasta elogió a Hitler.

Estas son algunas de las frases más célebres de Ecclestone:

-“En la Fórmula 1 todos hacen trampas”

-“Aquel que tiene un buen perder es que es un buen perdedor y punto”

-“Cuando Flavio (Briatore) me clavó el cuchillo por la espalda, desplegó todos sus encantos y me dijo: ‘Te irá bien sangrar un poco'”

-“No llevo mis negocios en base a las opiniones de otros, me deshago de la gente que insiste en darme su opinión”

-“Quiero mirar a los ojos y sellar los acuerdos con un apretón de manos; si digo que haré algo, lo hago”

-“Cuando un piloto se mata en pista, ha sido haciendo lo que quería hacer y eso no me parece deprimente”

-“No me gusta que los demás piensen que soy listo, eso hace que vayan con más cuidado y no me favorece”

-“Ron Dennis tiene complejo de inferioridad porque es inferior”

-“Me hicieron un escáner en el hospital y descubrieron que tengo cerebro”

-“Si me la haces, tarde o temprano me la pagarás. O igual no me la pagarás porque te mandaré a unos tíos a que te den una paliza o te descuarticen”

-“Sólo dejaré de trabajar cuando note que están bajando el ataúd a la fosa”

-“Soy muy buen amigo y un enemigo muy, pero que muy jodido”

-“Los equipos pueden irse al carajo. Algunos creen que me tienen cogido por las pelotas, pero sus manos son muy pequeñas para eso”

-“Somos demasiado sofisticados para el público estadounidense. Hacen una cobertura televisiva como la lucha libre. En el Lejano Oriente tienen mucho dinero y no tienen ni idea de qué hacer con él”

----