Portada » Las patatas calientes de Zidane
Deporte

Las patatas calientes de Zidane

S. SIguero

EReal Madrid triunfó en el Camp Nou, asentando sus opciones de luchar por la Liga, y sobrevivió en Mönchengladbach a un partido que apuntaba a desenlace cruel, y salvaba así sus opciones de progresar en Europa. Se puede decir que el equipo de Zidane salvó el precipicio que parecía haberse abierto a sus pies tras las dos derrotas consecutivas ante Cádiz Shakhtar. El técnico tiró del plan A en Camp Nou y Borussia Park y los titulares respondieron con solidez en el primer escenario y con casta en el segundo. Pero los dos partidos dejan víctimas colaterales, algunas por ausencia y otras por rendir por debajo de lo esperado. Son las patatas calientes de Zidane.

Isco

Fue uno de los damnificados de la derrota ante el Cádiz. Sustituido al descanso, como otros tres compañeros. Desde entonces no ha vuelto a jugar, ni siquiera a calentar. Suplente en los partidos ante Barça y Borussia, fue ‘cazado‘, además, analizando su situación antes del clásico. “Si me tiene que cambiar, me cambia en el minuto 50 o en el 60 de partido, a veces en el descanso. Si me tiene que meter, me mete en el 80“, comentaba el malagueño con Marcelo y Modric. Inédito desde entonces, Zidane zanjó la polémica con diplomacia. “Eso quiere decir que siempre quiere jugar, y eso es bueno”.

Vinícius

Señalado tras el partido en Alemania, como también lo fue después de la victoria en el Camp Nou. Decidió casi siempre lo contrario de lo que la jugada requería, sobre todo en Barcelona, estropeando jugadas muy prometedoras para el ataque blanco en la recta final del partido. En Alemania tampoco mejoró en este sentido y además falló un gol cantado con una definición muy pobre. Hasta el punto de que Benzema, que siempre ha sido su protector desde que aterrizó en el Madrid, le dedicó, con Mendy como testigo, palabras duras. Con todo, el asunto parece zanjado entre ambos, que siempre han demostrado buena conexión fuera del campo.

En cualquier caso, el problema de Vini puede no ser tan grave para un Zidane que recuperó en Alemania a Hazard, su titular indiscutible para el costado izquierdo del ataque madridista. Si el belga confirma las buenas sensaciones que ofreció ante el Gladbach, no hay debate.

Jovic

El Madrid acabó en Mönchengladbach colgando balones a un área rival en la que se instalaron Varane, Ramos y Casemiro. Los dos últimos gestaron la jugada del gol de un empate salvador para los blancos. Zidane no se planteó incluir en esa estrategia a un Luka Jovic que sigue sin despegar como jugador madridista. Cierto que no dispone de muchos minutos ni oportunidades, pero ha desperdiciado hasta ahora el escaso margen que le concede Zidane (201 minutos entre Liga y Champions). El fichaje de los 60 millones de euros y 27 goles en la 18-19 con el Eintracht sigue sin aparecer en el Madrid, que no espera a nadie y menos a un jugador que básicamente transmite frialdad sobre el terreno de juego y que, fuera de él, se ha visto salpicado por numerosas polémicas.

Odriozola

Otro futbolista que no acaba de entrar en dinámica y al que la irrupción de Lucas Vázquez puede condenar a un papel aún más residual en la rotación de Zizou. El donostiarra debe volver en breve tras recuperarse de una lesión muscular, pero las prestaciones de Lucas en los dos últimos partidos le conceden pocas opciones de entrar en un puesto vacante desde la lesión de Carvajal. La reconversión de Lucas ha sido uno de los grandes aciertos del técnico madridista en los últimos partidos y parece difícil que esa opinión vaya a cambiar por mucho que Odriozola sea un ‘2’ puro y Lucas un extremo reciclado.

Etiquetas
----