Portada » Rotar no rotar, esa es la cuestión
Deporte

Rotar no rotar, esa es la cuestión

S. Siguero

Rotar ante el Huesca o no rotar. Zidane se enfrenta a un dilema que, vistos los precedentes, no resulta tranquilizador para el entrenador del Madrid. ZZ agitó el equipo en las dos anteriores visitas a Valdebebas (Cádiz Shakhtar), y el experimento salió rana. El equipo volvió a ser reconocible ante Barça Gladbach, y recuperó las hechuras, las sensaciones y, por encima de todo, los resultados.

Zidane es 100% partidario de las rotaciones. El refresco de los onces fue la clave de la temporada 16-17, la más exitosa del francés como técnico madridista (cinco títulos de seis posibles, todos menos la Copa del Rey), gracias al desempeño, sobre todo en Liga, de jugadores como Morata, James, Asensio o Lucas. Cuatro años después, ese plan B parece haber perdido pujanza. Los Nacho, Militao, Isco o Jovic, por citar sólo a algunos de los no titulares habituales del marsellés, no están ofreciendo, hasta ahora, unas prestaciones aceptables, a la altura de lo esperado por el técnico.

La primera prueba se produjo el pasado día 17, en la visita del Cádiz al Di Stéfano. Zidane dio entrada en el once a Nacho (Carvajal y Odriozola estaban lesionados), Isco Lucas. No funcionó, hasta el punto de que Zidane hizo tres cambios tácticos al descanso y uno obligado, Militao por el lesionado Ramos. Pese al intento de corrección por parte del técnico, el equipo no reaccionó (luego entró también Jovic) y los gaditanos se convertían en el primer equipo que vencía en el estadio de Valdebebas.

Cuatro días después, ante un Shakhtar plagado de ausencias, Zidane iba un paso más allá. Mendy de lateral derecho, Marcelo de ‘3’ y un tridente de ataque inédito, con Jovic y Rodrygo de inicio junto a Asensio. De nuevo agua. El Shakhtar pulverizó al Madrid en el primer tiempo (0-3) y aguantó la acometida final de los blancos, ya con Kroos Benzema sobre el césped, para infligir al Madrid la segunda derrota consecutiva.

La palabra crisis se cernía sobre el equipo e incluso sobre el técnico, que tampoco dudó a la hora de asumir responsabilidades. Ni a la de rectificar. En Barcelona, vuelta al Plan A, con los asteriscos de Nacho (lesionado antes de descanso y suplido por Lucas) y Vinícius, a la espera de la puesta a punto de Hazard. En Mönchengladbach sólo el cambio obligado de Lucas por Nacho en el lateral derecho, y el retorno de Hazard que, junto con la salida de Modric, empujó al equipo hasta la remontada.

Ahora, con la visita del Huesca al Di Stéfano, se reabre el interrogante. El grueso del plan A suma dos partidos seguidos, duros e intensos, y a la vuelta de la esquina asoma el Inter en la Champions, una competición en la que el Madrid no puede permitirse más tropiezos. En la Liga hay más margen de maniobra, pero la respuesta de los menos habituales no fue satisfactoria cuando fueron requeridos. Zidane, ante un dilema.

Etiquetas
----