Portada » Sigan pegando a Vinícius, que para algo tiene uno de los sueldos más bajos…
Deporte

Sigan pegando a Vinícius, que para algo tiene uno de los sueldos más bajos…

Juan Ignacio García-Ochoa

Aunque el gol decisivo lo marcó Rodrygo, el partido lo ganó Vinícius. Sí, el que jugaba contra el Madrid ante el Borussia Moenchengladbach fue el que lo levantó de la lona ante el Inter. Porque estaba el equipo blanco deambulando por el campo, a merced del Inter, hasta que salió Vinícius al campo. Y entonces, sus compañeros, los que se fían y los que no lo hacen tanto, le empezaron a buscar. Todos los balones fueron para él y sus poderosas piernas, que a veces se atropellan pero que llegan antes a la pelota que cualquier otro rival. Y así, el Madrid fue acercándose de nuevo a la portería del Inter y a la victoria…

Tiene mérito lo de Vinícius. Pocas veces un jugador tan joven ha sido tan criticado y menos veces aún se ha visto a un jugador rebelarse con tanta grandeza ante tanto palo. El chico nunca alza la voz y se limita a jugar. Unas veces bien, otras mal, pero siempre siendo Vinícius, encarando, mirando de frente rival, buscando la portería contraria. Se ríen de él porque dispara desviado, pero Vini sigue disparando. Se ríen de él porque muchas veces elige mal en el último pase, pero sigue llegando 20 veces por partido a línea de fondo. Se ríen de él porque un compañero le critica en el túnel de vestuario su mal partido, pero él seis días después se encarga de ganar el encuentro más importante de la temporada haciendo lo mismo por lo que le criticaban. Se ríen de él porque costó 45 millones, aunque es uno de los cuatro jugadores que menos gana de la plantilla…

Los que le conocen avisan que cuanto más le critiquen, mejor le irá. Porque Vini nunca se esconde y si algo le sobra es personalidad y ganas de triunfar en el Real Madrid. El chico salió de donde salió siendo valiente y así intentará hacer carrera en el equipo blanco. Con ese punto de inconsciencia que a veces desespera a sus compañeros se hizo futbolista en el Flamengo y dejó atrás una vida más que humilde. Por eso lo que vive ahora no le afecta. Las críticas no son más para él que una motivación para seguir superándose y demostrar que sí es jugador del Real Madrid.

En una montaña rusa constante desde que llegó al Real Madrid, sabe que hoy se le aplaude y que el domingo se le volverá a criticar si en Mestalla manda a las nubes una clara ocasión de gol. Pero lo que tiene seguro es que no se asustará y rematará las veces que haga falta. Y que sus compañeros le buscarán continuamente, porque él nunca se esconde… “Podría ser más egoísta, taparse, y fallar mucho menos, pero entonces no sería Vini”, dicen los que le están siempre a su lado, los que están convencidos de que dentro de uno o dos años, “todos esos fallos serán aciertos”.

Etiquetas
----