fbpx
Portada » Un taconazo para el museo del fútbol
Deporte

Un taconazo para el museo del fútbol

15934054007451 - Un taconazo para el museo del fútbol - deporte

Roberto Palomar

Hay jugadas que permanecen en la memoria de los hinchas. La de Benzema, como el célebre taconazo de Guti, es una de esas virguerías para el recuerdo. La memoria del aficionado es el museo del fútbol. De ahí, del recuerdo, cuelgan las jugadas que permanecen para siempre. Si la maniobra de Benzema acaba teniendo la trascendencia que se le supone -puede valer una liga- se revalorizará como las buenas obras de arte. Porque el orfebre francés rescató a un Madrid que iba despachando un primer tiempo anodino y lo puso de nuevo en el mármol donde se ganan los campeonatos.

No es que el equipo se pusiera a jugar como una filarmónica, pero el efecto del 0-1 aplacó el entusiasmo del Espanyol y lo metió en el ritmo del Madrid. Y ahí el líder se mueve con más solvencia que brillantez. Tres puntos más, un partido menos. Esa es la cuenta.

Setién y los problemas

“Para algo están los entrenadores”. Si la respuesta de Suárez fue para quitarse al periodista de encima, tiene un pase. Si fue para sacudirse responsabilidades, es un desahogado. Y si la respuesta fue lo que parece -un toque a Setién– el entrenador tiene dos problemas. Uno, la marcha del equipo, que se le cae a pedazos. Y dos, los jugadores ya le han tomado la matrícula. Todo podría ser una exageración de la prensa pero es que Suárez lo dijo. Preguntado por la falta de argumentos del Barça fuera de casa, Suárez dijo “para algo están los entrenadores”. Igual que Piqué en su momento desvió el foco hacia la directiva -“no nos queremos enfadar o nos haremos daño” o insinuó, hace nada, que la Liga estaba complicada y disparó tiros al aire.

El caso es que las balas no rocen a los jugadores. Un grupo de jugadores que ha ganado mucho… y que ha perdido mucho también. Ha perdido partidos imputables directamente a la gestión del futbolista profesional en determinados momentos. Roma y Liverpool, para ser exactos. Valverde ya pagó por aquello. Los jugadores, no. Los jugadores siguen a lo suyo. “Para algo están los entrenadores”. Hombre, y los futbolistas también están para algo…

Honores al Liverpool

Probablemente, el Liverpool merecía otra puesta en escena para celebrar su título. Se sabía que el equipo iba a ganar esta Premier desde antes de la pandemia. Ha faltado la efervescencia de las buenas noticias: ni ha sido una sorpresa, ni había gente en las gradas. Ni siquiera jugaba el Liverpool el día que se proclamaban campeones. Una injusta opacidad ambiental para una ciudad que vive de juerga desde que los Beatles tocaron por primera vez en The Cavern, en febrero del 61.

Por suerte, el fútbol es algo más que un autobús descapotable cuando se gana y la comunidad reconoce el trabajo de un entrenador, Jurgen Klopp, que ha calzado como un guante en un club de marcadas señas identitarias. Es como si hubiera nacido en Anfield. Ha devuelvo al equipo un estilo propio, reconocible con un fútbol de vértigo y ha mezclado con la grada con la alquimia de un sociólogo. Pocos entrenadores como Klopp tienen el magnetismo para calar entre la hinchada como uno de ellos. Con todo, conviene no quedarse en lo pintoresco. Lo importante es que ha convertido al Liverpool en un equipazo

Etiquetas
mercedes banner - Un taconazo para el museo del fútbol - deporte