Portada » 2021: del confinamiento a la reapertura
Economia

2021: del confinamiento a la reapertura

Para aquellos de nosotros que hemos estado trabajando en el mercado financiero durante un tiempo, el año 2020 se destacará con seguridad como uno de esos años únicos que nunca se olvidarán.

Ha sido un año de muchas tragedias humanas dada la pandemia con pérdida de vidas, pérdida de empleos y aislamiento. Como inversores, recordamos un año que nos ha proporcionado la caída más brusca del mercado de valores mundial de la historia moderna, pero también una de las recuperaciones más rápidas. También experimentamos una de las mayores divergencias entre ganadores y perdedores que hayamos visto.

Esto puede explicarse porque una parte de la economía se apagó, mientras que otras partes de la economía han prosperado. No me detendré mucho en el pasado, pero creo que la configuración es relevante para lo que podemos esperar para 2021. El resultado final es que tenemos una perspectiva positiva en el mercado de valores para el próximo año y aquí hay algunas razones del porqué:

1) De Trump a Biden: Aunque todavía no conocemos el resultado de la segunda vuelta de las elecciones al Senado de los EEUU en Georgia, creemos que una presidencia de Biden será positiva para los mercados de valores mundiales. En particular, podemos esperar más diplomacia y construcción de puentes que la retórica de “America First” de Trump.

Esto puede conducir a una disminución de la guerra comercial mundial, que ha sido un obstáculo para los mercados durante varios años. Además, con un Senado republicano (que ahora parece ser el escenario más probable), será difícil para Biden conseguir algunas de las subidas de impuestos que muchos habían temido.

Experimentamos una de las mayores divergencias entre ganadores y perdedores que hayamos visto

2) Del virus a la vacuna: Dadas las recientes y prometedoras noticias sobre vacunas, creemos que a una parte significativa de la población mundial se le ofrecerá la vacunación durante el año 2021, lo que será un importante detonante para la tesis de la reapertura.

3) De la recesión al crecimiento: Los analistas estiman que el PIB mundial se contraerá un 4% anual este año. Para 2021, las estimaciones van desde un repunte del 4% hasta el 6%. A medida que la economía se reabra, los niveles de desempleo seguirán cayendo y la confianza del consumidor debería repuntar.

4) De un colapso de las ganancias a un rebote de las mismas: El consenso de mercado cifra la caída de los beneficios por acción en un 20% este año para el MSCI World. Creemos que un rebote del 30% al 50% en un escenario de reapertura parece realista. Y, para muchas empresas muy afectadas este año, significativamente más alto.

5) Continúa el apoyo de los bancos centrales: Creemos que el apoyo del banco central se extenderá hasta bien entrado el año 2021, lo que significa una tasa de interés extremadamente baja para ayudar a la recuperación y hacer de las acciones una clase de activo atractivo.

Creemos que un rebote del 30% al 50% en el MSCI World en un escenario de reapertura parece realista

6) Estímulo fiscal: Al salir de la recesión más profunda de la historia moderna, esperamos ver un apoyo fiscal agresivo y continuo por parte de los bloques económicos más importantes del mundo.

Por las razones anteriores, esperamos una continuación del mercado alcista, y un aumento adicional del 10% al 15% para el MSCI World durante 2021 es realista en nuestra opinión. El mercado no estará necesariamente impulsado por una expansión múltiple, como hemos visto en muchos sectores este año, sino que estará más impulsado por el crecimiento de los beneficios ayudado por un fuerte y sincrónico repunte mundial del crecimiento económico. Entonces, ¿cómo se desarrollaría este escenario en los mercados?

En primer lugar, como consecuencia del crecimiento global sincrónico, creemos que veremos un cambio fuera de los típicos valores growth y momentum que dominaron el mercado este año, y más bien en las partes value y cíclicas del mercado. Esta última verá el mayor apalancamiento operativo y la recuperación de las ganancias a medida que el crecimiento económico se acelere.

Desde un punto de vista geográfico, EEUU ha sido el gran ganador este año impulsado principalmente por sus grandes empresas de tecnología como Apple, Amazon, Microsoft, Facebook y Google. Con nuestras predicciones, pensamos que el resto del mundo debería ponerse al día con EEUU el próximo año.

Veremos un cambio fuera de los típicos valores ‘growth’ y ‘momentum’ que dominaron el mercado este año

Particularmente, los mercados emergentes (exceptuando China, que lo ha hecho muy bien este año) y Europa. Estas regiones son tanto de baja propiedad como relativamente baratas. Además, con base en su composición sectorial, tienen un sesgo más cíclico que el del mercado estadounidense.

En cuanto al tamaño de las empresas que cotizan en bolsa, en un escenario con un fuerte crecimiento económico, las smallcaps deberían ir relativamente bien comparadas con las bigcaps. Las pequeñas cotizadas globales se negocian a un precio muy bajo en comparación con el resto del mercado y la mayoría de los gestores de fondos globales han estado infravalorando esta parte del mercado durante 2020.

Por sectores, con un fuerte repunte del crecimiento económico, creemos que la curva de rendimiento se inclinará. Esto típicamente beneficia a los financieros, que han tenido un enorme bajo rendimiento durante la mayor parte de 2020. También nos gustan las empresas directamente expuestas al ciclo económico como los bienes de capital, los materiales de construcción y los metales y la minería.

También pensamos que la configuración de los valores cíclicos de consumo y los discrecionales se ven bien a medida que las sociedades se reabren y el gasto de consumo se recupera. Por último, el sector de la energía debería ver un rebote en 2021. Este es uno de los sectores más golpeados y se debe a una recuperación con el repunte del crecimiento económico a pesar de los importantes vientos en contra a largo plazo.

Demasiada inflación y demasiado rápida se convierte en un problema para las acciones

Los sectores defensivos como la sanidad, los productos básicos, el sector inmobiliario y las telecomunicaciones suelen tener un rendimiento inferior en términos relativos en nuestro escenario.

Predecir el futuro nunca es fácil, por lo que siempre tiene sentido pensar en los posibles factores de riesgo. Después de todo, el virus sigue estando muy presente en la mayor parte del mundo occidental, mientras que muchos mercados de valores regionales están realmente en alza y el mercado no es barato en su contexto histórico.

En primer lugar, vigilaremos de cerca el éxito de la distribución de la vacuna y su efecto en la contención del virus. Se trata de una tarea enorme de proporciones sin precedentes, tanto en términos de tamaño como de velocidad. En segundo lugar, un nuevo impulso al mercado de valores depende de la aplicación de nuevos y considerables estímulos fiscales, en particular en EEUU y en la Unión Europea.

En tercer lugar, no subestimamos el riesgo de que la inflación vuelva a ser un tema del año que viene después de años de falsos comienzos. Un poco de inflación suele ser bueno para las acciones, pero demasiada y demasiado rápida se convierte en un problema.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class