Portada » Así esperan reforzar su solvencia Unicaja y Liberbank
Economia

Así esperan reforzar su solvencia Unicaja y Liberbank

Las entidades confían en que un ajuste contable del BCE les permita aligerar su carga de capital con modelos internos.

Unicaja y Liberbank confían en que el Banco Central Europeo (BCE) de un nuevo impulso a la creación del quinto banco español por activos. Las entidades trabajan por separado con el supervisor único desde hace tiempo para lograr el visto bueno de sus modelos internos para el cálculo de riesgos, que se conocen en el argot financiero como modelos IRB. Ambos bancos ya han entrado en la fase final de aprobación, que supondría aligerar su carga de capital y les permitiría contar con una posición más reforzada para cubrir los costes de reestructuración si cierran su integración, según fuentes financieras.

Liberbank tiene más avanzadas las negociaciones con el BCE para lograr este alivio contable, que elevaría su actual ratio de capital de máxima de calidad del 14% a más del 15%. El banco estimaba una mejora de unos 150 puntos básicos antes de la entrada de la nueva normativa contable sobre impagos y que habría rebajado ligeramente estos cálculos internos.

Acicate

El equipo directivo de Liberbank preveía tener el visto bueno en 2021, aunque ahora el BCE podría acelerar la luz verde a los modelos IRB como acicate a su posible fusión, señalan otras fuentes del sector. De esta forma, de llegar a acordarse la integración, lo lógico sería que Unicaja se beneficiara también de esta herramienta contable que permite rebajar el nivel de activos ponderados por riesgo (APR).

Con los modelos internos, la entidad combinada calcularía su riesgo en función de su propia experiencia con los clientes y no utilizaría un enfoque estándar, que suele ser más conservador.

Fuentes de Unicaja y Liberbank prefirieron no hacer comentarios al respecto.

En plenas conversaciones de fusión con CaixaBank, el BCE dio a Bankia el visto bueno definitivo a sus modelos internos de cálculo de provisiones de la cartera hipotecaria, que reforzó su solvencia hasta el 14,87%.

Con este ajuste contable en la cartera de hipotecas minoristas, las cúpulas de Unicaja y Liberbank encontrarían una vía adicional para generar capital y evitar una ampliación de capital, que el mercado descuenta ya que no tendrán que acometer.

El supervisor único aceptaría ahora una integración sin necesidad de acudir al mercado. Tras la pandemia, el BCE ha relajado las exigencias para favorecer la concentración bancaria y combatir la maltrecha rentabilidad. Entre las nuevas normas, no exige que la entidad combinada conserve la ratio de capital más elevada de las fusionadas.

Cambios

Tanto Unicaja como Liberbank han reforzado su solvencia desde que iniciaron las conversaciones hace dos años en su último intento frustrado para integrarse. A cierre de junio, según las últimas cuentas auditadas, Unicaja tenía una ratio de solvencia del 14,4% y Liberbank del 14%.

Los costes de reestructuración para extraer las sinergias ascenderían a 416 millones de euros, según un informe reciente de Santander, que cree que las entidades podrían utilizar su exceso de capital a partir del 11,5% para elevar las provisiones y mejorar sus tasas de coberturas.

En este caso, Liberbank cuenta con un nivel de cobertura de dudosos y adjudicados del entorno del 50%, mientras que en Unicaja superan el 60%.

Los consejos de ambas entidades ya han aprobado la contratación de asesores para arrancar la negociación formal de su fusión. Unicaja y Liberbank entrarían en el top 5 del ránking por tamaño en España, por delante de Bankinter y un puesto más abajo que Sabadell.

Etiquetas
----