Portada » Ciudades fantasma, otro efecto de la pandemia
Economia

Ciudades fantasma, otro efecto de la pandemia

ciudad - Ciudades fantasma, otro efecto de la pandemia - economia

Londres, Nueva York y París han registrado una caída dramática en las visitas a restaurantes y locales comerciales desde el inicio de la pandemia.

Las pocas personas que deambulan por las calles de la City londinense o de Wall Street se han acostumbrado a un panorama bastante habitual en los últimos meses: tiendas vacías, escaparates cerrados y cafés que hacen lo que pueden por sobrevivir en dos de los distritos financieros más bulliciosos antes de la pandemia. Sus ojos no mienten, los centros de las ciudades se han convertido en ciudades fantasma.

Según una investigación de Financial Times que ha analizado los datos de movilidad de Google, Londres y Nueva York han registrado una drástica caída en las visitas a restaurantes y locales comerciales desde el inicio de la pandemia. Pocas ciudades han escapado al impacto. Las visitas al centro de París se redujeron en un 40% en la primera semana de octubre en comparación con el mes de enero, e incluso Estocolmo, que ha tenido restricciones mucho más limitadas, ha sufrido una caída del 20%.

Pero las ciudades que más han sufrido este declive son Nueva York y Londres, donde los edificios de oficinas de gran altura albergan un gran número de servicios profesionales y personal bancario que ahora trabaja principalmente desde casa.

En la City de Londres, el número de personas que visitaron cafés, restaurantes y tiendas en la primera semana de octubre fue menos de un tercio de los niveles anteriores a la pandemia. De hecho, algunas de las ganancias del verano se han perdido en las últimas semanas. Reino Unido lucha contra una segunda oleada de infecciones por coronavirus, al igual que buena parte de Europa.

Efectos devastadores

Las cifras muestran que la City ha sufrido efectos mucho más devastadores que Reino Unido en su conjunto, donde las visitas a restaurantes y lugares de entretenimiento se situaron en el 70% de los niveles anteriores a la pandemia.

En Manhattan, el número de visitas a tiendas y restaurantes se sitúa por debajo del 50% de los niveles anteriores a la pandemia, en comparación con el 85% de la media nacional. El centro tecnológico de San Francisco registra niveles similares a los de Manhattan.

16028724193799 - Ciudades fantasma, otro efecto de la pandemia - economia

Estos son los resultados más sorprendentes de un análisis exhaustivo de Financial Times de los datos de movilidad de Google en centros urbanos y otras áreas en economías avanzadas y grandes países en desarrollo.

Google no dispone de datos de movilidad en China, pero se sabe que en las principales zonas urbanas del planeta, desde Boston y Milán hasta Tokio y Ciudad de México, Nueva Delhi y Toronto, los centros urbanos registran las mayores caídas en la movilidad.

La afluencia en la mayoría de las ciudades y países se ha recuperado durante el verano, aunque los últimos datos muestran que la tendencia se está invirtiendo en algunos países a medida que se han endurecido las restricciones en respuesta a un aumento en los casos de coronavirus.

Desde que se aplicaron los confinamientos por primera vez en la mayoría de los países del mundo, los expertos urbanos han especulado sobre el impacto a largo plazo en los centros de las ciudades, cuyo éxito económico se basa en gran medida en la afluencia de ciudadanos con ingresos disponibles.

A la espera de una vacuna y ante las nuevas restricciones impuestas por los gobiernos, muchos expertos aseguran que algunos de los cambios en la organización de las ciudades comenzarán a ser permanentes.

Zonas rurales

Estos expertos creen que el Covid-19 podría acelerar la atracción de las familias por la vida fuera del núcleo urbano, lo que supondría un desplazamiento de las oficinas lejos del centro de las ciudades. “La pandemia no solo remodelará las ciudades, sino también las zonas rurales”, sostiene Richard Florida, profesor de la Escuela de Ciudades de la Universidad de Toronto.

“La caída de la demanda de las oficinas y de la inversión indican que parte del trabajo se trasladará a lugares más remotos en las afueras de las ciudades y en las zonas rurales. Está claro que podemos introducir cambios para evitar que los empleados tengan que desplazarse al centro todo el tiempo”, añade Florida.

El teletrabajo ha echado por tierra la idea de que era necesario llenar grandes edificios de oficinas de trabajadores, un fenómeno al que Florida se refiere como el “último suspiro de la revolución industrial”. Esto ha creado la posibilidad de que las empresas se planteen trasladarse a ubicaciones menos costosas.

Nicholas Bloom, profesor de economía en la Universidad de Stanford, dice que la pandemia ya ha transformado a EEUU en una “economía del teletrabajo”, con casi el doble de empleados trabajando desde casa que en la oficina. Según un estudio de Bloom, dado que casi el 60% de los que ahora trabajan desde casa vivían en ciudades, la tendencia podría invertir el rápido crecimiento de las principales urbes de EEUU desde la década de 1980.

Europa

En toda Europa, casi el 40% de los empleados trabajaron a distancia en el primer semestre del año, según la Comisión Europea. En Alemania, el Ministerio de Trabajo ha anunciado que presentará una propuesta este otoño que dará a todos los empleados el derecho a trabajar desde casa.

Alrededor de tres cuartas partes de las empresas británicas afirman que mantendrán el teletrabajo cuando se haya superado el coronavirus, según una encuesta realizada por el Institute of Directors, una organización empresarial de Reino Unido.

Los datos inmobiliarios sugieren que el teletrabajo ha provocado cambios inmediatos en la demanda. Alrededor del 60% de los estudios mundiales indicaron que el espacio de oficinas se había desplazado de las zonas urbanas al extrarradio.

Un estudio de la Royal Institution of Chartered Surveyors (RICS), una asociación de Reino Unido que agrupa a más de 125.000 profesionales relacionados con el mundo inmobiliario, también apunta a que el espacio de oficinas se está desplazando de las zonas urbanas a las afueras.

16028723867211 - Ciudades fantasma, otro efecto de la pandemia - economia

Adam Slater, economista principal de Oxford Economics, afirma que los precios mundiales de las propiedades comerciales han bajado un 6% en el tercer trimestre en comparación con el mismo período del año pasado. “Es posible que la demanda de oficinas, espacios comerciales y hoteleros, e incluso viviendas multifamiliares urbanas, nunca recupere los niveles anteriores a la crisis”, sostiene.

Jeremy Kelly, director de investigación del grupo inmobiliario JLL, ve una caída similar en la inversión. La empresa informa de una contracción del espacio de oficinas alquilado del 59% para Londres, del 66% para Nueva York y del 77% para Tokio en el segundo trimestre de este año, en comparación con el mismo período de 2019.

Centros más inteligentes

Muchas zonas urbanas se están preparando para los grandes cambios que se avecinan. París defiende el concepto de ‘ciudad de 15 minutos’, donde los espacios habitables están a poca distancia del trabajo y los servicios; Melbourne propone ‘barrios de 20 minutos’; Montreal está trabajando en la definición de un sistema híbrido que combine el trabajo a distancia y el uso del espacio físico.

En opinión de Lamia Kamal-Chaoui, directora del centro para regiones y ciudades de la OCDE con sede en París, “muchas ciudades importantes ya han comenzado a hacer un completo replanteamiento de su planificación urbana”. Algunas están “aprovechando esta oportunidad para ir más inclusivas , más verdes y más digitales”, y añade que la tendencia de trasladar fuera los centros de trabajo y la vida en general observada en algunos países de la OCDE antes de la pandemia podría ahora “acelerarse”.

Ciudades como París, Montreal y Londres ya han tomado medidas como la implantación de carriles bici adicionales, una mejor higiene en el transporte público, el pago contactless, y opciones de transporte de bajas emisiones, como vehículos y motos eléctricos. Esto también se extiende a muchas ciudades de países emergentes como Chennai, en India; además, la inversión en ciudades inteligentes y verdes ha aumentado en países asiáticos como China.

Florida visualiza ciudades con oficinas convertidas en viviendas asequibles, con menos espacio para automóviles en las calles y más para restaurantes con terrazas y otras actividades sociales.

“Creo que la salud y la resiliencia se convertirán en parte del diseño de las ciudades en general”, dice. Edward Glaeser, profesor de Economía en la Universidad de Harvard, opina que el debate en EEUU a veces se ha centrado en problemas urbanos que se han visto exacerbados por la pandemia.

Aunque el coronavirus continuará pesando sobre la actividad comercial a corto plazo, está mandando un mensaje optimista sobre el futuro de las ciudades. Su atractivo no se desvanecerá porque los ciudadanos siguen necesitando interactuar con los demás.

Además, la caída de los precios de las propiedades comerciales y residenciales podría hacer que las ciudades sean más animadas, con empresas más jóvenes y una población de menor edad.

Si la crisis hace que sea más fácil para los jóvenes vivir en el centro de la ciudad, podría terminar siendo el aliciente para su renovación, no el comienzo de su declive.

mercedes banner - Ciudades fantasma, otro efecto de la pandemia - economia
----