Portada » De El Corte Inglés a Fnac: ¿Quién puede realmente competir contra Amazon?
Economia

De El Corte Inglés a Fnac: ¿Quién puede realmente competir contra Amazon?

Sandra Tobar

Solo hay una manera de hacer frente al gigante del ‘ecommerce’ y algunas compañías están aprovechando su única debilidad.

Este año vamos a asistir a las compras navideñas más digitales de la historia de España. Tanto es así que muchas compañías se han unido para pedir al consumidor que las adelante y evitar los colapsos online. La mayoría de empresas como El Corte Inglés, Fnac o Inditex aceleran en su estrategia digital para hacer frente al rey del ecommerce. Pero ¿pueden realmente hacer frente a Amazon?

“No se puede competir con Amazon. Lleva 26 años haciendo lo que hace, con miles de ingenieros trabajando detrás de un algoritmo, 220 vuelos diarios y 20 millones de euros que invertirá para que la logística en Navidades no falle”, señala a Invertia Laureano Torienzo Esteban, presidente de la Asociación Española de Retail (AER).

Tan rotunda afirmación sólo añade una excepción: para competir con Amazon hay que diferenciarse. “A día de hoy, se puede competir con Amazon si se digitaliza el ladrillo”, señala el experto. ¿Qué quiere decir esto? Que si las empresas consiguen convertir sus tiendas también en almacenes de pedidos online tendrán un punto a favor con el que no cuenta Amazon.

El Corte Inglés

Y en esta carrera, El Corte Inglés parece que se coloca primero para plantar batalla a Amazon desde la omnicanalidad. “Somos únicos frente a los players digitales ya que nuestras tiendas actúan como plataforma online y permiten recibir pedidos en tan solo dos horas”, señalan fuentes de la compañía.

Lo cierto es que los centros de El Corte Inglés cuentan con una ubicación envidiable. La empresa tiene puntos en las grandes ciudades y otros en la periferia. De hecho, los grandes almacenes siempre han alardeado de que el 90% de la población de España está a menos de una hora de un centro comercial de la compañía y el 50% a menos de 15 minutos.

Además, el tamaño de sus 93 centros comerciales es suficientemente grande como para hacer frente a pedidos tanto desde el interior de las ciudades como en la periferia. Modelo que completan los 177 Supercor de la compañía y la alianza que sellaron con Correos.

En este sentido, una de sus ventajas es precisamente seguir teniendo cerca una tienda física. “Al conectarlas al online eres diferente a Amazon en cuestiones como la atención al cliente o las devoluciones de productos”, apunta el experto. Se trata de una cuestión de confianza de la que Amazon no goza.

Pero El Corte Inglés no es ajeno a las fortalezas de Amazon. De hecho, con la nueva app trató de imitar -a la vez que combatir- las tarifas del gigante del comercio electrónico. ¿Cómo? Con una tarifa plana única de 19,90 euros anuales para las compras online que permite al cliente elegir si quiere recibir su pedido de alimentación y no alimentación con entrega inmediata en el mismo día (dos horas) o en la fecha elegida. Aunque en este apartado y, según el experto, “es difícil competir con los cuatro millones de productos que tiene Amazon”.

Fnac más digital

A un nivel quizás más bajo está Fnac, quien también apuesta estas Navidades por ayudarse de sus tiendas como almacenes online. Cuenta con 38 establecimientos a pie de calle (cuatro de ellos en régimen de franquicias) repartidos en 18 ciudades y dos de ellos, en el Principado de Andorra. En total, 86.000 metros cuadrados.

Desde la compañía aseguran que se están preparando para reforzar el ecommerce. “Estamos viendo cómo reforzar el nivel de stock y preparándonos a que el 70% de las ventas se concentren en el canal online. También reforzamos el click&collect”, avanzó recientemente Beatriz Navarro, la directora de Marketing y Comunicación de Fnac. De hecho, ya ven “caídas del 40% en nuestras tiendas y crecimientos en el online de más del 60%” en niveles parecidos a los del confinamiento inicial”.

A día de hoy, el 33% de sus clientes son omnicanales y aportan el 50% de las ventas online; pero es que además, su tasa de conversión es un 20% más alta que la de un comprador tradicional.

----