Portada » El ‘boom’ de los datos ilimitados en el móvil amenaza la demanda de la fibra
Economia

El ‘boom’ de los datos ilimitados en el móvil amenaza la demanda de la fibra

Emilio Gayo, presidente de Telefónica España, Jean François Fallacher, CEO de Orange España, Antonio Coimbra, CEO de Vodafone España, y Meinrad Spenger, consejero delegado de MásMóvil.

IGNACIO DEL CASTILLO

Hay un riesgo creciente de que la guerra de las tarifas ‘sólo móvil’ con datos ilimitados suponga una alternativa al uso de la fibra en aquellos hogares que no tengan un consumo intensivo.

Vodafone anunció el pasado 15 de septiembre que había decidido extender sus tarifas de 5G con datos móviles ilimitados a toda su base de clientes de contrato, es decir, a aproximadamente 11,4 millones de clientes. Una parte de ellos ya tenía servicios de 5G y otra tenía tarifas ilimitadas, pero ahora se extiende a toda la base de clientes excepto los de tarjeta prepago, en lo que ha sido, hasta ahora, la mayor iniciativa en el mercado español a favor de las tarifas ilimitadas de datos.

Eso significa que tendrán datos ilimitados en el móvil los clientes con tarifas convergentes (un combinado de fijo y móvil) y los de sólo móvil, es decir, aquellos que sólo contratan una línea móvil sin línea fija.

El movimiento de Vodafone es sólo la culminación, al tratarse del más importante y decisivo, de la espiral de competencia que se ha desencadenado en el último año entre los operadores españoles en el segmento de las tarifas de datos sin límites.

Pero esta tendencia tuvo un hito importante el pasado mes de abril con el lanzamiento por parte de Telefónica de su primera tarifa ilimitada sólo móvil por un precio que ya era muy agresivo de 39 euros, que además se rebajaba a 25 euros durante el primer año.

Siguiendo esa espiral, hace dos semanas fue Yoigo, que ya había lanzado una tarifa ilimitada sólo móvil en junio (39 euros, rebajada a 32 euros por tres meses), la que decidió regalar datos ilimitados a sus mejores clientes de sólo móvil (aquéllos que tenían bonos de datos de 25, 30, 40 y 50 gibabytes), para proteger la base de clientes de sus mejores usuarios.

Por último, el pasado 18 de septiembre, Telefónica, que después del lanzamiento de su oferta sólo móvil había reducido la promoción de su tarifa hasta los 25 euros de un año a sólo 6 meses, ha decidido volver a extenderla durante 12 meses.

O sea, que las dinámicas competitivas del mercado han llevado a que los cuatro grandes operadores ya tengan ampliamente representadas este tipo de tarifas en sus marcas premium. Y esa es una decisión que va a tener un fuerte impacto en todo el sector a medio y largo plazo. Porque al disponer de tarifas ilimitadas de datos, los patrones de consumo de los clientes se van a transformar por completo multiplicando el gasto de datos especialmente en los consumos de contenidos audiovisuales.

Si el consumo medio de datos de una línea móvil en España es ahora de 5 o 6 gigabytes al mes -aunque lleva años en crecimiento continuo-, los clientes con tarifas ilimitadas lo multiplican hasta 40 o 50 gigabytes.

En el caso de las ofertas fijo-móvil, donde el hogar adquiere también un acceso fijo de fibra, el cliente tiende a usar esa red fija para consumir películas. Pero cuando se trata de tarifas ilimitadas sólo móvil el riesgo de sustitución de las redes fijas es mucho mayor.

Éste es un riesgo incipiente por ahora, pero que irá a más cuando se generalice el 5G que multiplica la velocidad de la red, igualando la que ofrecen las mejores ofertas de fibra.

Con todo, los expertos señalan que aunque muchos hogares tengan la tentación de realizar esa sustitución, no todos los consumos del hogar son soportables sólo por redes móviles porque hay algunos domicilios en los que los consumos de datos son muy elevados, lo que haría que la red móvil no pudiera ofrecer a todos calidad suficiente.

Es decir, aquellos en los que hay cuatro o cinco miembros de la familia con consumo elevado como los padres con hijos adolescentes que dispongan cada uno de ordenador, podrían encontrar dificultades para soportar tanto tráfico sólo mediante las redes móviles.

Pero aquellas familias de menos miembros -solteros, parejas sin hijos o con hijos muy pequeños- sí que podrían considerar que una sola línea móvil ilimitada resuelve sus problemas de conectividad, con la ventaja adicional de que puede usarse en cualquier parte.

El problema es que las tarifas planas de datos en el móvil son una complicación porque a diferencia de las redes fijas de fibra, donde una vez tendido el cable hasta el hogar el coste del acceso permanece estable durante muchos años, en las redes móviles un aumento fuerte de la demanda, como generaría un uso generalizado de la tarifa ilimitada para el consumo audiovisual del hogar, sí que exige de los operadores un aumento de la inversión para reforzar la capacidad o reducir el tamaño de las células desplegando más emplazamientos. Es decir, que mientras que los ingresos son fijos, los costes son variables.

Además, los expertos señalan que en el caso de que se fuera generalizando la sustitución de la fibra por el 5G, los propietarios de redes de FTTH, que han invertido alrededor de 8.000 millones de euros en sus despliegues en España, podrían verse tentados a competir bajando los precios, lo que contribuiría a alimentar la espiral de deflación que se está generando en el sector.

----