Portada » El Gobierno vasco ‘frena’ un intento de fusión entre Kutxabank y Sabadell
Economia

El Gobierno vasco ‘frena’ un intento de fusión entre Kutxabank y Sabadell

  • La entidad debe mantener su capacidad de gestión, arraigo e independencia

  • El banco vasco asegura que no hay ninguna negociación abierta

Contra todos los consejos y recomendaciones de organismos como el Banco Central Europeo y el Banco de España, entre otros, que abogan por que se produzcan nuevas fusiones bancarias nacionales e incluso transfronterizas, el Gobierno vasco no cree necesario que Kutxabank tenga que realizar este tipo de operaciones para asegurar su futuro. El objetivo del Ejecutivo es que la entidad mantenga su “capacidad de gestión, arraigo e independencia”.

Así lo afirmó ayer el lehendakari Iñigo Urkullu en el pleno del control del Parlamento vasco, en respuesta a una pregunta de EH Bildu.

La formación abertzale pidió la opinión del Ejecutivo acerca de las informaciones publicadas que apuntan a un acercamiento del Banco Sabadell a BBVA y Kutxabank, cara a una posible fusión a tres bandas.

Urkullu explicó que el Gobierno vasco recibe información actualizada sobre la gestión, objetivos y estrategia de Kutxabank y por esta razón, la entidad “en este momento no se ve en la necesidad de una fusión”.

Además, continuó, “las autoridades europeas no han trasladado la necesidad de analizar el horizonte de la fusión”.

Este criterio es compartido por el presidente del banco vasco, Gregorio Villalabeitia, que en unas declaraciones recientes aseveró que “no hay prisa” y que no es una operación necesaria, pero que si se da una buena operación y genera rentabilidad, se estudiará.

Mayor dividendo social

Y no es una acción necesaria porque el banco vasco -propiedad de BBK, Kutxa y Vital, las antiguas cajas de ahorros-, “es líder en solvencia y tiene acreditado el mayor dividendo social de todo el Estado”, aclaró el lehendakari.

También el consejero vasco de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, afirmó recientemente que Kutxabank tiene un nivel de solvencia “suficiente para funcionar bien por su cuenta y sin mayores problemas”.

En relación con su solvencia, Kutxabank cuenta con una de las más bajas exposiciones del sector y su modelo de negocio ha sido reconocido por las autoridades financieras y por el propio mercado.

De hecho, la Autoridad Bancaria Europea (EBA) ha situado a Kutxabank como la entidad más solvente de España por sexto año consecutivo. El coeficiente de solvencia total del grupo y la ratio Core Tier I se consolidan en lo alto del sector financiero español, con un 17,2%, según datos del primer semestre.

En cualquier caso, el objetivo del Gobierno vasco es que Kutxabank siga manteniendo “su capacidad de gestión, independencia, compromiso, arraigo y apoyo a la economía vasca”, detalló Urkullu.

Respecto del arraigo, la portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte, mostró su preocupación, por que se considere “que ahora no es necesaria la fusión de Kutxabank, pero abre la puera a que en otro momento lo sea y el banco vasco se convierta en un ‘Euskaltel dos”, afirmó.

En este sentido, el lehendakari comentó que no corresponde al Gobierno vasco decidir si es conveniente o no la fusión de Kutxabank en estos momentos, sino que es una decisión que corresponde adoptar a sus órganos de gestión.

Pero precisó Urkullu que “los procesos de fusión con los grandes bancos no son la única alternativa, ni tiene por qué ser la mejor opción para la estrategia de futuro”. No obstante, Kutxabank “tiene su propia hoja de ruta y corresponde decidir a la propia entidad financiera”, señaló el jefe del Ejecutivo vasco.

Sin tamaño óptimo

En cuanto al tamaño apropiado para las entidades financieras, Iñigo Urkullu expuso que, en base a todas las experiencias conocidas, “no hay un tamaño único óptimo, ni un único modelo de negocio viable en el sector. Un banco cada vez más grande no es sinónimo de más solvencia”, indicó. Así señaló en su intervención en el Parlamento vasco que “muchos países en Europa cuentan con una extensa red de cajas de ahorro de carácter regional o local altamente competitivas” y puso como ejemplo a Alemania, con más de 400 entidades.

Aunque desde Kutxabank reconocen que ha habido contactos y reuniones con entidades financieras y bancos de inversión, no hay ninguna negociación abierta, pero no se descarta iniciar una operación corporativa de este tipo, si se presenta una opción interesante.

Lo cierto es que la fusión acordada entre Caixabank y Bankia ha revolucionado el sector financiero español, en un momento de bajos tipos de interés y crítico por la crisis económica del Covid-19, en el que optimizar las rentabilidades es el principal objetivo.

Los protagonistas del sector bancario están moviendo sus fichas para conformar un modelo rentable y duradero. Al acercamiento del Banco Sabadell hacia BBVA y Kutxabank, se une el inicio de contactos entre Liberbark y Unicaja.

La fusión de BBVA y Sabadell daría como resultado un 23% del negocio en Euskadi, superando a Caixabank, que tendrá un 18% y a Santander, con un 15%. Si Kutxabank se sumara al grupo, la cuota sería aún mayor, ya que el banco dispone de más de 800 oficinas y el 40% está en el País Vasco. A esto se añadiría presencia en el sur de España, al tener integrado CajaSur, con 373 oficinas en Andalucía.

Etiquetas
----