Portada » El mercado de opas y fusiones resurge tras la pausa del Covid
Economia

El mercado de opas y fusiones resurge tras la pausa del Covid

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, Jesús Encinar, cofundador de Idealista, y Warren East, consejerodelegado de Rolls-Royce.

Septiembre ha servido para reanudar la actividad corporativa en España y Europa. El valor de las transacciones bate el récord mensual de este año y mejora los registros del ejercicio pasado.

El mes de septiembre suele ser uno de los más agitados en el mercado de fusiones y adquisiciones. Muchos ejecutivos, junto a sus asesores financieros y legales, aprovechan el parón veraniego para acabar de negociar los acuerdos de manera discreta, y los anuncian según comienza el nuevo el curso.

En 2020 el efecto de este renacimiento otoñal de la actividad ha sido mucho más notable como consecuencia del parón que provocó desde marzo la pandemia del Covid-19. Según datos preliminares de Dealogic, el valor de las transacciones anunciadas hasta ahora en el mes asciende a 121.358 millones de euros en Europa y a 6.093 millones en España. Se trata de los mayores volúmenes mensuales de 2020 y por primera vez se superan este ejercicio los datos del año pasado.

El contraste es muy claro en España, donde en los meses de abril y mayo se cerraron operaciones por menos de mil millones de euros. Por el contrario, este final de verano se ha vivido el anuncio de fusión de CaixaBank y Bankia, además de la compra de Idealista por EQT Partners.

A nivel europeo, Veolia podría mejorar esta semana su oferta por el 29,9% de Suez; Gardaworld ha lanzado una oferta pública de adquisición (opa) hostil por la firma británica de seguridad G4S; y Caesar Entertainment y Apollo Global Management pujan por el control de la casa de apuestas William Hill.

Pese a este incremento de las operaciones, el acumulado del año todavía presenta un descenso de alrededor del 20% en España y Europa.

Líquidez y visibilidad

Dos razones explican la vuelta de las operaciones, según Philipp Beck, director del área de fusiones y adquisiciones de UBS en Europa. La primera es que muchas empresas, centradas en reforzar su liquidez tras el estallido de la pandemia, ya han hecho los deberes y cuentan con balances sólidos para embarcarse en compras. La segunda, señala, es que hay ahora una mayor visibilidad que hace unos meses en cuanto a los ingresos futuros de los negocios. Esto facilita la valoración de las compañías para cerrar los acuerdos, en algunos casos sin grandes ajustes porque la nueva realidad económica no impacta en sus resultados; y en otros con descuentos si son sectores dañados por el virus. Iberia, del grupo IAG, está negociando por ejemplo una fuerte rebaja en el precio de adquisición de Air Europa, pactado el año pasado en mil millones.

Esta mayor claridad de las valoraciones no solo ha tenido consecuencias positivas para el mercado de fusiones. También ha provocado alguna marcha atrás, como la de LVMH al renunciar a la adquisición de Tiffany.

Otro factor que puede haber contribuido al regreso de las alianzas es de carácter práctico. Los ejecutivos, los banqueros y los abogados que participan en las operaciones parecen haberse acostumbrado a trabajar y negociar en remoto; y en las últimas semanas ha empezado a existir la posibilidad también de mantener encuentros físicos al relajarse el confinamiento en muchos países europeos, lo que suele allanar las conversaciones y permite acometer las revisiones de los activos, cuentas y contratos (due diligence) de la empresa que va a ser comprada.

Nuevos obstáculos

Existen dudas en algunos cuarteles financieros sobre la sostenibilidad de este repunte de los movimientos corporativos. Una reimposición de las medidas de confinamiento para frenar el nuevo rebrote del coronavirus puede, además de dificultar de nuevo las negociaciones, exigir un replanteamiento de las perspectivas de las empresas y de sus valoraciones. De cara a final de año, además, hay varios hitos políticos que añaden incertidumbre al panorama.

Todo ello reduce el apetito de empresas y fondos por acometer operaciones. Según una encuesta entre 230 ejecutivos europeos realizada por CMS y Mergermarket, un 74% afirma que la pandemia ha disminuido su interés en realizar compras, y un 65% dice no estar considerando ninguna fusión o adquisición. Más de la mitad cree que el nivel de actividad va a disminuir de forma significativa en los próximos doce meses.

Stefan Brunnschweiler, director de fusiones y adquisiciones del bufete CMS. opina que “además de la distorsión del Covid-19, las elecciones a la presidencia de Estados Unidos en noviembre, el final del periodo transitorio del Brexit y el deterioro de las relaciones entre China y Occidente van a intensificar los obstáculos que afrontan los inversores en fusiones y adquisiciones”.

Sin embargo, existen varios factores que deberían mantener vivo el mercado. Por un lado, sigue habiendo empresas con necesidad de vender activos para reforzar sus balances. Hay varios casos en España: Rolls-Royce quiere vender ITP, Intu busca comprador para el 50% de Xanadú y los administradores de NMC Health están examinando las primeras ofertas por Clínica Eugin.

Los fondos de capital riesgo, con grandes niveles de dinero disponible, seguirán lanzándose sobre activos a precios atractivos.

En otros sectores, la crisis puede acelerar los procesos de concentración para reducir costes. Es el caso de la banca española, donde tras la fusión de CaixaBank y Bankia, los inversores especulan con la unión Unicaja-Liberbank y discuten si Sabadell puede interesar más a Santander o a BBVA. Y en telecomunicaciones, los analistas anticipan que Vodafone podría vender o fusionar su filial española con MásMóvil.

UN AGITADO COMIENZO DE CURSO

Unión bancaria

La fusión de CaixaBanky Bankia puede ser el precedente de otras uniones en la banca española.Los analistas buscan parejas a Sabadell y Liberbank.

Adiós de Apax

Apax Partners acaba de vender sus dos empresas españolas a otras firmas de capital riesgo: Idealista a EQT Partners; y Neuraxpharm a Permira.

En apuros

Rolls-Royce quiere vender su filial española ITP por 1.500 millones para captar liquidez. A la vez, NMC tiene Clínica Eugin en venta; e Intu busca comprador para Xanadú.

Lío francés

Veolia ha hecho una oferta de 2.900 millones por el 29,9% de Suez (ahora en manos de Engie). Va a subir el precio ante el rechazo de la empresa gala de aguas.

Opa hostil

La canadiense Gardaworld ha lanzado una opa de 3.000 millones de libras por la firma de seguridad G4S. También en Londres, Caesar y Apollo se disputan William Hill.

Etiquetas
----