Portada » El Museo Del Jamón Cierra Sus Locales Del Centro De Madrid
Economia

El Museo Del Jamón Cierra Sus Locales Del Centro De Madrid

Malos tiempos para la hostelería. Uno de los emblemas de la capital, el Museo del Jamón, cierra temporalmente sus locales del centro de Madrid

¿Quién no se ha tomado un bocadillo de jamón acompañado de cientos de jamones colgados en el Museo del Jamón? Esta estampa, tan habitual en el centro de Madrid, desafortunadamente no se podrá vivir durante las próximas semanas.

Restaurantes con aforos limitados, barras cerrradas, horarios restringidos, muy pocos clientes y ningún turista. Ante esta situación, muchos son los bares y restaurantes míticos de Madrid que están sucumbiendo. El último en caer ha sido el emblemático Museo del Jamón.

De forma temporal desde este martes 13 de octubre han cerrado cuatro de sus locales ubicados en la calle Mayor 7, Plaza Mayor 17 y 18, Carrera de San Jerónimo 6 y Paseo del Prado 44. Se mantienen abiertos los establecimientos ubicados en avenida de Córdoba, 3 y Poeta Joan Maragall, 15.

Con las restricciones actuales, a los propietarios del Museo del Jamón no les sale rentable tener todos sus establecimientos abiertos. “Las ventas han caído mucho desde que volvimos a abrir”, señala Marcelo Muñoz e Hijos, la empresa que gestiona seis locales bajo la marca El Museo del Jamón.

“Es un cierre temporal. No es definitivo”, puntualizan fuentes de la empresa .Y, ¿cuándo volverá a abrir? En principio, el cierre se prolongará hasta que dure el estado de alarma; y luego todo dependerá de cómo evolucione la situación en Madrid.

El Museo del Jamón nació en Madrid en agosto de 1978, fundado por los hermanos Luis y Francisco Muñoz Heras. Fueron los primeros restaurantes temáticos de España, ya que en sus paredes están expuestos, jamones de todas las razas de España. Algo que supone un gran atractivo para el cliente de la ciudad, pero aún más para el turista, que visita todos los años la ciudad sin dejar de pasar por los Museos del Jamón.

Su cierre temporal, aunque sorprende, no es único. Lo mismo ha ocurrido con muchos de los locales emblemáticos de bocatas de calamares de la capital, como El Postas. Sin poder consumir en barra y sin terraza, muchos de ellos han decidido no abrir a la espera de que la situación mejore.

----