Portada » FMI: España cerrará este año con un déficit récord del 14,1% y una deuda histórica del 123% del PIB
Economia

FMI: España cerrará este año con un déficit récord del 14,1% y una deuda histórica del 123% del PIB

El Fondo Monetario Internacional augura que el déficit público español se disparará este ejercicio hasta el 14,1% del PIB, un nivel inédito y por encima del 11,3% que prevé el Gobierno, y la deuda pública hasta el 123% del PIB, también récord, como consecuencia de las medidas adoptadas frente a la pandemia del Covid-19.

Según las cifras del FMI, el déficit va a escalar 11,3 puntos del PIB en un año y la deuda lo hará en 27,5. Estos datos colocan a la economía española entre los países que mayor factura van a pagar frente a la crisis sanitaria. De hecho, el Fondo ha destacado en su informe Fiscal Monitor publicado hoy la escalada del endeudamiento en España, Italia y Japón, que es cercana a los 30 puntos del PIB y los pone a la cabeza. También ha subrayado la situación de Estados Unidos donde la deuda se disparará más de 20 puntos hasta los 131,2%.

Además, volviendo al caso español, el organismo prevé que el esfuerzo fiscal frente a la crisis sanitaria siga lastrando las cuentas hasta 2025. Concretamente, calcula que el déficit público en España seguirá dentro de cinco años en el 4,4% del PIB y la deuda todavía en el 118,8% (ambos niveles todavía claramente por encima de la situación prepandemia).

El Fondo ha explicado que la crisis del Covid-19 “ha devastado la vida de las personas, el trabajo y las empresas”. Frente a esta situación, los gobiernos han tomado medidas enérgicas para amortiguar el golpe, por un total de 12 billones de dólares a nivel mundial, que han salvado vidas y empleos. Pero el FMI alerta que esos apoyos “son costosos y, junto con fuertes caídas en los ingresos fiscales debido a la recesión, han empujado a deuda pública a un máximo histórico cercano al 100 por ciento del PIB”.

¿Hay que retirar las medidas de apoyo?

En estas circunstancias, el organismo ha pedido que “a medida que las economías reabren tentativamente, pero sigue habiendo incertidumbre sobre el curso de la pandemia, los gobiernos deben asegurarse de que el apoyo fiscal no se retire con demasiada rapidez”.

“Sin embargo, debería volverse más selectivo y evitar interponerse en el camino de reasignaciones sectoriales a medida que se reanuda la actividad”, ha matizado. “El apoyo debe cambiar gradualmente de proteger los empleos antiguos para que las personas vuelvan a trabajar, por ejemplo, reduciendo programas de retención (subsidios salariales), reintroduciendo los requisitos de búsqueda de empleo, y capacitar nuevas habilidades y ayudar a las empresas viables pero aún vulnerables a reabrir de manera segura”, ha añadido. “Con bajas tasas de interés y alto desempleo [como es el caso de España], impulsando la inversión pública, comenzando con proyectos de mantenimiento e intensificación: pueden crear puestos de trabajo y estimular el crecimiento económico”, ha dicho.

Recomendaciones

El FMI ha puesto sobre la mesa una serie de recomendaciones para que los países afronten sus agujeros fiscales y sus elevados endeudamientos una vez que la pandemia esté bajo control. A continuación, las destallamos:

Subida fiscal: “Los gobiernos también deben adoptar medidas para mejorar el cumplimiento tributario y considerar impuestos más altos para los grupos más ricos y las empresas altamente rentables”, ha planteado el Fondo.

“Estos ingresos ayudarían a pagar los servicios críticos, como las redes de seguridad social y sanitaria, durante una crisis que ha perjudicado de forma desproporcionada a los segmentos más pobres de la sociedad”, ha explicado.

Ajuste a medio plazo: “Los países con espacio fiscal y las principales cicatrices de la crisis, como un gran desempleo de larga duración, deberían proporcionar un estímulo fiscal temporal mientras planifican un ajuste a medio plazo”, ha apuntado.

Inversión en educación y sanidad: “De cara al futuro, los países deberán priorizar la inversión en sistemas de atención de la salud y educación”, ha defendido. “También deben fortalecer las redes de seguridad social para garantizar que todas las personas tengan acceso a alimentos y otros bienes y servicios básicos”, ha añadido.

Cambiar el modelo hacia una economía digital: “A medida que las economías comienzan a recuperarse, los gobiernos deberían aprovechar este momento para alejarse del modelo de crecimiento anterior a la crisis y acelerar la transición a un modelo de economía digital”. “El precio del carbono debería ser una característica clave de esta transición, porque anima a las personas a reducir el uso de energía y cambiar a alternativas más limpias, y además, genera ingresos que pueden utilizarse en parte para ayudar a los más vulnerables”, ha dicho.

Medidas ecológicas: “A medida que los gobiernos aumentan su inversión pública y otras medidas fiscales para fomentar la recuperación, sus decisiones políticas tendrán efectos duraderos”, ha explicado. Por ello, “deberían tomar la decisión de presionar para que las economías sean más inclusivas y resilientes, y para frenar el calentamiento global mediante medidas ecológicas que también impulsen el crecimiento y el empleo”, ha concluido.

Las cifras que el FMI ha publicado hoy evidencian que la crisis del Covid-19 y las medidas que se han adoptado suponen ya un reto muy complejo para la economía española, que tendrá que aunar en los próximos ejercicios la recuperación con la reducción de un déficit y una deuda récords.

Etiquetas
----