Portada » La actividad frena en Europa pero sigue al alza en Estados Unidos
Economia

La actividad frena en Europa pero sigue al alza en Estados Unidos

  • Se espera que el PMI de Europa caiga por debajo de 50 en octubre

  • Quedan apenas dos semanas para las elecciones en Estados Unidos

El viernes de la semana que viene se espera que la publicación de los PMI de actividad económica en Estados Unidos y la zona euro certifiquen que esta última ha frenado su recuperación en el mes de octubre, por primera vez desde junio, algo que no está ocurriendo en el gigante norteamericano.

Los contagios de coronavirus están volviendo a repuntar en Europa y los gobiernos se están viendo obligados a tomar medidas para tratar de frenar su expansión. Esta vuelve a ser, si no la que más, una de las mayores preocupaciones de los inversores, por el daño que estas medidas harán a la economía.

Aunque se asume un aumento de las ayudas por parte del Banco Central Europeo (BCE) antes de final de año (quedan pendientes las reuniones del 29 de octubre y la del 10 de diciembre), esto puede tener impacto sobre las bolsas, por lo que es importante seguir vigilando cómo evoluciona la situación sanitaria en la zona euro, algo que no ha dejado de ser uno de los factores más importantes desde que empezó la ola de contagios a principios de año.

Ligado a esto, todo apunta a que la semana que viene se certificará que Europa está volviendo a contraer su actividad económica, con la publicación de los indicadores PMI de actividad manufacturera y de servicios durante el mes de octubre, mientras que se espera que la economía estadounidense dé señales de un mayor dinamismo, y que haya continuado mejorando durante el décimo mes del año.

En Estados Unidos las expectativas apuntan a que el crecimiento ha continuado en el mes de octubre

En concreto, las estimaciones que se manejan desde Bloomberg apuntan a que el PMI compuesto (el que recoge tanto la actividad del sector manufacturero como la del sector servicios) caerá hasta los 49,5 puntos, frente a los 50,4 de septiembre, lo que sería la primera contracción desde el mes de junio, cuando se movía en el entorno de los 48,5 puntos (por debajo de 50 puntos el índice refleja contracción, y por encima, crecimiento).

Es el sector servicios el que está arrastrando a la economía en su conjunto, ya que mientras este retrocederá hasta los 47 puntos, se espera que la actividad industrial haya seguido creciendo, eso sí, a un ritmo más lento que en septiembre, pasando de 53,7 puntos hasta los 53 que se esperan ahora.

Por contra, en Estados Unidos las expectativas apuntan a que el crecimiento ha continuado en el mes de octubre, con el mayor avance del PMI manufacturero desde enero de 2019, 53,4 puntos, por encima de los 53,2 de septiembre, y se espera que el sector servicios se mantenga en los mismos 54,6 puntos que ya recogió el mes pasado.

Brexit, elecciones y BCE

Al margen de la pandemia y de la publicación de los PMI, hay tres factores de gran importancia para los mercados que podrían generar volatilidad en próximas sesiones: las negociaciones para la salida del Reino Unido de la UE, las elecciones en Estados Unidos y la reunión del Banco Central Europeo a finales de octubre.

En esta última, no se puede descartar que en los próximos días haya novedades sobre la posibilidad de que se aumenten las compras de deuda en diciembre, o incluso este mes de octubre, algo de vital importancia para los mercados financieros, por el impacto que tienen en ellos las medidas del BCE.

El viernes Bloomberg publicará la encuesta a economistas que siempre hace previa a la reunión del BCE, en la que se conocerán las previsiones de estos expertos, que hasta ahora mantienen la expectativa de que el organismo que preside Christine Lagarde no mueva ficha hasta la reunión de diciembre, cuando esperan que aumente las compras de deuda en otro medio billón, y que alargue de nuevo la fecha final del programa.

En cuanto al Brexit, la falta de acuerdo el viernes amenaza con dinamitar definitivamente las negociaciones y todo apunta a que las dos partes están condenadas a una salida sin acuerdo. Sin embargo, no sería la primera vez en este proceso en el que cambian las tornas, algo que podría tener impacto en los mercados.

Por último, no hay que olvidar que quedan apenas tres semanas para las elecciones estadounidenses. La campaña electoral está candente, y cualquier sorpresa en este sentido durante las próximas semanas tiene potencial para afectar a las bolsas, no sólo de Estados Unidos, si no de todo el mundo, teniendo en cuenta la importancia que tienen en todo el mundo las elecciones presidenciales en la primera economía del planeta.

Etiquetas
----