Portada » La banca se queda corta en la mejora de eficiencia y fía su estrategia al control de costes
Economia

La banca se queda corta en la mejora de eficiencia y fía su estrategia al control de costes

Clara Alba

Bankinter, Santander y BBVA se consolidan como las entidades más eficientes a cierre de septiembre.

Los ajustes de los últimos años y los que ha impuesto la crisis del coronavirus han contribuido a que el sector bancario español mejore en eficiencia respecto a las cifras de hace un año. Sin embargo, el enorme esfuerzo realizado no ha sido suficiente para impedir que la media del sector siga gastando para ganar prácticamente lo mismo, o incluso menos.

En concreto, la ratio de eficiencia media de los seis grandes bancos españoles (Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Bankinter y Banco Sabadell) ha mejorado en los últimos 12 meses del 53,16% al 51,19%, según las últimas cuentas a cierre de septiembre de las entidades. Pero esa mejora se ha quedado corta para alcanzar la barrera del 50% en la que los inversores ‘cifran’ un buen comportamiento de esta ratio que compara los costes de una entidad sobre sus ingresos. Y lejos del 46% que rondaba en la anterior crisis financiera.

Cualquier dato por encima de ese 50% implica que un banco está gastando más de lo que debería en comparación con sus ingresos. Por eso, cuanto más baja sea, mejor. Por ejemplo, si es del 55% implica que para ingresar 100 euros, la entidad necesita gastar 55.

Tercer trimestre, un espejismo

Pese al repunte que la mayoría de entidades ha registrado en los ingresos por comisiones en el tercer trimestre del año, el entorno de tipos negativos que algunos retrasan hasta 2031, seguirá presionando esa ‘pata’ los próximos años. Por eso, no queda otra que buscar la mejora en eficiencia y rentabilidad vía reducción de los gastos de explotación.

Las entidades ya se han puesto manos a la obra con un aluvión de anuncios de ERE, prejubilaciones y bajas incentivadas que se desarrollarán a lo largo de 2021. Y también cerrarán más oficinas.

Es necesario. Según datos del Banco de España, en el país todavía existen 50 sucursales por cada 100.000 adultos, frente a la media de 22 de la zona euro. Y todo después de recortar la cifra total un 49% desde las 45.662 oficinas que había a finales de 2008.

Es cierto que la banca española ha logrado con estos ajustes situar sus ratios entre los mejores de Europa, pero la tendencia lleva tiempo ‘estancada’ y, hoy por hoy, tres bancos del Ibex siguen por encima de ese umbral del 50% que hay que intentar rebajar.

Las más eficientes

La entidad que actualmente presenta una mejor ratio de eficiencia es Bankinter, con un 46,41% a cierre de septiembre, respecto al 47,54% de hace un año. Le sigue de cerca Banco Santander con una ratio del 46,8%. Sin embargo, el titánico esfuerzo llevado a cabo por la entidad, que ya ha alcanzado el objetivo de reducción de costes previsto para todo el año, solo ha logrado reducir la cifra desde el 46,9% de hace un año.

Partiendo de la base de que mantenerse por debajo del 50% es todo un mérito en el entorno actual, el banco cántabro sabe que hay que seguir trabajando en este sentido. Por eso, ya ha iniciado las negociaciones para llevar a cabo su tercer ERE consecutivo en España, con el que adelgazará red, servicios centrales y centro corporativo.

En total, los costes de explotación de la entidad se situaron a cierre de septiembre en 15.786 millones de euros, un 9% menos que en los primeros nueve meses de 2019. De esa cifra total, 13.686 millones corresponden a gastos generales de administración, entre personal (8.098 millones) y otro tipo de costes.

BBVA sí ha experimentado una mejora más visible en su ratio de eficiencia, que pasa del 48,8% a cierre de septiembre de 2019 al 45,6% actual, gracias a la reducción de costes en España y el centro corporativo.

Un esfuerzo más

La mejora más notable la ha registrado CaixaBank, con una caída del 3,1% en los gastos de administración y amortización recurrentes tras los ahorros asociados al acuerdo laboral de 2019 y la intensa gestión de la base de costes, con una reducción que supera la caída de los ingresos core.

Esto ha permitido que la ratio de eficiencia de la entidad se sitúe en el 56,4%. Sin duda, mucho mejor que el 67,9% registrado a cierre de septiembre de 2019. Pero aún hace falta un esfuerzo más para bajar al entorno del 50%. Un esfuerzo que se conseguirá tras los ajustes de la próxima fusión con Bankia.

Precisamente, la entidad comandada por José Ignacio Goirigolzarri también se apuntó en el tercer trimestre un incremento de los ingresos por comisiones que, sin embargo, no ha sido suficiente para impedir que su ratio de eficiencia suba al 55,6% a cierre de septiembre, desde el 53,8% de hace un año. La cifra en Banco Sabadell también ronda el 56,3%, impactada por los costes de reestructuración de su filial británica TSB.

La entidad también acaba de anunciar a sus trabajadores un ajuste que afectará a 1.800 empleados y que se llevará a cabo con bajas incentivadas y prejubilaciones. Habrá que esperar para ver la mejora de rentabilidad y eficiencia tras el coste inicial del proceso.

Etiquetas
----