Portada » La deuda del mayor promotor inmobiliario de China roza el desastre financiero para todo el país
Economia

La deuda del mayor promotor inmobiliario de China roza el desastre financiero para todo el país

El promotor inmobiliario China Evergrande, el más grande del país y del mundo, se enfrenta a una crisis de confianza que le dejan al borde la de quiebra. Ayer, la agencia Reuters avanzaba que la compañía ha pedido ayuda al Gobierno chino para una salida exprés a bolsa, con el objetivo de solventar problemas de liquidez. Pekín se enfrenta a una reacción en cadena que podría afectar al sistema financiero del país.

Una montaña de deuda está a punto de estallar en China. China Evergrande tiene el dudoso honor de ser la compañía del mundo más endeudada con un pasivo de 120.000 millones de dólares. Sus presuntos problemas de liquidez han desatado una reacción en cadena. Los bonos corporativos de la empresa han tenido que ser suspendidos de cotización, tras un desplome del 28% en la referencia con vencimiento en 2023. Todo el mercado de deuda asiática se ha visto afectada, principalmente la deuda high yield.

“Si hace default en una de sus emisiones de bonos, las cláusulas cross-default de los demás contratos harían que vencieran de golpe deudas por valor de 20.000 millones de dólares, lo que podría poner en juego la estabilidad del sistema financiero chino”, advierte Juan Ignacio Crespo, asesor financiero de Renta 4.

Las turbulencias han sacudido a toda la deuda emitida por China Evergrande. Su bono en yuanes con vencimiento en 2022 cayó un 13% a 82 yuanes; el bono con vencimiento en 2024 cayó un 31% a 65 yuanes. Pero también se ha trasladado a la renta variable en algunos de sus competidores. Sunac China Holdings cayó un 4,6% y Jinke Properties perdió 3,5%.

Los temblores se desataron ayer cuando saltó a la luz que el grupo inmobiliario había trasladado a las autoridades chinas problemas de liquidez y pedía una salida a bolsa de la matriz por la vía rápida para rebajar la tensión de caja.

Evergrande salió del paso con un comunicado acusando la noticia de pura difamación, pero no desmintió directamente si había advertido a los funcionarios sobre una posible escasez de efectivo. La compañía ha defendido que durante el año ha obtenido liquidez por 400.000 millones de yuanes en venta de proyectos. Según confirma Bloomberg, Evergrande ya ha obtenido el visto bueno para sacar a bolsa su promotora inmobiliaria por parte de las autoridades regulatorias de Hong Kong para captar capital adicional.

Pero el gran problema de Evergrande es que tiene que lograr la aprobación para cotizar en la bolsa de valores de ShenzhenShenzhen antes del 31 de enero. Si no lo consigue, los tenedores pudieran amortizar anticipadamente sus bonos. El reembolso podría ascender a 130.000 millones de yuanes (20.000 millones de dólares), que suponen el 92% de liquidez de la compañía.

Otra señal de que los acreedores están cada vez más preocupados, al menos cinco bancos chinos y dos fondos celebraron reuniones de emergencia el jueves por la noche para discutir su exposición a Evergrande y el acceso a garantías. Entre ellos se encontraba China Minsheng Banking, cuya exposición a Evergrande supera los 29.000 millones de yuanes (más de 4.000 millones de dólares), apunta Bloomberg. Algunos de los bancos han restringido las líneas de crédito a la empresa.

“Independientemente de la credibilidad de la noticia, creemos que la situación puede tener un impacto negativo prolongado”, señalan Manjesh Verma y Stella Li, analistas de Citigroup. Y advierten que el grupo se enfrentará a problemas de acceso de financiación.

Evergrande ha sido el paradigma de empresa china apalancada. La deuda corporativa en China aumentó a un récord de 205% del PIB en 2019 y probablemente ha aumentado más este año a medida que las empresas aumentaron el endeudamiento para recuperarse durante la pandemia. Evergrande ha recurrido a bancos, prestamistas en la sombra y el mercado de bonos en los últimos años para expandirse mucho más allá de la industria inmobiliaria hacia negocios que van desde automóviles eléctricos hasta hospitales y parques temáticos, áreas que a menudo se alinean con las prioridades políticas de Pekín.

Ante los problemas de deuda de grandes compañías, el Gobierno chino ha respondido con rescates, entrando en el capital de conglomerados como HNA Group o Angbang Insurance.

Etiquetas
----