Portada » Las oficinas vuelven al centro por el Covid
Economia

Las oficinas vuelven al centro por el Covid

La pandemia está provocando una mayor demanda de oficinas en el centro de las ciudades. JMCADENAS EXPANSIÓN

GABRIEL TRINDADE

Los responsables de CBRE en Madrid y Barcelona vaticinan un cambio de tendencia con sedes corporativas integradas en zonas residenciales.

El impacto de la pandemia del Covid-19 en el mercado de oficinas a corto plazo es evidente: frenazo de la actividad y caída de la inversión. Los datos de la consultora CBRE en el tercer trimestre muestran cómo la inversión se redujo un 58,9%, hasta los 1.136 millones de euros. En los próximos meses, el sector irá recuperando su dinamismo paulatinamente, si la pandemia lo permite. Sin embargo, los directivos de CBRE en España consideran que el coronavirus ha generado nuevas tendencias y acelerado otras que eran incipientes.

La directora de CBRE en Madrid, Paloma Relinque, y el director de la oficina en Barcelona, Xavier Güell, sostienen que en los próximos años las oficinas volverán a relocalizarse en los centros de las ciudades. “Veremos como a través de los inmuebles se crean espacios y zonas. Se crean comunidades mediante la interacción con el entorno”, comenta Relinque. “¿Qué tenemos que aprender de esta crisis? Si en la otra aprendimos que la deuda de las familias debía estar más controlada, ahora empezamos a tender que el modelo laboral no se sostiene: no tiene mucho sentido que una persona tarde 50 minutos en ir y otros 50 minutos en volver para ir a su trabajo”, añade Güell.

La responsable de la oficina de Madrid explica que el mercado de oficinas seguía hasta ahora una tendencia de crear áreas específicas de entorno laboral. “Cuando las cosas funcionan bien, la inercia te impide replantear las cosas. Con la actual crisis, todos nos preguntamos por la movilidad y nuestra la calidad de vida”, señala. “El concepto de la ciudad de los 15 minutos cada vez coge más fuerza. Tener ciudades fractales, con varios centros, para ganar calidad de vida en los barrios”, explica el director de la oficina de Barcelona.

El cambio de tendencia tiene dos ejes: los centros de las ciudades y las nuevas zonas de desarrollo. Güell explica que, en el primer caso, las grandes corporaciones tenderán a tener un cuartel general más pequeño pero sumarán espacios de coworking en diferentes puntos de la ciudad donde puedan tener concentración de trabajadores. “Veremos como las compañías alquilan una o dos plantas en edificios repartidos por la ciudad. Los empleados podrán escoger dónde y cuando van a trabajar. De esta forma se van a reinsertar usos de oficinas en zonas que ahora son totalmente residenciales”, explica.

Nuevas áreas

En las nuevas zonas de desarrollo, cada ciudad tiene su particularidad. “Estamos ante una oportunidad para plantearnos qué Madrid queremos ser. Es decir, hay que aplicar una visión integradora, que a nivel de planificación de territorio se establezca un diálogo a nivel público y privado para atraer y retener el talento que ya tenemos”, explica Relinque, quien añade que se han creado asociaciones como Madrid Futuro, que reúne a varias empresas que se han puesto a disposición del Ayuntamiento para analizar y canalizar proyectos.

La capital de España tiene en desarrollo inmobiliario muchos frentes abiertos: Madrid Sur/Mendez Álvaro, el nuevo Norte, la zona aeroportuaria con Valdebebas y la ampliación de Ifema, o el área de Madbit en la calle Julian Camarillo.

Sin embargo, CBRE considera que el desarrollo urbanístico de la capital debe ir más allá de sus propias fronteras. “La planificación tiene que ir más allá de la ciudad y tener en cuenta todos los municipios del área metropolitana y, de hecho, la totalidad del territorio de la comunidad autónoma. Desde el centro de Madrid, en una hora en vehículo privado o transporte público tienes más de siete millones de habitantes”, afirma.

En el caso de Barcelona, Guell afirma que la ciudad dio un ejemplo en la colaboración público-privada con la creación e impulso del distrito tecnológico del 22@ y, aunque el matrimonio entre mundo empresarial y consistorio no pasa por su mejor momento, apunta que hay que retomar la iniciativa. “Lo hicimos antes y lo podemos volver a hacer. El 22@ se está intentando replicar en muchas ciudades en el mundo. Hace 20 años el modelo no estaba tan claro que sería un éxito. Y, es verdad, hay errores, como planificar el área únicamente como un espacio de oficinas sin apenas presencia de residencial, pero ahora estamos en posición de mejorar”, indica.

En Barcelona, las principales zonas de desarrollo son el norte del 22@, la Sagrera, las Tres Chimeneas, la Marina del Prat Vermell y los aledaños a Fira de Barcelona Gran Via en la Zona Franca. “Ahora cuesta de ver que estas bolsas de suelo puedan ser barrios con oficinas y viviendas, pero es que el 22@ estaba en una situación similar en los años 80”, indica Güell, quien añade que el posicionamiento de la ciudad como referente tecnológico y de emprendeduría facilitará la transformación.

Etiquetas
----