Portada » Martín Huete: “Hoy se debería cobrar como máximo un 1% en fondos de bolsa y 0,30% en los de bonos”
Economia

Martín Huete: “Hoy se debería cobrar como máximo un 1% en fondos de bolsa y 0,30% en los de bonos”

Rubén Escudero

En una entrevista con Invertia, este experto en finanzas cuenta su reconversión de gestionar fondos a escribir un libro y producir una película.

Martín Huete es la historia de una reconversión. De gestor y consultor de fondos de inversión a escritor y productor cinematográfico. Un giro vital que comenzó en septiembre de 2015, cuando se unió a otros profesionales para poner los cimientos de lo que luego sería Finizens, pero que se ha intensificado en los dos últimos años con su Programa en Espiral.

De ese programa, está a punto de ver la luz su primer proyecto: un libro doble que el próximo 3 de febrero estará a la venta. ‘Invertir como nunca te han contado. Lecciones sobre la vida y la bolsa’, de Ediciones Deusto (Grupo Planeta). El segundo proyecto, una película sobre la crisis financiera en España, estará en las pantallas previsiblemente en septiembre de 2022.

Zurich, KPMG, Allianz, AB Asesores, Safei, Skandia, InverSeguros, Gesduero (a la postre, Caja España Fondos) y Finizens. Son muchas las entidades en las que Huete ha dejado su huella y de las que, a la vez, ha aprendido lo que le gusta pero, sobre todo, lo que no le gusta de la industria de las finanzas. En una entrevista con Invertia, este experto ya independiente repasa el estado de su programa editorial y audiovisual, y también aprovecha para analizar el devenir del sector de la inversión.

¿Cuándo se dio cuenta de que quería salir del sector financiero para contar lo que pasaba allí dentro pero desde fuera?

Salí del “lado oscuro de la fuerza” porque, dando una charla de formación a los directores territoriales de la caja España Duero sobre fondos garantizados, me pregunté a mí mismo: ¿Cómo puedo estar dando una charla sobre algo en lo que no creo? En algo que sé que no tiene ningún valor. Y en ese momento decidí que no quería seguir ahí. Pedí la cuenta y, con ese dinero, tuve para un año. Al año me incorporé a Finizens, del que fui cofundador. Y eso es como ser de Chamberí de toda la vida.

Sin embargo, dejó Finizens en septiembre del año pasado para centrarse en su nuevo rol de escritor y productor…

Después de dos años y medio, su proyecto estaba ya arrancando. Mi labor tampoco tenía mucho más sentido, que era promocionar las ventajas de la inversión pasiva. Y me embarqué en este rumbo del libro y la película, porque en todos los proyectos de educación financiera que hay en la actualidad apelan a la razón, y con el libro quiero apelar al corazón. Quiero que la gente entienda que invertir es para todos.

¿Qué le motiva para sacar un libro doble?

En este país, hay más de 900.000 millones de euros en depósitos al 0,00%. No se puede permitir.

Alguna mala experiencia que marcara su punto de inflexión…

En este tipo de cajas, como la última en la que trabajé, hay clientes muy conservadores y mayores, la gente se fía del director de su sucursal, pero lo cierto es que les meten unos rejones con los fondos garantizados… Cuando yo estaba, el tema no era cuánto podemos darle al clinte, sino cuánto podemos ganar nosotros. “Vamos a sacar más margen, si, total, del interés garantizado al final no se enteran”, llegué a escuchar yo de algunos directivos respecto a los clientes. Había un fondo en la caja que trataba de batir al Ibex, lo consiguió un año nada más y solo por una décima, y creo que se sigue vendiendo o lo ha hecho hasta hace poco en la red al 2,25%, la comisión máxima que se permite por gestión.

¿Qué tirada va a tener el libro? ¿Cree que habrá una segunda edición?

La primera edición tendrá 5.000 ejemplares, pero yo creo que habrá una segunda tirada y que a los 10.000 ejemplares llegamos seguro. Aunque también estará en plataformas digitales, como es obvio.

¿Ha escrito el libro solo o le han ayudado?

Lo he escrito yo, pero ha colaborado conmigo un escritor que se llama Pablo Poveda. Me ha ayudado a estructurar la novela, sobre todo en aspectos básicos, en cómo empezar a escribir una novela.

¿Qué podrán encontrar los lectores en las páginas de su libro?

En la primera parte del libro, mi vida más o menos novelada. Abordo cómo nos ponen zancadillas los jefes, los compañeros, los amigos y, sobre todo, cómo se las pone uno a sí mismo para intentar subir, y luego resulta que cuando lo logras te das cuenta de que no eres feliz. La segunda parte es un pequeño manual para cualquier persona que no haya invertido nunca o tenga muy pocos conocimientos, para ayudarle a quitarse ese miedo que hay a la hora de invertir.

¿Y qué diferencia hay entre el libro que está a punto de salir y la película que está pendiente de rodaje?

El libro es más real, una parte está novelada, pero es más real. La película, sin embargo, es una historia más bien inventada. En el libro hablo desde que empecé a trabajar; la película, que es ficción, se basa más en vivencias que tuve en la caja.

En la película, el personaje se rebela contra las prácticas de venta de los productos financieros en los bancos y, en la Comisión del Congreso, destapa el tema. La acción gira en torno a cómo sufre persecuciones ese señor por parte de las altas esferas. Es un thriller muy del estilo de El Reino (de Rodrigo Sorogoyen, con Antonio de la Torre, 2018), de cómo una persona se rebela contra el sistema.

De todas formas, alguna gente se ha leído ya la primera parte del libro y me dicen que de ahí puede salir también una segunda película. Y seguramente la haré.

¿Qué fechas maneja para la película?

Si todo sale bien, empezaremos a rodar a finales de 2021 y la película podría estar lista en pantalla en septiembre de 2022.

¿Se puede saber quién será el actor protagonista y el director?

Habíamos contactado con un actor internacional de primer nivel que mostró su predisposición y con un director español novel, pero todo está bajo revisión por la situación sobrevenida del coronavirus.

Algunos se han leído ya la primera parte del libro y me dicen que de ahí puede salir también una segunda película. Y seguramente la haré

Económicamente, ¿en qué ha perjudicado la crisis de la Covid a la película?

Teníamos un primer guión, pero con la Covid-19 las ayudas estatales este año no han salido. Por mi cuenta, busqué inversores privados y tenía casi 100.000 euros de equity. Pero, por prudencia, he decidido no apelar a ese capital hasta que no tengamos primero las subvenciones. Imagina que luego no salen las subvenciones o no te las dan. No puedo poner ese dinero de amigos y compañeros en riesgo. Pero el proyecto sigue ahí.

¿A cuánto asciende el presupuesto del film?

La película tendría de presupuesto unos 2,7 millones de euros, aproximadamente. La industria cinematográfica es muy complicada, con muchas partidas. Entre la parte de desgravación fiscal para empresas que tienen las cuentas saneadas y quieren invertir en cine español (un crédito fiscal que suponía 1,2 millones), más la parte del equity (íbamos a levantar casi 200.000 euros), más la parte de las subvenciones (con las que completaríamos los 2 millones), más la parte de la venta de los derechos a plataformas (el resto), teníamos el presupuesto cubierto.

Yo quería darle la vuelta al proceso típico del cine y empezar a funcionar tirando del equity y no de las subvenciones, pero esta situación lo ha complicado, no me daba seguridad, y he querido ser prudente. En el equity, he hecho un soft commitment, pero no he hecho el capital call.

¿Y cuál sería su rol dentro de la película?

Yo sería coproductor y coguionista, aunque el guión aún no está terminado del todo. En especial, he revisado el guión, procurando que la jerga financiera sea correcta y, además, se adapte bien al cine, sea comprensible para todos los públicos.

A todo esto, y volviendo a su papel de experto en finanzas e inversiones, ¿cómo ha evolucionado la industria de los fondos desde que la dejó?

Lo fascinante de la industria ahora mismo es la corriente que han abierto los fondos pasivos o índice. Se ha visto últimamente como casi todas las entidades han ido bajando comisiones. Desde BBVA bajando las comisiones de depositaría a Paramés bajando sus comisiones de gestión.

¿Cree que las comisiones que cobran los fondos de inversión hoy día son justas, están bien adecuadas al contexto macro?

Hoy se debería cobrar, como máximo, un 1% en un fondo de bolsa, y en uno de bonos un 0,20% o un 0,30%, no más. Lo que pasa es que el dinero sigue en manos de gente mayor, conservadora. Pero las nuevas generaciones no tragan con esa historia. Si la gran banca tradicional no se pone las pilas, lo va a tener complicado. El primer banco comercial que haga esa fuerte apuesta por los fondos índice se saldrá del mapa. Nos falta una generación para que ese 80% de cuota de mercado que aún tienen en fondos de inversión y planes de pensiones los seis grandes bancos se vaya desmoronando poco a poco.

¿Cómo sería la cartera ideal de Martín Huete?

Tendría un 70% o un 80% en fondos índice para “comprar el mundo”, intentando abarcar todas las zonas geográficas y activos con una cesta diversificada de seis o siete fondos. También tendría un 5% en criptodivisas. El resto estaría en algún fondo value o indepediente bueno que, verdaderamente, diversifican, como pueden ser Ábaco Capital, True Value, Magallanes o Cobas por mucho que Paramés haya tenido últimamente malos resultados. Y, sobre todo, hay que aportar periódicamente todos los meses, es muy importante para aislarte del ruido del mercado. Lo que sirve es ser “aburrido”, olvidarte de las pantallas.

¿Qué efecto espera conseguir en los lectores con su libro?

Con el libro, espero dos cosas. De la parte humana, que la gente se dé cuenta de que no todo merece la pena, lo importante es vivir de acuerdo a tus valores y ser honrado. En segundo lugar, que se den cuenta de que cualquier persona puede invertir, desde 100 euros si quiere.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class