Portada » Nueva ronda de despidos en los bufetes de la City
Economia

Nueva ronda de despidos en los bufetes de la City

La crisis del Covid-19 obliga a las firmas legales asentadas en Reino Unido a recortar otra vez sus plantillas, ya que el negocio no termina de repuntar.

Los despachos con oficinas en Reino Unido se han visto obligados a lanzar nuevas medidas de recortes de costes frente al coronavirus ante el final de los programas de ayudas públicas.

Algunas firmas, que aplicaron un ERTE al personal de apoyo y congelaron o rebajaron el salario de los abogados cuando estalló la pandemia, están empezando a reducir la plantilla porque el negocio no despega. Entre ellas se encuentran grupos internacionales como Reed Smith y Bryan Cave Leighton Paisner (BCLP), que han iniciado procesos de despido en las últimas semanas.

El sector jurídico suele tener más resistencia que otros segmentos más vulnerables de la economía, como el hotelero, pero los abogados han sufrido las repercusiones de los problemas de sus clientes y se han visto perjudicados por un descenso de los asuntos.

“A medida que los efectos sobre la economía alcancen a las firmas, es probable que los niveles de actividad caigan y que los bufetes necesiten menos personal”, advierte Giles Murphy, responsable de práctica profesional de la consultora Smith & Williamson.

Los despachos también reparten la mayor parte de sus beneficios entre los socios y funcionan con márgenes de liquidez muy bajos, dos factores que han agravado la presión sobre ellos.

Aunque algunas firmas aún no han publicado los resultados de su último año financiero, las que lo han hecho hasta la fecha no ofrecen un panorama alentador. Por ejemplo, los socios de Ashurst, uno de los despachos de la City de Londres, recibieron un 7% menos de beneficios en el ejercicio finalizado en abril de 2020 en relación al mismo periodo del año anterior.

Por su parte, Reed Smith, firma fundada en Pittsburgh, anunció hace unas semanas un recorte de 19 puestos en su oficina de la City, lo que se tradujo en la salida de 13 abogados y otros seis miembros de la plantilla. La compañía explicó que esta decisión había “sido consecuencia de la pandemia”.

DWF, el mayor bufete cotizado de Reino Unido, anunció el cierre de sus oficinas en Bruselas y Singapur en junio y el recorte de la plantilla de Dubai a once personas.

La compañía, cuyo consejero delegado fue destituido en mayo, ha iniciado ya consultas para un proceso de despidos en Reino Unido que afecta al personal de apoyo.

Por su parte, su rival británica BCLP echa el cierre a su oficina en Pekín, y ha comenzado la negociación de despidos que afectan a 19 abogados en Reino Unido y a 26 miembros del equipo de apoyo.

No en vano, los despachos se han adaptado al teletrabajo durante la crisis, lo que ha reducido su dependencia de los secretarios jurídicos y de los asistentes personales.

En este sentido, Watson Farley & Williams explica que los letrados han empezado a asumir tareas que antes delegaban en asistentes personales, como la organización de reuniones.

Socios prescindibles

Los abogados también entregan cada vez más documentos por vía digital, mientras que otros cometidos como la reserva de viajes y de salas de reuniones ya no son necesarias en la actualidad.

Irwin Mitchell, una firma con sede en Sheffield, también ha iniciado una ronda de despidos y asegura que ha identificado 110 puestos potencialmente en riesgo a consecuencia de los cambios digitales provocados por la pandemia. Su consejero delegado Andrew Tucker señala: “Desde que empezó la pandemia del Covid-19 el mundo laboral ha cambiado considerablemente y el ámbito jurídico no es inmune a esta transformación”.

Chris Clark, consejero de la compañía de selección Definitum Search, explica que “la mayoría de los despidos ha afectado al personal de apoyo, pero las firmas legales aprovecharán esta oportunidad para tomar medidas que afectarán a los profesionales que cobran comisiones de las áreas de negocio menos rentables si los ingresos se siguen viendo amenazados”.

Muchos bufetes han intentado evitar despidos implantando medidas de emergencia temporales de recortes de costes. Pero las compañías de selección de personal prevén más pérdidas de empleos y advierten que también podría prescindirse de socios. Giles Murphy apunta que “en las épocas de bonanza, el socio medio consigue buenos resultados; en tiempos más difíciles, las firmas pueden decidir que no son necesarios”.

Etiquetas
----