Portada » Papa John’s lanza un agresivo plan de expansión: abrirá 90 restaurantes en tres años y triplicará el empleo en España
Economia

Papa John’s lanza un agresivo plan de expansión: abrirá 90 restaurantes en tres años y triplicará el empleo en España

Sandra Tobar 

La compañía dará el salto a la franquicia abriendo 30 tiendas y pondrá el foco en Andalucía y la zona norte del país.

Papa John’s entró en España de la mano del magnate chileno Nicolás Ibáñez Scott en 2015. Desde entonces, la compañía ha ido creciendo poco a poco con una estrategia basada en la diferenciación frente a sus rivales (Telepizza y Domino’s) hasta alcanzar los 73 restaurantes a cierre de 2020.

Pero es ahora, cinco años después de su aterrizaje, cuando da un golpe en la mesa con un plan de expansión que prevé duplicar su presencia en el país y triplicar el número de empleos en tres años, según avanza la compañía a Invertia.

“Para los próximos tres años nos planteamos un plan de expansión muy fuerte. Estamos muy presentes en Madrid, Barcelona y Valencia. En esta última hemos abierto recientemente un tercer restaurante, pero nos quedan muchas provincias y CCAA por llegar”, señala a Invertia María Menendez, directora de marketing de PJ España (sociedad que gestiona la marca en España).

Así, en tres años, el objetivo que tienen es abrir 60 restaurantes propios y 30 franquiciados. Es decir, un total de 90 que se sumarán a los 73 restaurantes con los que cerrarán en 2020.

De hecho, en diciembre está prevista la apertura de los dos últimos del año en Barcelona, zona estratégica para la compañía. “Hay una apuesta de Papa John’s por el mercado de España y Portugal. Vemos potencial para crecer mucho más”, aseguran desde la compañía.

Nuevas aperturas

¿Dónde abrirán? Principalmente en provincias y comunidades donde no tienen presencia. “Vemos mucho potencial en Andalucía y oportunidades en el norte de España”, comentan desde la compañía.

Con presencia en Bilbao, esperan repartirse en el resto del País Vasco, así como abrirse paso en Galicia.

Se trata de un plan en el que “va a haber un nivel de inversión muy potente y un crecimiento de empleo”. Con una plantilla de 1.400 empleados, son conscientes de que como mínimo duplicarán ese número y “llegaremos incluso a triplicar”, afirman. Es decir, en tres años contarán con más de 4.000 trabajadores.

Un crecimiento que, además, tiene sobre la mesa la apertura de un segundo centro de producción en el norte o Cataluña que se sumaría al que tienen en Alcalá de Henares (Madrid). Aunque, de momento, es algo que solo está estudiando la compañía de pizzas.

Salto a la franquicia

Papa John’s se presentó en el sector español de las pizzas copado por sus dos rivales con un producto diferenciado: pizzas acompañadas por una guindilla y salsa de ajo. Su modelo de negocio era como el del resto de competidores ya que no contaba con franquicias, sino que durante cinco años ha crecido a golpe de tiendas propias.

Ahora, la compañía se abre a este formato con la experiencia que trae de las tres franquicias que tiene en Portugal (la otra pata del mercado ibérico). Pero, ¿por qué ahora y no antes? Pues por una cuestión de marca. “Porque queríamos primero asentar la marca y controlar al 100% el negocio”, señala la directora de marketing a Invertia, quien asegura que precipitarse no estaba entre sus planes.

En este sentido, recientemente Papa John’s ha firmado un acuerdo con Booh! para abrir un local en Andalucía dentro del centro de dark kitchens en Málaga, un espacio multimarca totalmente enfocado a la comida a domicilio y para llevar de diferentes tipologías.

No obstante, este modelo no será la prioridad en el plan estratégico de la empresa.

Modelo diferente

Para Papa John’s el secreto no solo está en la masa, sino en todos los productos. Cuando la compañía estadounidense llegó a España para luchar contra Domino’s o Telepizza “vimos que podíamos ofrecer algo diferente”, como “un producto con ingredientes frescos y una masa que no esté congelada”, indican.

De hecho, a principios de 2020 lanzaron una de las primeras pizzas veganas del mercado y continúan diseñando novedades en el surtido, entre las que no se descartan las pizzas para celiacos. “La contaminación cruzada es complicada, hemos explorado diferentes vías y hasta que no nos encaje no lo haremos”, detallan.

Ahora mismo trabajan más en el consumo de proteínas de origen animal, ampliando el surtido en esa línea y mejorando los ingredientes existentes como cambios en el queso vegano, que permite a muchos intolerantes a la lactosa consumir estas pizzas.

Todo ello, además, acompañado de una fuerte estrategia promocional y de descuentos. Una parte que potencian a través de la app que lanzaron en 2019.

“Las personas registradas tienen un código personalizado (como Cabify, Glovo o Uber) que se puede compartir con amigos para obtener puntos. Y, en el caso de la persona que lo usa por primera vez, le da un descuento que pueden ir desde el 30% al 50%”, añaden como ejemplo de los servicios que ofrecen.

A través de la aplicación, en mayo, rescataron un antiguo servicio que existía en España a través de otras compañías y que ya había desaparecido: la entrega de pizzas desde cualquier lugar público como un parque, una calle o una fuente emblemática.

Lo hicieron gracias a la modalidad Hot Spot que habilitaron en más de 100 espacios públicos de ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia o Gijón.

Un momento en el que reconocen que les “funcionó bien” ya que coincidió con la desescalada tras los momentos de confinamiento más duros del coronavirus, que, como a cualquier empresa también les afectó.

Tras la Covid…

La compañía de pizzas, que no paró su fábrica de producción durante el Covid-19 ni aplicó un ERTE, experimentó un cambio en el modelo de negocio en plena pandemia.

“Con la Covid toda la parte de consumo en restaurante y pick up (recogida en tienda) se redujo mucho y no han vuelto al volumen anterior a la Covid. Lo que sucedió es que hubo un trasvase de ventas importante al delivery”, explican desde la cadena. Una entrega a domicilio que potencian a través reparto propio y agregadores como Glovo con quien firmó un acuerdo en 2018.

Aunque no desvelan datos de cierre de 2020, avanzan que “pese a lo complicado que está siendo el año, la parte positiva es que vamos a cumplir con los objetivos de 2020”.

La cifra de negocio de Papa John’s del ejercicio 2018 (último dato actualizado) se situó en 28,7 millones de euros, más del doble que un año antes cuando alcanzó los 12,8 millones de euros, según datos del Registro Mercantil. La evolución de su facturación siempre ha sido ascendente.

Y, por lo que parece, el plan de expansión a tres años de la compañía acelerará esta tendencia con el doble de tiendas abiertas al público.

Etiquetas
----